Vargas Llosa define el populismo como la gran amenaza del momento

En un prólogo de un libro dice que es una “epidemia viral, en el sentido más tóxico, que ataca por igual a países desarrollados y atrasados”
miércoles, 7 de junio de 2017 · 14:59
lavanguardia.com/ Madrid / Fernando García
Muerto el comunismo, que a nadie asusta ya porque a nadie convence, el enemigo por batir ahora se llama populismo: un ente diabólico y escurridizo que se extiende como un virus por el mundo bajo pieles tan diferentes como el extremismo de derechas encarnado por Donald Trump y la izquierda radical liderada Nicolás Maduro, pasando por propuestas intermedias como las de la pareja Kirchner en Argentina o el tándem Lula-Rousseff en Brasil.

Sin olvidar las diversas modalidades europeas del fenómeno, desde la de Marine Le Pen en Francia hasta la de Pablo Iglesias en España, pasando por la de Nigel Farage en el Reino Unido. Y sin dejar de lado tampoco expresiones nacionalistas o independentistas como la de un soberanismo catalán que, de ser factible, convertiría Catalunya "en Bosnia, y no en Dinamarca”.
 
Es lo que proclama el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa en el prólogo de lo que su hijo Álvaro –ensayista y periodista– llama "libro de combate”; una obra coral de 16 escritores, intelectuales y politólogos hispanos bajo liderazgo del propio Nobel de Literatura. Se trata de El estallido del populismo (Planeta), presentado ayer en Casa de América de Madrid.

¿Qué es el populismo? El autor de La ciudad de los perros y La fiesta del chivo lo define como la gran amenaza del momento; una "epidemia viral, en el sentido más tóxico, que ataca por igual a países desarrollados y atrasados”; una "degeneración de la democracia que puede acabar con ella desde dentro”.
 
Es asimismo "la política irresponsable” de unos dirigentes "que no vacilan en sacrificar el futuro en favor de un presente efímero”. Y aunque suele adoptar las máscaras del extremismo de un lado u otro, a veces se manifiesta bajo contornos híbridos y desde partidos moderados, caso del "Gobierno populista de Zapatero” –sostiene Vargas Llosa– cuando negó la crisis y eludió tomar medidas necesarias, con dañinas consecuencias para el país.

Entre los autores a los que el novelista peruano prologa en el libro destacan, además de su hijo, los periodistas cubanos Yoani Sánchez y Carlos Alberto Montaner, el académico y político chileno Mauricio Rojas , el novelista y diplomático colombiano Plinio Apuleyo, la opositora venezolana María Corina Machado, el historiador mexicano Enrique Krauze y, por España, la exdiputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo y el economista Lorenzo Bernaldo de Quirós.

Completan la lista el novelista Roberto Ampuero y el economista Cristián Larroulet por Chile, el escritor Luis Schüler por Brasil, el dirigente liberal Gerardo Bongiovanni por Argentina, la politóloga Gabriela Calderón por Ecuador, el catedrático de Literatura Juan Claudio Lechín por Bolivia y el escritor Sergio Ramírez por Nicaragua.
 
Aunque todos ellos disparan contra Tirios y Troyanos, tanto el primer capítulo ( El caso Trump , de Álvaro Vargas Llosa ) como el subtítulo inscrito en la faja que envuelve el libro –"la obra imprescindible para entender la gran amenaza de la era Trump”– están significativamente dedicados al presidente de Estados Unidos: para Vargas Llosa padre, "un ultraderechista” que, entre otras cosas, pretende sojuzgar a la prensa libre; a juicio de Vargas Llosa hijo, un "antiliberal de derechas” que "sabe qué teclas tocar para alojarse en el corazón de los ciudadanos ansiosos de protección y cobijo” en un clima de miedo al futuro.

El también autor de Conversación en la catedral, que en su saco de populismos mete a los hermanos Castro o al expresidente peruano Alan García pero también al ecuatoriano Rafael Correa, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega , cree necesario y posible combatir con cierto éxito esta forma de hacer política. Así lo probarían no sólo las derrotas políticas de distinto grado sufridas por estos líderes latinoamericanos, sino también una realidad a su juicio esperanzadora frente a la actual madre de todos los populismos: la ofensiva contra Trump emprendida por los grandes medios estadounidenses, con The New York Times a la cabeza. "Es una movilización muy interesante de una prensa que nunca fue militante pero ahora denuncia con claridad los excesos de la demagogia y el oportunismo de Trump ”, dijo Mario Vargas Llosa en la presentación.

Otro elemento alentador sería el empuje de contestaciones sociales como el movimiento popular surgido en Brasil "contra la corrupción y el gangsterismo”. La periodista y bloguera cubana Yoani Sánchez puso ahí un contrapunto al hacer corresponsable del populismo –del sostenimiento de los Castro en el caso cubano– a una parte de la prensa; en este supuesto, la de los diarios extranjeros especialmente proclives a comprar los mitos y bulos propagados desde el Gobierno. No obstante, Sánchez atribuyó la principal fuerza del castrismo a "un discurso que encanta e hipnotiza” y desde el cual ofrece "seguridad en medio de la incertidumbre” mientras agita el espantajo "del imperio y su brutal bloqueo”.

Mauricio Rojas admitió la "responsabilidad de una parte de las élites empresariales” en la supervivencia de ciertos populismos con los que los inversores a veces se alían por conveniencia. Montaner señaló que, si bien esa fórmula política está hoy en auge en distantes rincones del planeta, "el populismo siempre existió hasta que en Norteamérica se instauró un sistema igualitario y sin privilegios”. Y de nuevo Vargas Llosa padre reconoció que, no obstante el contrapeso de la prensa libre y la respuesta popular, la derrota definitiva del fenómeno "sólo vendrá con el fracaso traumático de unas políticas irresponsables que agravarán todos los problemas sociales y económicos de aquellos países incautos rendidos al hechizo populista”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

147
57

Otras Noticias