Woodward retrata la Casa Blanca como un “manicomio”

El periodista que destapó el escándalo de Watergate cuenta que el Presidente habló de matar a Al Asad y que le esconden documentación por seguridad.
jueves, 06 de septiembre de 2018 · 00:04

EFE / Washington

El nuevo libro del famoso periodista Bob Woodward perfila una Casa Blanca llena de asesores alarmados y frustrados que intentan contener a diario los impulsos más extremos del errático e iracundo presidente Donald Trump, en un retrato del Ala Oeste que ha irritado profundamente al mandatario.

La publicación de un adelanto de Fear: Trump in the White House (Miedo: Trump en la Casa Blanca), que saldrá a la venta el 11 de septiembre, sacudió Washington y provocó una enérgica respuesta de Trump, quien tachó la obra de “repugnante”. “No es más que otro mal libro. (Woodward) ha tenido muchos problemas de credibilidad”, dijo Trump en una entrevista con la publicación conservadora The Daily Caller.

El veterano periodista, cuyo trabajo sobre el caso Watergate contribuyó a la dimisión del presidente Richard Nixon (1969-1974), explicó que basó su libro en entrevistas con testigos de los entresijos de la Casa Blanca, que hablaron bajo condición de anonimato.

Uno de los temas principales es la supuesta incompetencia de Trump a la hora de lidiar con crisis internacionales, como el presunto ataque químico que las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, lanzaron en abril de 2017.

“¡Matémoslo de una puta vez (a Al Asad)! Hagámoslo. Metámonos ahí y matemos a toda esa puta gente”, exhortó Trump en una conversación telefónica con su secretario de Defensa, James Mattis, según un extracto del libro publicado por el diario The Washington Post.

El jefe del Pentágono respondió que se pondría a ello, pero al colgar el teléfono, le dijo a un asesor que no harían “nada de eso”, y que en cambio organizarían una respuesta “mucho más contenida”: el bombardeo contra una base aérea siria que Trump ordenó finalmente.

Poco después de llegar al poder, el Presidente pidió al Pentágono un plan para lanzar un ataque militar “preventivo” sobre Corea del Norte, al tiempo que criticó el alto coste de proteger a Corea del Sur.

Mattis salió “exasperado y alarmado” de una reunión con Trump sobre ese tema, y comentó a su círculo cercano que el mandatario había “actuado como un niño de 10 u 11 años”, de acuerdo a Woodward.

El Secretario de Defensa, que hasta ahora había logrado mantenerse al margen del drama cotidiano en la Casa Blanca, negó ayer en un comunicado haber pronunciado nunca esas “despectivas palabras sobre Trump, y las atribuyó a la rica imaginación de alguien”.

Woodward también asegura que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, llamó “desequilibrado” a Trump en una ocasión.

“Es un idiota. Es inútil tratar de convencerle de cualquier cosa. Va a la deriva. Este es el pueblo de los locos. Ni siquiera sé por qué seguimos aquí alguno de nosotros. Este es el peor trabajo que he tenido nunca”, lamentó supuestamente Kelly en una reunión.

En un comunicado, Kelly desmintió ayer haber llamado “idiota” a Trump y afirmó que su relación con él es “honesta y sólida”, mientras que la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, describió el libro como una colección de “historias inventadas, en su mayoría por empleados insatisfechos, para dejar mal al Presidente”.

El volumen también hace hincapié en la brecha entre Trump y el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, a quien el Presidente nunca ha perdonado que se apartara de la investigación rusa.

Trump ataca duramente la publicación

El presidente estadounidense, Donald Trump, atacó ayer duramente el libro del famoso periodista Bob Woodward que describe una Casa Blanca de “manicomio” y aseguró que es una “vergüenza que se base en historias totalmente inventadas”.

“¿No es una vergüenza que alguien pueda escribir un artículo o libro con historias totalmente inventadas y formar la imagen de una persona que es literalmente el exacto opuesto a los hechos, y se vaya sin castigo o coste?”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

“No entiendo por qué los políticos de Washington no cambian las leyes de libelo”, agregó el mandatario.

En otro mensaje en Twitter, el mandatario remarcó que las escenas del libro han sido “refutadas” por el secretario de Defensa, James Mattis, y su jefe de gabinete, John Kelly, y subrayó que las citas de ambos “son fraudes inventados” a la vez que insinuó que Woodward está al servicio de la oposición demócrata.

En una de las escenas descritas en el libro, poco después de llegar al poder, Trump pidió al Pentágono un plan para lanzar un ataque militar “preventivo” sobre Corea del Norte, al tiempo que criticó el alto coste de proteger a Corea del Sur.

12