Bogotá elige a Claudia López, primera alcaldesa en su historia

En Medellín Daniel Quintero Calle le arrebató al uribista Centro Democrático su principal bastión. El triunfo de ambos, un castigo a caudillos tradicionales.
lunes, 28 de octubre de 2019 · 00:00

AFP y EFE /Bogotá

Bogotá eligió ayer  a su primera alcaldesa, la centroizquierdista Claudia López, homosexual y figura anticorrupción, en el marco de los comicios locales más pacíficos que se han disputado en años en Colombia. 

“Cambiamos la historia! (...) Ganamos la Alcaldía Mayor de Bogotá”, proclamó la dirigente opositora, de 49 años, tras el escrutinio que señaló su apretada victoria en la capital colombiana. López, aspirante por una coalición del Partido Verde y el Polo Democrático de izquierda, se impuso con el 35,23% de los apoyos contra el 32,47% del liberal Carlos Fernando Galán, quien reconoció su derrota con el 99,41% de los votos escrutados por la Registraduría Nacional.

Su victoria abre una nueva página en un país donde históricamente han gobernado hombres de las élites conservadora y liberal. López, que asumirá el 1 de enero, se pondrá al frente de una capital de 7,2 millones de habitantes agobiada por problemas de movilidad y una alta percepción de inseguridad.

Conocida por su carácter explosivo y su disciplina, la mandataria electa impulsó sin éxito, en 2018, una consulta popular contra la corrupción en la política. Como investigadora académica, investigó el llamado fenómeno de la parapolítica: la alianza de líderes públicos con los sanguinarios grupos de ultraderecha, lo que le costó el exilio.

También es conocida por su vehemente oposición a la derecha que gobierna Colombia desde hace poco más de un año con Iván Duque a la cabeza. 

“Ser mujer no es un defecto, ser una mujer de carácter, firme (...) no es un defecto. Ser gay no es un defecto, ser hija de una familia humilde no es un defecto”, había dicho en una entrevista con la AFP la semana pasada.
Medellín

Si  bien es cierto que el triunfo de  López,  no era esperado en Bogotá, no fue una sorpresa mayúscula como sí lo fue la que dio en Medellín el joven Daniel Quintero Calle, candidato del movimiento ciudadano Independientes, que arrebató al uribista Centro Democrático su principal bastión.

Quintero Calle, prácticamente un novato en la política pese a haber sido viceministro de Economía Digital de Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (TIC) en el Gobierno de Juan Manuel Santos, ganó a pulso la Alcaldía de una de las ciudades más tradicionalistas de Colombia, Medellín.

Con el 96,73% de las mesas escrutadas, el alcalde electo obtenía 293.334 votos, equivalentes al 38,48 %, atropellando en el camino a Alfredo Ramos, abanderado del Centro Democrático, que quedó segundo con 228.906 papeletas (30,03%).

Quintero empezó a subir en las encuestas hace menos de dos meses, pero con su discurso de renovación y contra la maquinaria de los caciques políticos logró remontar una desventaja que llegó a ser cercana a los 20 puntos y que en el mejor de los casos lo situaba diez puntos por debajo de Ramos. “La esperanza derrotó al miedo”, manifestó Quintero sobre su victoria en su cuenta de Twitter, donde se presenta como un político “sin partidos ni jefes políticos”.

La victoria de López en Bogotá y de Quintero en Medellín no solo representa el ascenso de una nueva generación de políticos de centroizquierda al Gobierno de las dos principales ciudades colombianas sino que constituye un castigo a los caudillos que han polarizado la política nacional en los últimos años: el expresidente Álvaro Uribe y el senador Gustavo Petro.

Sin hacer referencia a la estruendosa derrota en Medellín o al fracaso de Uribe Turbay, su candidato en Bogotá, el expresidente Uribe reconoció que los resultados de ayer son un golpe al corazón de su partido.

”Perdimos, reconozco la derrota con humildad. La lucha por la democracia no tiene fin”, manifestó en Twitter.

Exguerrillero de las FARC, primer alcalde tras acuerdo de paz 

Un exguerrillero conocido como “el cantante de las FARC” se convirtió  en el primer excombatiente electo como alcalde en Colombia, desde la firma de la paz con ese grupo rebelde en 2016.

Guillermo Torres, de 65 años, ganó la alcaldía del municipio de Turbaco, en el departamento de Bolívar, uno de los más azotados por el conflicto armado en el norte de Colombia.

También conocido como Julián Conrado, el excombatiente se impuso con el 50,11% de los votos sobre el 31,89% de su principal rival, según la autoridad electoral.  

Sin embargo, su triunfo no puede adjudicarse a la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido surgido de los acuerdos de paz que condujeron al desarme de unos 7.000 guerrilleros marxistas.

Conrado se presentó en estas elecciones como candidato de una coalición de izquierda entre los partidos Colombia Humana y Unión Patriótica, este último blanco de una campaña de exterminio hasta principios de los noventa que involucró a grupos de ultraderecha en alianza con agentes estatales. 

“Electoralmente los turbaqueros le estamos dando tremenda paliza a los corruptos”, escribió en Twitter.

En una de sus apariciones públicas más recordadas, el exrebelde inauguró con otros músicos los fallidos diálogos de paz con el gobierno del expresidente Andrés Pastrana en 1999.

En estas elecciones, nuevamente con guitarra en mano, recorrió Turbaco cantando vallenatos, el popular género colombiano. Ayer  la FARC participó en su segunda elección después de las legislativas de 2018, en las que apenas obtuvo el 0,27% de los votos. (AFP).

2
1