Tiroteo deja tres muertos en una tienda Walmart de EEUU

El supuesto autor de los disparos se pegó un tiro mientras un cuarto hombre sacó un arma para enfrentarse a él. Las víctimas son un hombre y una mujer.
martes, 19 de noviembre de 2019 · 00:04

EFE y AFP  / Washington

Al menos tres personas murieron ayer en un tiroteo –dos víctimas y el supuesto autor que se suicidó– en un supermercado de la cadena Walmart en Duncan, en el estado de Oklahoma (Estado Unidos), informaron medios de comunicación locales.

Las dos víctimas son un hombre y una mujer, cuyos cuerpos fueron encontrados dentro de un vehículo en los alrededores del supermercado.

Según el jefe de la Policía de Duncan, Danny Ford, citado por el canal de televisión TNN-ABC, el sospechoso del ataque es uno de los fallecidos.

Testimonios recogidos por el canal local precisaron que el autor del ataque se acercó a las víctimas y les disparó.

La Policía de la ciudad de Duncan, situada a 105 kilómetros de Oklahoma City, capital del estado, describió al sospechoso del ataque, iniciado 9:53 hora local (15:53 GMT), como un hombre “vestido completamente de negro”, y pidió cualquier información relativa a su persona.

Testigos del incidente aseguraron a la prensa haber oído nueve disparos en la superficie comercial, y haber presenciado cómo el supuesto asesino se quitaba la vida después de que un civil armado se aproximara hacia él.

Hasta ayer se desconocían las razones por las que se ha iniciado el suceso, pero fuentes cercanas al agresor declararon  a la cadena FOX 25 que el tiroteo podría estar motivado por una disputa entre un matrimonio.

Los colegios de la zona   permanecieron cerrados durante cerca de media hora, aunque volvieron a abrir a abrir a las 10:30 hora local (16:30 GMT).

Otro establecimiento de la cadena Walmart fue escenario de un tiroteo en agosto de este año, cuando un supremacista blanco abrió fuego en El Paso, Texas, y causó la muerte a 22 personas y heridas a 24; apenas unos días antes dos individuos habían sido asesinados en otro supermercado similar en el estado de Misisipi.

El de ayer es el cuarto tiroteo en el país en los últimos cuatro días: el viernes pasado, un alumno de una escuela en Los Ángeles mató a dos de sus compañeros y se suicidó de un disparo en la cabeza, lo que le provocó unas heridas que le ocasionaron la muerte días más tarde.

Menos de 24 horas después cinco personas perecieron, incluidos tres niños, y otra resultó herida en un tiroteo, este sábado en una vivienda en San Diego, California.

El domingo, al menos cuatro personas perdieron la vida y otras seis resultaron heridas en otro ataque armado en Fresno, en California.

El Congreso lleva más de dos décadas sin aprobar una ley que limite significativamente la posesión de armas.

Aumenta  la presión   sobre el Gobierno por el control de armas

 

EFE  / Los Ángeles

El tercer  tiroteo masivo en California en menos de una semana, que dejó el domingo cuatro muertos en una fiesta familiar, y el cuarto en Oklahoma, en el que fallecieron ayer tres personas, desataron llamados a los republicanos para aprobar leyes que prevengan la violencia armada en EEUU.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo este lunes “¡Ya basta!”, al referirse al ataque contra un grupo de personas que estaban en una fiesta en Fresno, a la que asistían cerca de 45 personas, entre ellos varios niños, la noche de este domingo.

“La tragedia diaria de la violencia armada continúa infligiendo terror y violencia en las comunidades de todo el país. Los estadounidenses merecen una acción real para mantenerlos a salvo”, dijo en un comunicado la congresista.

“Pero los republicanos continúan obstruyendo soluciones significativas y bipartidistas para proteger a nuestros niños y comunidades. La supervivencia política de nadie es más importante que la supervivencia de nuestros hijos”, añadió.

Las contundentes declaraciones de Pelosi se dan en medio de la búsqueda este lunes del sospechoso o sospechosos de disparar contra un grupo de invitados a una fiesta para ver un partido de fútbol, en un vecindario de Fresno.

Tres jóvenes asiáticos entre 25 y 30 años fueron declarados muertos en la escena del crimen, una cuarta víctima falleció en el hospital y al menos seis personas más resultaron heridas.

La mayoría de los invitados a la fiesta se encontraban dentro de una vivienda, lo que, según las autoridades, los habría salvado de las balas.

“(Mitch) McConnell debe escuchar al pueblo estadounidense y finalmente permitir una votación (en el Senado) sobre la legislación bipartidista de prevención de la violencia armada, que la Cámara aprobó hace más de 260 días”, subrayó Pelosi.

 

 

Valorar noticia

Otras Noticias