Asustado por Bolivia, Ortega arremete contra opositores

Sandinistas advirtieron a los contrarios al régimen que “no se enreden” por lo ocurrido en Bolivia porque en Nicaragua “los revolucionarios están armados”.
miércoles, 20 de noviembre de 2019 · 00:04

AFP  / Managua

La renuncia forzada del expresidente boliviano Evo Morales despertó temores en el gobernanate Frente Sandinista de Nicaragua, que desató una agresiva campaña con amenazas de cárcel y balazos contra sus opositores. 

Dirigentes del partido del presidente Daniel Ortega advirtieron a opositores que “no se enreden” por lo ocurrido en Bolivia porque en Nicaragua “los revolucionarios están armados”. 

 Para la oposición, esos mensajes son una forma de atemorizar a la población para que no se manifieste. “Entramos a una etapa de radicalización del régimen producto del miedo que sienten al ver lo que pasó en Bolivia”, reaccionó en Twitter el exdiputado opositor Elíseo Núñez. 

La renovada presión la vive un grupo de mujeres que inició una huelga de hambre en un templo católico en la ciudad sureña de Masaya para exigir la liberación de 130 opositores presos.  

La Policía y simpatizantes sandinistas rodearon la iglesia para asediar a las huelguistas e impedir que sus allegados les lleven agua. Nicaragua arrastra las consecuencias de la crisis política iniciada por las manifestaciones de 2018 que pusieron en jaque al gobierno de Ortega, cuyas fuerzas de seguridad reprimieron las protestas dejando 325 muertos, centenares de detenidos y 62.500 exiliados, según grupos humanitarios. 

Evo Morales renunció el 10 de noviembre luego de tres semanas de protestas a raíz de denuncias de irregularidades en los comicios del 20 de  octubre. Morales dimitió tras perder el apoyo del Ejército y la Policía. Ortega, un aliado de Morales, atribuyó su caída a “un golpe de Estado”, y advirtió que tendrá como consecuencia la pérdida de credibilidad en los procesos electorales. 

“Hemos apostado a la vía electoral, pero lo de Bolivia es una prueba de fuego para que se pueda sostener la mínima confianza en la vía electoral”, declaró Ortega la semana pasada en un acto público. De lo contrario, advirtió, “los pueblos se sentirán con todo el derecho de tomar las armas para buscar el poder por la vía revolucionaria”. 

El economista Juan Sebastián Chamorro, miembro de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), calificó lo dicho por Ortega como una “bravuconada” y una amenaza de destruir lo poco que queda de institucionalidad.

“Aquí los revolucionarios estamos armados (Policía, Ejército y pueblo) y si algo sabemos hacer los sandinistas es vencer”, expresó en Twitter Carlos Fonseca Terán, hijo del fallecido fundador del FSLN, Carlos Fonseca Amador. Juan Carlos Ortega, hijo del mandatario, acudió la semana pasada con un grupo de seguidores a las oficinas de la cúpula empresarial, donde recordó una frase del líder nacionalista Augusto Sandino: “La libertad no se conquista con flores, sino a balazos”.  Empresarios interpretaron sus palabras como una amenaza en su contra. 

 

  ONU pide que cese la persistente represión

 La oficina de la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, instó ayer al Gobierno de Nicaragua a cesar “la persistente represión” de opositores, luego de que partidarios de Daniel Ortega irrumpieran en dos iglesias donde huelguistas de hambre exigían la liberación de unos 139 presos políticos.

“Estamos muy preocupados por la situación de 13 personas que como forma de protesta entraron en una iglesia en Nicaragua, que luego fue rodeada por la Policía”, dijo Rupert Colville, portavoz de la Alta Comisionada.  “El Gobierno debe terminar con la persistente represión de la disidencia y las detenciones arbitrarias, y abstenerse de criminalizar y atacar a los defensores de los derechos humanos, opositores políticos y cualquier otra voz disidente”, agregó.  Fuerzas policiales mantienen rodeados los alrededores donde grupos de opositores están en huelga de hambre.

 

 Huelga de  hambre

  •  Presión 11 mujeres iniciaron el jueves pasado una huelga de hambre en la iglesia San Miguel de Masaya,   para exigir la liberación de los opositores presos. Desde entonces, la Policía mantiene sitiada esa parroquia para impedir el acceso a las huelguistas y las autoridades cortaron el servicio de agua.
  •  Acoso  El lunes,  otros nueve opositores se declararon en huelga de hambre en la Catedral de Managua como parte de la misma campaña. Los uniformados también sitiaron y cortaron el acceso a la catedral, pero horas después ingresaron con violencia los partidarios del  Gobierno.
  • Refugio Fuentes de la oposición confirmaron que los huelguistas lograron refugiarse en una instalación anexa  a  la Catedral para continuar su ayuno.
1
32