Histórica derrota en Baviera para los aliados de Merkel

La Unión Cristiana Social perdió 12 puntos respecto a 2013, y alcanza su nivel más bajo desde la década de los años 50. Conquistó el 37,3% de los sufragios.
lunes, 15 de octubre de 2018 · 00:04

AFP y EFE / Múnich

El partido conservador CSU, aliado ineludible de la canciller alemana Angela Merkel, sufrió ayer un fuerte retroceso en las elecciones regionales en Baviera, al perder su mayoría absoluta frente al auge de los Verdes y la extrema derecha, según sondeos de las cadenas ARD y ZDF.

La Unión Cristiana Social (CSU) del jefe de gobierno del Lander, Markus Soeder, llega en primera posición, pero sólo con 37,3% de los sufragios, es decir, con una pérdida de 12 puntos respecto a 2013, y alcanza su nivel más bajo desde los años 50.

Los Verdes lograron un 17,8%, casi 10 puntos por encima que en las anteriores regionales y el mejor resultado de la historia en ese tradicionalista Land para la formación ecologista, que se convertiría así en candidato preferente a ser el socio que precisa la CSU, pese a las diferencias que separan a ambos partidos.

El otro aliado de la Canciller a nivel nacional, el SPD, obtuvo menos de 10% de los votos, y se vio superado por los Verdes (18-19%) y el partido antiinmigración Alternativa para Alemania (AfD), con 11%.

El quinto sitio en el recuento de votos, de acuerdo con las proyecciones, es para los liberales del FDP con 5%.

Los resultados, anticipados en los sondeos de los últimos días, refuerzan el riesgo de una crisis dentro de la CSU, cuyo presidente es el ministro de Interior, Horst Seehofer, y que podría tener repercusiones en el frágil gobierno central.

Además, las elecciones en la región de Hesse dentro de dos semanas también se anuncian muy reñidas, esta vez para el partido de centro-derecha de Angela Merkel, la Unión Cristiano-

Demócrata (CDU), que gobierna en el Land con los ecologistas.

“Esto es una clara advertencia para la CDU y por esa razón nuestra prioridad en las próximas dos semanas debe ser Hesse”, dijo la secretaria genetal del partido, Annegret Kramp-Karrenbauer, la víspera de una reunión de cúpula de la CDU con participación de Merkel.

Los dos comicios “afectarán a la política nacional y, en consecuencia, a la reputación de la Canciller”, había advertido el presidente de la Cámara de Diputados, Wolfgang Schäuble, fiel compañero de filas de Merkel.

Elecciones anticipadas

Entretanto, una de las líderes de la ultraderechista AfD reclamó al Gobierno que “libere el camino para elecciones anticipadas”. “Los que votaron AfD en Baviera dijeron también ‘Que se vaya Merkel’” enfatizó Alice Weidel.

En el poder de la primera economía europea desde hace 13 años, la posición de la Canciller en su país se debilitó desde las legislativas federales del 24 de septiembre de 2017, en las que el partido de ultraderecha Alternativa por Alemania (AfD) registró un ascenso fulgurante.

El auge de esa formación se vio favorecido por la llegada de más de un millón de refugiados entre 2015 y 2016, pese a que la política migratoria alemana se haya endurecido desde entonces.

Merkel necesitó seis meses para formar gobierno, con un SPD en plena crisis y reticente a integrar una nueva gran coalición. Un sondeo nacional publicado ayer por el diario Bild otorga a la dupla CDU/CSU un magro 26% de simpatías, mientras el socialdemócrata SPFD vegeta en el 17%, el mismo nivel que los verdes y apenas por delante de la ultraderecha con 15%.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

151
96