Piñera anuncia plan sobre pasajes, pero eso no cesa los disturbios en Santiago

Ayer se vivió el segundo día de enfrentamientos entre manifestantes y Policía en rechazo al alza del boleto del metro. Seis buses ardieron en medio de un “cacelorazo” que rechazaba la presencia militar.
domingo, 20 de octubre de 2019 · 00:04

AFP y EFE  / Chile 

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció ayer la elaboración de un plan para mitigar el impacto del incremento  en el precio del boleto del metro de Santiago. Su declaración  no impidió que se viva la segunda jornada de protestas y enfrentamientos violentos   en esa capital, a pesar de la presencia militar por el “estado de excepción”.     

“Estamos muy conscientes de que hay muchos chilenos que tienen muchas dificultades económicas. Estamos viviendo tiempos difíciles y por esa razón estamos elaborando un plan que nos va a permitir aliviar, mitigar el impacto que el alza en el precio del pasaje del metro ha tenido y va a tener en los sectores más vulnerables y en la clase media necesitada”, dijo Piñera a la prensa, según difundió EFE.  

No obstante, las protestas continuaron  este sábado después de la violenta jornada que vivió el viernes Santiago de Chile contra el alza de 30 pesos chilenos en el boleto del metro, que pasó de costar 800 a 830 (unos ocho bolivianos) en horas pico.     
  

 El reporte inicial del viernes señaló que se destruyeron  41 de las casi 140 estaciones del metro de Santiago de Chile, a ello se sumaban 16  autobuses urbanos que fueron  quemados o siniestrados en diferentes lugares.
 
Las violentas protestas del viernes provocaron una serie de actos vandálicos, saqueos e incendios en diferentes puntos de la ciudad. Uno de los incendios más graves se produjo en la sede  de la compañía eléctrica ENEL, de capitales italianos.

Ayer se incendiaron al menos otros seis autobuses y trenes dentro de algunas estaciones del metro. El servicio subterráneo fue suspendido hasta nuevo aviso   y el sistema de transporte público (Transantiago) anunció que también interrumpiría  su servicio en su totalidad porque no existían  garantías para circular este sábado. 

“Temporalmente se suspenden todas las operaciones de superficie por no contar con condiciones de seguridad para nuestros conductores y usuarios”, informó el Sistema de Transporte Público de Santiago en su cuenta de Twitter. 

Por esta razón, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, confirmó que las clases fueron suspendidas en su comuna hasta el miércoles debido a los problemas con el transporte público, según informó  La Tercera. Otras comunas replicaron la medida. 

   Por su parte, la intendente de  la Región Metropolitana, Karla Rubilar, pidió que se paren las barricadas y las manifestaciones. “Esta es una crisis profunda institucional, de confianza, y tenemos que recuperarla”, indicó la autoridad.  
  
  Lo que comenzó este sábado con un “cacerolazo” popular, con miles de familias haciendo sonar ollas y sartenes, derivó horas más tarde  en enfrentamientos entre encapuchados y las fuerzas especiales de la Policía y militares en varios puntos de Santiago, como la céntrica Plaza Italia y el frontis de la casa de Gobierno, constató la AFP.    

En la Plaza Italia se desplegaron decenas de militares, incrementando la molestia de los manifestantes, algunos de los cuales los increparon directamente o les mostraron fotografías de desaparecidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que se saldó durante esos años con más de 3.200 muertos y desaparecidos.

La molestia de los manifestantes se debe a que el   “estado de excepción” no se declaraba justamente desde el régimen de Pinochet. Esta determinación implica una restricción a  la libertad de locomoción y reunión por un plazo de  15 días, rige para la provincia de Santiago -que alberga la mayor parte de las comunas de la región metropolitana-, la provincia Chacabuco y las comunas de Puente Alto y San Bernardo. 

“Como Gobierno tenemos muy claro, y yo como Presidente también, que nuestra principal responsabilidad y deber es resguardar el orden público, asegurar la tranquilidad ciudadana y defender el Estado de Derecho”, dijo  Piñera la madrugada del sábado para explicar por qué  declaró el “estado de excepción” en la capital chilena.

La protesta que comenzó la semana pasada por la subida de los boletos, convocada por estudiantes de secundaria y universitarios,  ha derivado  en reclamos contra un modelo económico donde el acceso a la salud y la educación es prácticamente privado, contra la desigualdad social, las bajas pensiones y el alza de los servicios básicos, entre otras demandas, con una fuerza que ha descolocado al gobierno de Sebastián Piñera.

 

 

Otras Noticias