Mujeres de luto rindieron honor a caídos en protestas en Chile

“Justicia, verdad, no a la impunidad”, corearon las manifestantes en referencia a la veintena de personas que fallecieron en las movilizaciones en ese país.
sábado, 02 de noviembre de 2019 · 00:04

AFP / Santiago de Chile

En silencio y vestidas de un luto riguroso, mujeres abrieron ayer  una nueva jornada de manifestaciones masivas en Santiago, en medio de una inusitada crisis social que tras dos semanas de su inicio mantiene intacto su alto poder de convocatoria.

Un millar de mujeres fueron las primeras en copar las calles de la capital chilena, mientras que al caer la tarde la convocatoria por redes sociales a #LaMarchaMásGrandeDeTodas –simulando la movilización que el viernes pasado sumó a más de un millón de personas– movilizó a decenas de miles.

“Justicia, verdad, no a la impunidad”, corearon las manifestantes frente a La Moneda, la sede del Gobierno, al final de la primera movilización del día, rompiendo el silencio que guardaron en gran parte de su recorrido por la Alameda, la principal avenida de la capital chilena.

Con vestidos negros y pañuelos blancos rindieron honor a “los caídos”, en alusión a la veintena de personas que murieron en medio de las protestas, y además unos 1.305 heridos, de acuerdo con el  Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH).

Cargada de simbolismo, cuando el país y gran parte de la región conmemoran el día de los difuntos, la marcha tuvo momentos de tensa calma cuando las mujeres en silencio y con sus puños en alto se colocaron frente a filas de efectivos de policías que observaron sin intervenir.

Dos semanas de protestas

Las protestas, que comenzaron hace 15 días contra un alza de las tarifas del ferrocarril metropolitano, derivaron en un intenso y extendido movimiento contra el Gobierno y las políticas implementadas en el país.

El INDH llevó a la justicia querellas por tortura, violencia sexual supuestamente cometidas por las fuerzas de seguridad, que en la primera semana estuvieron reforzadas por militares que patrullaron las calles en medio de un estado de emergencia decretado por el derechista Sebastián Piñera.

Las denuncias sobre supuestos abusos de las fuerzas de seguridad llevaron a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, a enviar al país una misión para verificar la veracidad de las acusaciones.

La crisis social, la más fuerte desde el retorno a la democracia en 1990, obligó a Piñera a cancelar el encuentro de líderes del foro económico APEC y la cumbre del clima de la ONU COP25, que se celebraría en pocas semanas en Santiago.

Plaza Italia, epicentro

En medio de un feriado extendido en Chile, convocados través de las redes sociales los  manifestantes se reunieron masivamente en la céntrica plaza Italia, epicentro de las movilizaciones desde hace unos 15 días.

A unas 20 cuadras de La Moneda, las banderas chilenas y las que representan a los mapuches –principal etnia del país– ondeaban en el centro de la plaza, mientras las fuerzas especiales de Policía resguardaban el lugar para evitar desmanes.

“No vamos a bajar los brazos hasta que el Gobierno responda pro los muertos, nos sentimos traicionados por este gobierno”, señaló  a la AFP Marco, estudiante de 22 años que se dirigía  la protesta. Más temprano, la Policía dispersó con gases lacrimógenos y agua a estudiantes que se manifestaron frente a la sede del Gobierno.

Nueva Constitución, una reforma al sistema de pensiones debido a las rentas mínimas que se perciben de los fondos privados  y salud, todos heredados de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), son los reclamos que lideran las protestas.

Piñera cambió parte de su gabinete 10 días después de que estallaron las protestas, pero la remoción de ocho ministros, incluido el cuestionado titular del Interior, Andrés Chadwick, fueron insuficientes para frenar la mayor crisis social en el país.

COP: Ratifican a Madrid como la sede de cumbre sobre el clima

Madrid acogerá la próxima cumbre del clima, COP25 del 2 al 13 de diciembre, una ciudad  donde pueden reunirse hasta 25.000 personas y que supone un reto logístico para resolver en cuatro semanas dos espacios cercanos entre sí para albergar las negociaciones y eventos alternativos y suficientes plazas hoteleras y transporte público.

La secretaría de la ONU sobre Cambio Climático, con sede en Bonn, anunció  la decisión de que la próxima cumbre del clima se celebre en la capital española, después de que Chile decidió renunciar al evento por su situación de conflictos y movilizaciones internas y España se ofreciera como alternativa.

“Nos complace anunciar que la Mesa de la COP ha acordado que la COP25 tendrá lugar del 2 al 13 de diciembre en Madrid, España”, indicó en un comunicado la secretaria ejecutiva de la agencia, Patricia Espinosa.

Tras conocerse la decisión, el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, afirmó en Twitter que España trabaja “desde ya” para garantizar el desarrollo de la COP25.

Es una “excelente noticia”, según Sánchez, quien recordó que su gobierno mantiene “su firme compromiso por un progreso duradero y una transición ecológica justa”.

La Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre cambio climático (COP, por sus siglas en inglés) es el órgano en el que se reúnen los 195 países firmantes de la convención, que en 1994 reconoció el cambio climático, para adoptar decisiones en torno al clima en todo el mundo.

Leyenda