Bolsonaro renueva la “esperanza” de Brasil con seguridad redoblada

Después de hacer la señal de la cruz y realizar el saludo militar frente a la Catedral, el nuevo mandatario prometió fortalecer los valores “judeo-cristianos”.
miércoles, 02 de enero de 2019 · 00:04

EFE  / Brasilia

La “esperanza” de decenas de miles de brasileños se vio ayer renovada con la llegada al poder del nuevo presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien tomó posesión de su cargo en medio de una inédita operación de seguridad en la capital.

Tras hacer la señal de la cruz y realizar el saludo militar frente a la Catedral de Brasilia, Bolsonaro partió en un Rolls Royce  Silver Wraith  descapotable hasta el Congreso, donde juró la Constitución, prometió fortalecer los valores “judeo-cristianos”, combatir la “ideología de género” y situar a “Dios encima de todos”, uno de sus principales lemas de campaña. Posteriormente, en el parlatorio del Palacio de Planalto, sede del Gobierno, Bolsonaro, acompañado de su mujer, Michelle, se dirigió ante miles de personas que lo recibieron al grito de “mito” y “el capitán llegó”.

El mandatario quebró el protocolo y   dio la palabra a su esposa, quien se dirigió a los brasileños con el lenguaje de señas de los sordomudos, un gesto que fue ampliamente aplaudido por el público. Reiteró las líneas  de su gobierno, subrayó la lucha contra el socialismo y recalcó que la bandera de Brasil “nunca más será roja”, en referencia al Partido de los Trabajadores.

Sus palabras fueron aclamadas por las decenas de miles de brasileños que se concentraron en la Explanada de los ministerios, una céntrica avenida de Brasilia que concentra todos los poderes públicos de Brasil y en la que las autoridades esperaban hasta cerca de medio millón de personas. La cifra, sin embargo, fue menor de lo esperado debido, entre otros motivos, a una amenaza de lluvia que no se concretó y a los minuciosos controles de seguridad establecidos en todo el perímetro ante el miedo de un nuevo atentado contra Bolsonaro, quien permaneció un mes hospitalizado tras ser apuñalado durante un acto de campaña el pasado mes de septiembre.

La  capital brasileña, fundada en 1960, reunió a firmes seguidores de Bolsonaro, pero también a miles de personas que se dicen cansadas de la corrupción, del juego de la vieja política, de los 13 años de  gobierno del PT de Lula da Silva y de una violencia  que tan sólo en  2018  costó la vida a más de 60.000 personas.

La ceremonia de investidura de Bolsonaro transcurrió entre estrictas medidas de seguridad y un despliegue de unos 12.000 agentes de organismos de seguridad, que incluyen a cuerpos de Policía y de las   Fuerzas Armadas. La operación incluyó el refuerzo de blindados y helicópteros, con cazabombarderos listos para despegar frente a cualquier amenaza y misiles antiaéreos autorizados por decreto a derribar aeronaves “hostiles” en la investidura de Bolsonaro.

Los ministros poderosos de  Bolsonaro
Sergio Moro, ministro de Justicia 
 Encarceló a Lula da Silva

Sergio Moro pasó en cuestión de años de ser un juez desconocido a protagonista de la mayor investigación contra la corrupción de Brasil. Ahora, un año y medio después de condenar a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, asume el Ministerio de Justicia del nuevo Gobierno.

Tras haber declarado a un influyente rotativo brasileño que “jamás entraría en política”, Moro (1972) accedió al llamamiento del presidente electo, Jair Bolsonaro, impulsado por su “deseo” de “implementar” una agenda de lucha contra la corrupción, el crimen organizado y la violencia. El magistrado, quien se convirtió en el rostro y símbolo de la lucha anticorrupción en Brasil, se alzó a la fama nacional al mandar a la cárcel a diversos empresarios e influyentes políticos, entre ellos Lula da Silva. Con una estrategia denominada “Manos Limpias” acabó con una  red de corrupción política. EFE

Ernesto Araújo,  canciller
Fanático de Donald Trump

El diplomático Ernesto Araújo, que  asumió como ministro de Relaciones Exteriores del gobierno del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es, según se ha descrito, un escéptico del cambio climático, un enemigo feroz del marxismo cultural y un fanático de Donald Trump.

El nuevo Canciller brasileño llega, al igual que muchos de sus compañeros de equipo y del propio Bolsonaro, con un amplio abanico de declaraciones polémicas a sus espaldas.

El diplomático de 51 años, natural de Porto Alegre, cuenta con 29 años de carrera en el Ministerio de Exteriores y en los últimos dos años ocupó el cargo de director del Departamento para Estados Unidos, Canadá y Asuntos Interamericanos, aunque nunca ha ejercido como embajador de Brasil en ningún país. Lejos de la corrección política, sus intervenciones levantan profundas críticas de sus opositores. EFE

Paulo Guedes,  superministro de Economía
El ministro “Chicago boy”

 
Paulo Guedes, economista formado en la cuna del liberalismo más ortodoxo, la Universidad de Chicago, ha sido designado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para asumir el “superministerio”  de Economía y poner en orden  las  cuentas del país.

El de su “gurú” económico fue uno de los primeros nombres que pronunció Bolsonaro al hablar de un hipotético gobierno cuando todavía era visto como un candidato sin opciones a  ganar la Presidencia.

“No existe todavía un noviazgo, es un flirteo”, bromeó sobre su relación con el economista el entonces candidato a la presidencia. La relación entre ambos se concretó con el tiempo y, conforme prometió en el comienzo de la aventura electoral, el ahora presidente designó a Guedes para encabezar el “superministerio” de Economía, que absorbe en un solo paraguas las antiguas carteras de Hacienda, EFE

Los 22 ministros del Bolsonaro

El ultraderechista Jair Bolsonaro, que ayer asumió como nuevo presidente de Brasil, juramentó  en un acto conjunto a los 22 miembros de su  gabinete, entre los que destacan cinco miembros de las Fuerzas Armadas y sólo dos mujeres.

Además de cinco militares, como también lo es el vicepresidente, el general de la reserva Hamilton Mourao, en el gabinete destaca una pastora evangélica, un juez reconocido por su combate contra la corrupción y un economista de la Escuela de Chicago que tendrá poderes especiales para comandar la economía. Para asegurar la gobernabilidad, Bolsonaro deberá mantener la convergencia de los lobbies transpartidarios que le dieron un apoyo clave en la campaña: los grandes productores agrícolas, las ultraconservadoras iglesias pentecostales y los defensores de la flexibilización de la posesión de armas. Anunció la salida de Brasil del Pacto Mundial para la Migración de la ONU. EFE

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

15
1