Camioneros se suman a las protestas en Chile por tarifas

Además de los transportistas, jóvenes llegaron hasta el distrito financiero de la capital. Piñera avala la investigación sobre el exceso de fuerzas del orden.
jueves, 07 de noviembre de 2019 · 00:04

EFE y AFP / Santiago de Chile

 Docenas de camiones realizaron ayer una marcha lenta por las autopistas de acceso y circunvalación de Santiago de Chile en protesta contra las tarifas por el uso de las carreteras del país, lo que generó un caos vehicular en plena hora punta en la capital.

La manifestación sobre ruedas fue convocada por el colectivo “No+TAG”, quienes consideran “abusivos” los precios a pagar a diario o de forma mensual para transitar por las autopistas, después de dos días de jornadas de negociación con el Gobierno y de no obtener resultados.

Los camiones comenzaron su recorrido en el sur de Santiago y circularon a una velocidad anormalmente reducida por la Ruta 5, que forma parte de la autopista Panamericana, con dirección hacia el centro de Santiago.

Las banderas de Chile asomaban por las ventanillas de las cabinas de los camiones y las bocinas anunciaban la llegada de la caravana, que no bloqueó por completo la calzada y permitió el tránsito por un carril.

Lemas como “No+TAG, yo soy PyMe” o “No+Abusos” podían leerse pintados a brocha en las carrocerías de los camiones y también en taxis y vehículos particulares que se unieron a la movilización camionera. 


Entre las principales reivindicaciones de los manifestantes se encuentra la rebaja de un 80% en el precio del sistema TAG, en el que los vehículos deben llevar un dispositivo que, a modo de telepeaje, registra los trayectos que cada coche, moto, autobús o camión hace por estas carreteras, de propiedad privada.

Existen dos maneras de pago: bien mensual para libre uso de cada calzada, que se paga por separado ya sea una u otra autopista de la capital por la que se circule, o bien por uso unitario y dependiendo de cuántos peajes se crucen. Cada vez que un vehículo pasa por uno de ellos, un pitido se registra en el  TAG del coche y genera una orden de pago.

Los precios alcanzan 120 mil  pesos (165 dólares) al mes en autopistas por vehículo.

Las protestas sociales llegaron ayer  al centro comercial Costanera Center, la puerta de entrada al distrito financiero y las zonas acomodadas de Santiago, hasta ahora indemnes de las manifestaciones que sacuden Chile.

Foto:EFE 

A dos semanas y media del estallido, cientos de personas -en su mayoría jóvenes- llegaron hasta el centro comercial, el más grande de Sudamérica y con la torre más alta de la región, para protestar por reformas sociales y en contra del Gobierno.

La Policía acordonó el lugar y la administración decidió cerrar las puertas después del mediodía tras evacuar a sus trabajadores. Locales comerciales aledaños resguardaron con madera y latones sus vitrinas y se vivía un ambiente de tensión en el barrio de Providencia, un sector comercial de clase media alta, a pocas cuadras del Costanera Center. Empleados de cafés, restaurantes y bancos estaban ansiosos por salir de esta zona antes de que se iniciaran los disturbios.

“Llegó la hora de llegar al oriente”, el este acomodado de la capital, decía una de las convocatorias anónimas difundidas en redes sociales, en la que se explicaba que era el momento “de que el empresariado sienta el descontento del pueblo” y “las clases se unan”.

El Gobierno chileno no tiene “nada que ocultar” sobre el accionar de las fuerzas de seguridad e investigará cualquier exceso cometido en medio de la extendida crisis social que sacude al país, sostuvo   el presidente Sebastián Piñera.

La afirmación del mandatario se produce en medio de denuncias y formalizaciones judiciales a agentes de las fuerzas de orden por abusos y torturas y el pedido de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para realizar una visita al país, sumándose a la misión de la Alta Comisionada de ONU para los DDHH que ya está en Chile.

“Establecimos transparencia total en las cifras porque no tenemos nada que ocultar”, dijo.

Nueve organismos internacionales de DDHH   arribaron  a Chile “para escuchar testimonios de víctimas de posibles vulneraciones y violaciones de derechos humanos”, dijo  Paulina Acevedo  del Observatorio Ciudadano que coordina la misión.

Foto:EFE 

Piñera ofrece ingreso mínimo de $us 475 para los trabajadores

 El presidente de Chile, Sebastián Piñera, firmó  un proyecto de ley que establece un ingreso mínimo para los trabajadores de 350 mil pesos (unos 475 dólares), una de las medidas de la agenda que lanzó en respuesta a la crisis social.

Se trata de un subsidio estatal que beneficiará a 540 mil  trabajadores en situación de vulnerabilidad cuyos sueldos superan el salario mínimo (301 mil pesos o 409 dólares) pero no llegan a los 350 mil pesos.

“Casi todos los beneficiarios de ese subsidio del Estado trabajan en PyMes”, dijo Piñera en una ceremonia en la sede del Ejecutivo, en la que subrayó que esa medida tendrá un “costo muy importante” para las arcas fiscales, de unos 190 mil millones de pesos (unos 258 millones de dólares) el primer año. “Con esto estamos respondiendo con hechos y no solamente con buenas intenciones a lo que la gente ha demandado con tanta fuerza”, añadió Piñera.

El ingreso mínimo garantizado es uno de los puntos de la agenda social que Piñera presentó el 22 de octubre pasado, en el momento más álgido del estallido social.

El plan del mandatario incluye también subir las pensiones, reducir los sueldos de los parlamentarios, mejorar la sanidad pública y estabilizar los precios de servicios como la electricidad o el metro, entre otras medidas.

El jefe de Estado chileno  destacó ayer  que es una agenda “muy vasta” que cubre temas “muy sensibles y muy demandados por los chilenos”, y que beneficiará a más de 15 millones de ciudadanos. (EFE).