Marchas en Cataluña avivan presión de la derecha

lunes, 21 de octubre de 2019 · 03:04

AFP  / Barcelona

Cuando faltan tres semanas para las elecciones españolas, el jefe de gobierno Pedro Sánchez recibía ayer duras críticas de la derecha, que reclama medidas excepcionales en Cataluña, donde la tensión se redujo el sábado pasado tras varias noches de enfrentamientos violentos entre activistas independentistas y fuerzas de seguridad. 

A gritos de “Viva España” y “Todos somos catalanes”, cientos de personas se concentraron a mediodía ante la sede del Gobierno regional de Cataluña, en Barcelona, convocados por el dirigente del partido Ciudadanos (centroderecha neoliberal), el catalán Albert Rivera. 

“Quiero un gobierno de mi país que defienda a todos los ciudadanos (...) de los que cortan carreteras, de los que aplauden la violencia”, dijo Rivera, exigiendo a Sánchez el cese desde Madrid del presidente regional, el separatista Quim Torra. 

Los violentos “son unos salvajes, no hay otra palabra (...) El Gobierno tiene que actuar porque todo esto es una vergüenza”, decía Roberto Salas, un jubilado. 

Los disturbios en Cataluña reavivaron la presión de la derecha para intervenir la autonomía de esta región nororiental, como ya se hizo en 2017 tras el intento fallido de secesión.

La condena, el lunes pasado, a penas de entre nueve y 13 años de prisión para nueve separatistas -políticos y activistas- implicados en esa tentativa encendió las calles de la región. 

Después de años de protestas pacíficas, se vivieron escenas de violencia que dejaron unos 600 heridos. Entre ellos, un policía en “estado muy grave” y una manifestante en “estado crítico”. 

“¿Qué más tiene que pasar en Cataluña para poner orden? (...) ¿Que incendien Barcelona? Ya lo hacen todas las noches”, dijo en un acto en Toledo  el líder del Partido Popular, segunda fuerza política del país, Pablo Casado. “Se necesita un gobierno previsor de lo que pueda ocurrir, no uno sobrepasado por los acontecimientos”, insistió Casado.

 

 

Otras Noticias