Hay nuevo toque de queda en Chile y suman 15 los muertos

Cuatro de las víctimas murieron a manos de los militares desplegados en las ciudades, uno de ellos confirmado por herida de bala, según los reportes.
miércoles, 23 de octubre de 2019 · 00:04

EFE y AFP / Santiago de Chile

Chile amaneció hoy (miércoles) con un nuevo toque de quedó decretado en diferentes ciudades de Chile y es el cuarto consecutivo en Santiago, Valparaíso y Concepción (sur) desde que se registran las protestas que ya dejaron  unos 15 muertos, informaron  ayer  las autoridades de los diferentes cuerpos de las Fuerzas Armadas.

La medida excepcional fue dispuesta  en toda la región Metropolitana, a la que pertenece la capital chilena, entre las 20:00 y las  5:00 hora local. En el caso de la vecina Valparaíso, también se estableció la restricción en toda la región, en este caso entre las 18:00 y las 5:30 hora local.

 Concepción vivió  la cuarta noche de prohibición de libertades personales de movilidad,  con vigencia de  12 horas, entre las 18:00 hasta las  6:00 hora local.

En el resto del país, de norte a sur, toque de queda en la provincia de Iquique y la ciudad Alto Hospicio (región de Tarapacá), las localidades de Copiapó, Vallenar y Caldera (región de Atacama), las comunas de La Serena y Coquimbo (región homónima), Rancagua (región de O'Higgins) y la sureña comuna de Valdivia (región de Los Ríos).

Además de los toques de queda, el Gobierno también amplió el estado de emergencia a la comuna de Arica, en la frontera con Perú, en la región de Arica y Parinacota, que hasta el momento permanecía fuera de las medidas de excepción. También en la norteña región de Antofagasta el estado de emergencia se extendió a las comunas de Tocopilla, Mejillones y Calama.

Ayer  se volvieron a reproducir las manifestaciones en ciudades de todo el país en la quinta jornada consecutiva de protestas en las que se han registrado incendios y saqueos que dejan hasta el momento 15 fallecidos, entre ellos 4 extranjeros provenientes de Colombia, Perú y Ecuador.

Cuatro de esas víctimas murieron a manos de los militares desplegados en las ciudades del país, uno de ellos confirmado por herida de bala.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) contabilizó que 1.333 personas fueron detenidas a lo largo de las protestas, 181 niños o adolescentes, desde el sábado, y constató que 88 personas se encuentran hospitalizadas por heridas de arma de fuego, cinco de ellas en estado grave y una con riesgo vital.

Las protestas se iniciaron la semana pasada contra el alza de las tarifas del metro, decisión que fue suspendida por el Gobierno.

 Desde el mediodía, miles de jóvenes se dirigieron a la céntrica Plaza Italia. Los estudiantes se desplegaron por la Alameda, la principal arteria de la capital chilena, para converger sobre esta emblemática zona de Santiago, donde los jóvenes saltaban.

Con cánticos de “Oh, oh, oh, Chile despertó, Chile despertó” y al ritmo de cacerolazos, los jóvenes pasaban frente al palacio de La Moneda, cuando líderes de algunos partidos políticos,  se reunieron con el presidente, Sebastián Piñera, en busca de un acuerdo social.

Una ciudadana protesta en la ciudad de Valparaíso, ayer. 
Foto:AFP

La vigilancia militar se mantenía, aunque las manifestaciones exhibían  un tono pacífico. En Plaza Ñuñoa, un barrio de clase media, se organizó una fiesta con la llegada de jóvenes de distintas universidades, que realizaron un espectáculo de gimnasia con saltos de resorte y piruetas, pese a que la noche del lunes se registró un incidente con Carabineros (policías), que agredieron a algunos manifestantes cuando iniciaba el toque de queda.


En  Valparaíso, donde está la sede del Parlamento, trabajadores de la salud se congregaron también para manifestarse.

 “Lo que ocurre no es porque hayan subido el metro por 30 pesos. Viene ocurriendo desde hace 30 años. Tenemos el tema de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), de las colas en las clínicas, listas de espera en hospitales, el costo de los remedios, los bajos sueldos”, dijo Orlando, un ciudadano.
 

Piñera busca un acuerdo y la oposición le da la espalda

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, comenzó a jugar la carta política para intentar acallar las masivas protestas ciudadanas con un acuerdo social pero los principales partidos de oposición le dieron la espalda y en la calle las revueltas -que suman 15 muertos- mantenían su intensidad.

El partido Socialista (PS), el más grande de la oposición, el Frente Amplio (izquierda radical) y el Partido Comunista se abstuvieron de participar en la reunión convocada por Piñera para buscar un acuerdo social.

Un manifestante es detenido por las fuerzas del orden. 
Foto:EFE

“Nosotros creemos que el diálogo es indispensable y urgente, pero debe ser un diálogo abierto y nosotros creemos que el llamado del presidente no cumple esas condiciones”, afirmó Manuel Monsalve, jefe de bancada del PS, que gobernó durante tres períodos tras el retorno a la democracia en Chile, en 1990.

En cambio, la opositora Democracia Cristiana (DC) y el Partido por la Democracia asistieron a la reunión. A su término, sus respectivos líderes afirmaron que plantearon a Piñera el retiro del Congreso de una reforma tributaria y otra de pensiones, “insuficientes” para responder a las demandas sociales. También reclamaron levantar el estado de emergencia y el toque de queda.

“El presidente ha escuchado con mucha atención los distintos planteamientos” y próximamente se va a dirigir al país para proponer una agenda social, informó el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT)  y otras 18 organizaciones sociales convocaron huelgas para hoy y mañana.

 

18
5

Otras Noticias