Joven saudí que huyó podría obtener refugio en Australia

Rahaf Mohammed quería pedir asilo, tras recibir amenazas de muerte de su familia, según ella, por apostatar del islam y negarse a un matrimonio concertado.
jueves, 10 de enero de 2019 · 00:04

AFP y EFE  / Bangkok

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha pedido a Australia que acoja como refugiada a la joven saudí que huyó a Bangkok de su familia tras apostatar del islam y rechazar un matrimonio forzado, indicaron ayer fuentes australianas. La joven  estaría en buena posición para obtener el estatuto de refugiada en Australia.

 “La ACNUR transmitió el expediente de Rahaf Mohammed Al-Qunun a Australia para que examine la posibilidad de concederle el asilo como refugiada”, declaró el Ministerio de Interior australiano en un comunicado. 

“Si resulta que es una refugiada estudiaremos la posibilidad de una visa humanitaria”, declaró poco antes el ministro de Salud, Greg Hunt, al canal de televisión. El Ministro agregó que había hablado del caso con el ministro de Inmigración, David Coleman, el martes en  la noche. 

Australia es conocida por su política de inmigración muy restrictiva, denunciada por defensores de derechos humanos.  Rahaf Mohammed al-Qunun, de 18 años, llegó a Bangkok este fin de semana, procedente de Kuwait, y afirmó que quería huir de los abusos psicológicos y físicos de su familia y pedir asilo en Australia. 

 Las autoridades tailandesas renunciaron a expulsarla después de que publicara en Twitter multitud de mensajes y videos desesperados, con los que ganó rápidamente notoriedad internacional. 

“La ACNUR va a encontrar un país para recibirla de aquí a dos días”, aseguró por su lado  el jefe de la Policía de inmigración tailandesa, Surachate Hakparn, mencionando que varios países ofrecieron recibirla. 
 
El jefe de la Policía de inmigración tailandesa fue también interrogado sobre lo que habría dicho el martes a responsables sauditas. 

Al Qunun, que abrió una cuenta en Twitter hace unos días y publicó su primer tuit el domingo pasado, empezó a escribir y subir videos en la red social, donde su historia se hizo viral y a día de hoy cuenta con 111 mil seguidores. 

“Hubiese sido mejor que confiscasen su teléfono en vez de su pasaporte. No tenemos el derecho de confiscar el teléfono celular de una persona que no cometió un crimen”, insistió por su lado Surachate, sin confirmar explícitamente que esas declaraciones existieron. 

En Arabia Saudita las mujeres están sometidas a numerosas restricciones. Se las obliga a estar bajo la tutela de un hombre (padre, marido u otro, según el caso) que ejerce sobre ellas una autoridad arbitraria y toma las decisiones importantes en su lugar. Una mujer juzgada por haber cometido un crimen “moral” puede ser castigada violentamente por su familia, incluyendo su ejecución en el caso de lo que se denomina un “crimen de honor”.   El caso de Qunun toma especial importancia después del asesinato reciente en el consulado saudita en Turquía del periodista Jamal Khashoggi.

 No está confirmado si la Ministra australiana abordará la situación de la joven saudí, que llegó el pasado sábado al aeropuerto de Suvarnabhumi procedente de Kuwait, donde las mujeres no necesitan autorización de sus “guardianes masculinos” para viajar, como sí ocurre en Arabia Saudí.

Su intención era llegar a Australia, donde quería pedir asilo, tras recibir amenazas de muerte de su familia, según ella, por apostatar del islam y negarse a un matrimonio concertado.

Sin embargo, la joven aseguró que un empleado de la aerolínea Kuwait Airways le confiscó el pasaporte y le comunicó que, a petición de la Embajada de Arabia Saudí, iba a ser obligada a embarcar el lunes en un vuelo de vuelta a Kuwait, donde la esperaban sus familiares.

La saudí se atrincheró el lunes en la habitación de su hotel en la zona de tránsito del aeropuerto y bloqueó con colchones la puerta, por lo que el avión en el que estaba previsto que fuera deportada salió sin ella a bordo.

 Las autoridades tailandesas sostuvieron que la joven intentó entrar en el país, algo que ella niega, y que le denegaron el visado, por lo que procedieron a su expulsión a Kuwait.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

6
2