Erdogan descarta prolongar tregua y amenaza con una ofensiva más dura en Siria

Se reúne con Putin y lanzó una operación militar contra la milicia kurda
martes, 22 de octubre de 2019 · 08:45

AFP /

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que este martes se reunió en Rusia con su homólogo Vladimir Putin, descartó prolongar la tregua en el norte de Siria y amenazó con una ofensiva más intensa contra los kurdos si no se retiran en las próximas horas.

Antes de salir hacia la estación balnearia rusa de Sochi, Erdogan indicó que trataría con Putin la delicada cuestión de la retirada de los combatientes kurdos de las zonas controladas por el régimen sirio, apoyado por Moscú.

Los dos dirigentes darán una rueda de prensa al finalizar el encuentro, que interviene en un momento en el que se está redefiniendo el equilibrio de las fuerzas en el noreste de Siria tras la ofensiva lanzada por Ankara el 9 de octubre.

Un combatiente de 19 años de las Fuerzas Democráticas Sirias herido en los bombardeos turcos sobre Ras Al Aín, recibe tratamiento el 21 de octubre de 2019 en Hasakeh / AFP

Turquía, que reclama una "zona de seguridad" en su frontera, lanzó esta operación militar contra la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), a la que califica de "terrorista", pero que es apoyada por los países occidentales en la lucha contra el grupo yihadistas Estado Islámico (EI).

Esta ofensiva está suspendida desde el jueves, en virtud de una frágil tregua negociada por Ankara y Washington. Pero esta pausa expira este martes a las 19H00 GMT. Después, si las milicias kurdas no han terminado de retirarse por completo, Turquía intensificará el asalto.

"Si las promesas que nos hicieron los estadounidenses no se respetan, la operación se reanudará con más fuerza aún", advirtió Erdogan el martes a los periodistas antes de tomar su vuelo a Sochi.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el vicepresidente estadounidense Mike Pence (izquierda y derecha respectivamente en el centro de la imagen), durante una reunión para negociar una tregua en Siria, en Ankara el 17 de octubre de 2019 / AFP

Si bien Moscú dijo que comprendía algunas reivindicaciones turcas, el Kremlin, actor imprescindible en Siria, frenó el avance turco al promover un diálogo entre Damasco y Ankara.

Asad en Idlib 

Las fuerzas del régimen sirio, acompañadas de patrullas militares rusas, recuperaron ciertas zonas bajo control kurdo, tras acudir en su ayuda, obstaculizando así los planes de Ankara.

"Para nosotros, lo principal es conseguir una estabilidad duradera de Siria y de la región y consideramos que esto solo será posible restableciendo la integridad de Siria", explicó el lunes un asesor del Kremlin, Yuri Ushakov, al ser preguntado por las conversaciones entre Putin y Erdogan.

El presidente ruso, Vladimir Putin, observa ejercicios del ejército ruso desde una instalación militar en Moscú, el 17 de octubre de 2019 / AFP

Hasta ahora, el presidente turco reclamaba una "zona de seguridad" de 444 kilómetros a lo largo de su frontera con Siria, pero tras el regreso de las tropas sirias al noreste, Ankara tuvo que reducir su aspiración para evitar cualquier enfrentamiento directo.

En un primer momento, esta zona debía ser de 120 km de largo, desde la ciudad de Tal Abyad, tomada por Ankara al inicio de la ofensiva, a la de Ras al Aín, de la que salieron el domingo los últimos combatientes.

Para ampliarla, Erdogan deberá encontrar un entendimiento con Rusia.

"Vamos a tener la oportunidad de discutir [de la retirada] de las YPG de las zonas donde se encuentra el régimen", declaró el martes. "Esperamos liberar esta región de la epidemia del terrorismo separatista mediante nuestra cooperación con Rusia", insistió.

Manifestantes pisotean una fotografía que asocia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y al líder nazi Adolf Hitler, durante una manifestación contra la ofensiva turca en Siria delante de la embajada estadounidense en Atenas, el 17 de octubre de 2019 / AFP

El presidente turco indicó además que hablará con Putin sobre la situación en Idlib, una provincia controlada por los rebeldes y los yihadistas en el noroeste de Siria, y que el régimen aspira a recuperar.

Unas horas antes del encuentro bilateral, el presidente sirio Bashar al Asad efectuó una visita sorpresa cerca de la línea de frente en esta provincia, donde declaró que "la batalla de Idlib es la base para poner fin al caos".

Erdogan desaira a Macron 

Entre otras de sus ambiciones, Turquía quiere reinstalar en Siria a casi dos millones de refugiados sirios de los 3,6 millones que viven en su territorio.

Hasta ahora, la operación turca dejó 114 civiles muertos y 300.000 desplazados, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El Kremlin indicó por su parte a la agencia Interfax que las discusiones entre Putin y Erdogan tratarían sobre la "lucha contra el terrorismo internacional".

Un manifestante sostiene una pancarta con el lema "La OTAN financia, Erdogan bombardea", durante una protesta prokurda en Colonia, en el oeste de Alemania, el 19 de octubre de 2019 / AFP

Los rusos, al igual que los países occidentales, quieren evitar a toda costa un resurgimiento de los yihadistas en Siria. Pero unos 12.000 miembros del EI están detenidos en cárceles kurdas, y una ofensiva turca de gran alcance podría permitir que se evadieran.

El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió por su parte el lunes a Putin que negociara un nuevo alto el fuego con Erdogan, una idea que el presidente turco descartó.

"No hablamos con Francia" sobre este asunto, lanzó Erdogan, que acusó a Macron de "reunirse con terroristas" al recibir a representantes kurdos.

La ofensiva turca fue posible después de la retirada militar de Estados Unidos del norte y del este de Siria, una decisión que provocó sorpresa y críticas contra el presidente estadounidense Donald Trump.

 

Otras Noticias