Lula sale libre luego de 580 días preso y apunta hacia Bolsonaro

“Trabajaron para criminalizar a la izquierda, a Lula y al PT”, dijo el exmandatario. Acotó que seguirá luchando por su pueblo.
sábado, 09 de noviembre de 2019 · 03:14

EFE y AFP / Sao Paulo

 El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) dejó ayer  la cárcel tras pasar 580 días preso . Prometió  “seguir luchando para mejorar la vida del pueblo brasileño” y apuntó contra las políticas del presidente Jair Bolsonaro.
  

El expresidente brasileño se benefició por una decisión del Tribunal Supremo, recurrirá en libertad una condena a ocho años y 10 meses por corrupción pasiva y blanqueo de dinero.

Eran las 17:41 hora local cuando el carismático líder del Partido de los Trabajadores (PT) abandonó la sede de la Policía Federal de Curitiba, capital del estado de Paraná (sur) y se echó en brazos de los familiares, simpatizantes y correligionarios que le esperaban a sus puertas.

Al grito “¡Lula libre!, ¡Lula libre!”, el exjefe de Estado, de 74 años, quedó en libertad tras verse beneficiado por una ajustada decisión tomada en la víspera por el Tribunal Supremo de Brasil, que declaró inconstitucional la prisión de una persona condenada antes de que se agoten todos los recursos en la justicia.

Sus primeras palabras al salir del presidio fueron para agradecer el apoyo de los militantes que durante un  año y siete meses acamparon a las puertas de la Policía Federal en señal de solidaridad.

Además, aprovechó para criticar duramente a los integrantes de la Lava Jato, la mayor operación contra la corrupción en la historia de Brasil. “Necesitaba resistir para luchar contra el lado podrido del Estado, de la Policía Federal, del Ministerio Público, de la justicia. Trabajaron para criminalizar a la izquierda, a Lula y al Partido de los Trabajadores”, dijo un emocionado Lula.

“Salgo de aquí con un gran sentimiento de agradecimiento. Quiero probar que este país puede ser mucho mejor cuando tenga un Gobierno que no mienta en Twitter como hace (Jair) Bolsonaro”, manifestó.


Lula, que se benefició de una decisión del Supremo que deroga el encarcelamiento en segunda instancia, estuvo preso un año y siete meses por una condena promulgada por Sergio Moro, hoy ministro de Justicia, que le consideró culpable por corrupción pasiva y lavado de dinero por beneficios recibidos de una constructora. “Hay un grupo de mafiosos en este país. Ese golpe que hicieron para intentar, liderados por la red Globo (TV), ponerme como un ladrón”, acusó el antiguo líder sindical.

También atacó a Moro, quien fue nombrado por Bolsonaro: “Si tomamos a Dallagnol (otro de los jueces que lo procesó), Moro y otros inspectores y los metes dentro de un exprimidor, lo que sobra de ellos no es ni 10 % de la honestidad que yo represento en este país”.

De sus planes de futuro, adelantó que viajará a Sao Paulo, donde espera encontrarse con su familia. “Mañana me encuentro en el sindicato y después las puertas de Brasil estarán abiertas para que lo pueda recorrer”, puntualizó.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y la futura vicepresidenta, Cristina Fernández, celebraron que cese la “persecución” y la “privación ilegítima de la libertad” del exmandatario. “Conmueve la fortaleza de @LulaOficial para afrontar esta persecución (sólo esa definición le cabe al proceso judicial arbitrario al que fue sometido). Su entereza demuestra no sólo el compromiso sino la inmensidad de ese hombre. ¡Viva #LulaLivre!”, escribió en Twitter Fernández.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro,  también celebró la decisión judicial al igual que el futbolista Diego Maradona. Fernando Lugo,  expresidente de Paraguay,   destacó la entereza del exmandatario.

Exmandatario aún enfrenta nueve causas en la justicia

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva  afronta nueve procesos abiertos en la justicia, en dos de ellos ya fue condenado y todos están relacionados con  corrupción.

 Por el caso Tríplex la justicia dio por comprobado que Lula recibió sobornos a cambio de favorecer a la constructora OAS en contratos con Petrobras, los cuales se habrían materializado en la reserva y reforma de un apartamento de tres plantas en Guarujá, en Sao Paulo. 

Condenado el 12 de julio de 2017 a nueve años y seis meses por el entonces juez Sergio Moro, la pena bajó   a ocho años y 10 meses.

Por una  casa en Atibaia fue  condenado a 12 años y 11 meses Se lo acusa de haberse beneficiado de las reformas millonarias que tres constructoras, entre ellas OAS y Odebrecht, realizaron en una casa de campo.

Un juez de Brasilia aceptó en 2018 una denuncia contra Lula y la expresidenta Dilma Rousseff,   acusados de integrar una supuesta red corrupta dentro del PT y recibir sobornos. Por el caso Odebrecht y otros más,  hay seis  causas abiertas. (EFE).

 

 

27
64