Cerca de un millón de chilenos protagonizan la mayor protesta

Las marchas que se iniciaron en contra del alza de tarifas del metro evolucionaron hacia demandas al Gobierno por vejez digna y reformas económicas.
sábado, 26 de octubre de 2019 · 00:04

AFP /  Santiago de Chile 

Casi un millón de personas coparon ayer todas las avenidas hacia una céntrica plaza de Santiago, exigiendo reformas de un sistema económico que consideran desigual y coreando lemas contra el Gobierno por afrontar con militares el peor estallido social en Chile en tres décadas.

Manifestantes portan una enorme bandera de Chile, ayer, en las protestas en la capital. 
Foto:EFE 

La protesta estudiantil iniciada hace una semana contra el aumento del metro derivó en una crisis social en Chile, con los manifestantes en las calles exigiendo un pedazo más grande de la prosperidad que hizo de este país uno de los más estables de América Latina.

“Chile  vive una jornada histórica. La RM (región metropolitana) es protagonista de una pacífica marcha de cerca de 1 millón de personas que representan el sueño de un Chile nuevo, de forma transversal sin distinción”, dijo la intendenta de la capital Karla Rubilar en Twitter, considerada una outsider en el grupo político del presidente de derecha del Sebastián Piñera.

Camioneros y automovilistas congestionaron  las carreteras que unen Santiago al resto del país para reclamar una baja en las altas tarifas  de peajes.


“Pedimos justicia, honestidad, ética en el Gobierno, no es que queramos socialismo, comunismo; queremos menos empresas privadas, más Estado y las propuestas que hizo (Piñera esta semana) van a arruinar el presupuesto para subsidiar las empresas privadas”, dijo Francisco Anguitar, 38 años, empleado en su paso por el palacio de La Moneda, donde miles insultaban al presidente y a los militares que acordonan esta zona del centro.

“Queremos” una vejez digna, el letrero de una señora. 
Foto:AFP

Este estallido sin precedentes en Chile, el más grave en casi 30 años desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), representa un claro desafío para su reconocido modelo económico de mercado abierto. En una semana han muerto 19 personas en violentos disturbios que dañaron seriamente la red del metro.

Un exiguo aumento de la tarifa del Metro de Santiago fue el catalizador de las protestas, que han derivado en un movimiento mayor, heterogéneo y sin un liderazgo, que pone sobre la mesa otras demandas, principalmente un aumento de las bajas pensiones del sistema privado, heredado de la dictadura.

 “En Santiago tenemos muchas diferencias entre la gente que vive en el sector del barrio acomodado y el pueblo, entonces eso no se ha abordado de la manera correcta”, indicó Gloria Rojas, ama de casa,  sobre este país en el que el sueldo mínimo es de 420 dólares, mientras un profesional de los sectores de clase alta supera los 4.000 dólares.

 Los   Prisioneros

  • Canciones Las concentraciones de Santiago y otras ciudades muestran un rostro festivo, donde los temas El baile de los que sobran  y   Por qué no se van, que hicieron famosa a la agrupación de rock chilena Los Prisioneros cuando Pinochet gobernaba.
  • Valentía Las canciones  suenan en boca de miles de veinteañeros eufóricos que no temen el toque de queda ni a los militares en las calles.

Manifestaciones en contra de las “míseras” rentas que pagan AFP

“¡Un robo!”, “¡una estafa!”, “¡nefasto!”. El sistema de jubilaciones chileno, emblema del modelo económico neoliberal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), materializa la rabia de la población estos días   porque condena a la mayoría a percibir pensiones inferiores al salario mínimo.

Creado en plena dictadura en 1981, el sistema de pensiones de Chile fue el primero en el mundo en apostar por una capitalización individual.

Una manifestante exige una nueva Constitución. 
Foto:AFP

Cuando terminó el sistema de reparto anterior, la reforma elaborada por José Piñera, entonces ministro de Trabajo de Augusto

Pinochet y hermano del actual presidente Sebastián Piñera, obligó a los trabajadores a aportar el 10% de sus salarios a cuentas gestionadas por Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Pero 40 años después,  aún demora en llegar la promesa de proporcionar a cada pensionado un mínimo del 70% de su salario gracias a un aumento exponencial de sus ahorros durante su carrera profesional. “Yo ingresé al principio de mi vida profesional con este sistema. Nos juraron que en 2020 nos íbamos a jubilar con el 100% de nuestro sueldo. Al comienzo, nos hablaban del 70%”, dijo Patricia Ortiz, una oficinista de 60 años –edad mínima para el retiro de las mujeres, 65 años para los hombres–. Pero un “simulacro” que hizo  le cayó como un balde de agua fría: percibirá el 35% de su salario actual, equivalente a 580 mil  pesos chilenos (un poco más de 800 dólares). “Las AFP construyen edificios, bienes raíces, donde hay mucho dinero, a costa de nosotros. Esto es cuando las cosas andan bien, pero cuando las cosas andan mal, te lo cargan a ti”, lamentó Raúl Sánchez. 

  Se critica también que no se puedan retirar los ahorros.

 

11

Otras Noticias