Ecuador: Declaran toque de queda tras asalto al Congreso

La capital ecuatoriana vivió otro día de manifestaciones y enfrentamientos. Grupos sociales tomaron el Legislativo, pero fueron desalojados por la Policía.
miércoles, 09 de octubre de 2019 · 00:42

AFP y EFE / Quito

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ordenó ayer  restringir el tránsito nocturno alrededor de las sedes públicas, ante las protestas sociales desatadas por el alza de los precios de combustibles, que acechan al Congreso y a la casa de Gobierno.

La libertad de tránsito y movilidad quedó restringida entre las 20 horas y 05 horas  locales  para las “áreas aledañas a edificaciones e instalaciones estratégicas tales como edificios donde funcionan las sedes” del Estado, señala un decreto firmado por el mandatario.

En el marco de un estado de excepción, ordenado el pasado jueves ante las manifestaciones en contra de la eliminación de subsidios y el consecuente aumento de precios de combustibles en hasta 123%, Moreno dispuso la restricción de tránsito en esos puntos para “mantener el orden público interno”.

Ayer fue una nueva jornada de violencia. Los manifestantes asaltaron  la sede del Legislativo, en vísperas de una gran movilización indígena en Quito contra el jaqueado presidente  Moreno, que abrió las puertas al diálogo. 

La fuerza pública logró desalojar a las personas que ingresaron, por breve lapso, al edificio desocupado de diputados en la militarizada capital ecuatoriana. 

Los indígenas ingresaron  al grito de “¡fuera Moreno, fuera!”, tras tirar abajo las verjas de seguridad que rodeaban la sede. 

 Los parlamentarios habían suspendido más temprano sus actividades. Las protestas que estallaron hace una semana por el fin de los subsidios y la consecuente alza de combustibles,   pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), desataron más caos y golpean sensiblemente la producción petrolera debido a la toma violenta de pozos en la Amazonia.

En Quito, militares y policías repelieron con gases lacrimógenos a los manifestantes que con la cara cubierta intentaron, por segundo día, ocupar la sede del Congreso unicameral. Sobre la vía ardían árboles caídos y las humaredas eran visibles a distancia. ”Primero la Asamblea y luego nos tomaremos Carondelet (casa presidencial)”, amenazó uno de los manifestantes, en abierto desafío al estado de excepción que rige en el país.   

Periodistas de la AFP vieron a jóvenes con escudos de madera con la leyenda “guardia indígena” tratando de romper las barreras de seguridad.  


El lunes el presidente Moreno se vio forzado a trasladar la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil, y desde allí intenta entablar diálogo con la dirigencia de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie). “Hay diálogo para los hermanos indígenas que lastimosamente tienen necesidades, y en eso estamos completamente de acuerdo”, dijo el mandatario en una declaración a los medios.

Moreno ofreció igualmente liberar recursos para los pueblos golpeados por el fin de los subsidios.  No obstante, la protesta no cede y para hoy se prevé que se sumen sindicatos y otros grupos de inconformes. 

Los miles de indígenas y campesinos llegaron a Quito en las últimas horas. La mayoría se concentra en dos céntricos puntos de Quito, cerca del Parlamento y del también desalojado y fuertemente custodiado Palacio de Gobierno. 

Las comunidades exigen que Moreno eche para atrás el desmonte de los subsidios a combustibles acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de préstamos por 4.209 millones de dólares.

La Conaie negó cualquier afinidad  con el expresidente Rafael Correa e intento de golpe.  La Conaie “se deslinda de la plataforma golpista del correísmo”. ”Nuestra lucha es por la salida del #FMI del Ecuador. NO permitiremos a los que nos criminalizaron por 10 años aprovecharse de nuestra lucha y la del pueblo ecuatoriano. ¡Miserables!”, escribió en Twitter.

Grupo ciudadano pide cese de protestas

Un grupo ciudadano, convocado a través de las redes sociales, se reunió  en un sector comercial del norte de la capital ecuatoriana para pedir que cesen las protestas en el país, con el objetivo de retomar sus actividades afectadas por las manifestaciones.

Unas 400 personas, muchas de ellas con la bandera tricolor (amarillo, azul y rojo) ecuatoriana en la mano, otras vestidas de blanco y algunas con cornetas, expresaron su rechazo a las manifestaciones indígenas que han entorpecido otras actividades habituales en la ciudad. Uno de los participantes expresó su rechazo a “que personas de fuera quieran tomar decisiones por nosotros”, refiriéndose al movimiento indígena. “Estamos autoconvocados como ciudadanos (...) para decirle al país que estamos cansados de esta violencia de movimientos que ya están en Quito y que tienen un discurso muy poco claro”, dijo Francisco Aguirre a EFE.

 

Reportan la  posible muerte de joven que cayó de puente

 

Reportan que un joven que había resultado herido en una de las protestas que tienen lugar en Quito habría  fallecido ayer en un hospital, aunque la Policía no confirmó el hecho, según una nota de EFE.

La víctima, Marco Oto, de 26 años, al parecer quedó atrapado junto con otros jóvenes entre una puerta metálica y agentes motorizados en un paso peatonal elevado, según el comunicado de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu).

Tratando de escapar de esa situación se presume que él y otra persona cayeron del puente peatonal durante la persecución policial. La Policía Nacional confirmó en un comunicado que dos personas (entre ellas el fallecido) cayeron del puente y que fueron trasladadas en una camioneta e ingresadas al hospital Carlos Andrade Marín con diagnóstico de politraumatismos.

“El traslado se efectuó con mucha dificultad debido a la negativa de los manifestantes en el sector que impedían avanzar a la ambulancia”, según la Policía.

Por el momento, la instancia policial no ha confirmado la muerte del joven, a la vez que descarta cualquier hipótesis que relacione a sus agentes con el fallecimiento. Varios vídeos en redes sociales han alentado la polémica sobre las circunstancias del presunto accidente. 

De confirmarse oficialmente, sería la segunda muerte relacionada al conflicto.  La primera se produjo en una carretera cerca de la ciudad de Cuenca (sur), cuando un hombre de 35 años fue atropellado por un vehículo mientras participaba en otra manifestación. Hay 570 detenidos.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

3
4

Otras Noticias