Argentina: Fernández asume el mando con invitados especiales

Asistirán el presidente de Cuba y el mandatario electo de Uruguay, un enviado de Bolsonaro y otro del Gobierno de China. Se prevé la presencia de Evo Morales.
martes, 10 de diciembre de 2019 · 00:04

EFE / Buenos Aires

Con la llegada a Buenos Aires de los primeros invitados internacionales, como el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y la confirmación del envío  del representante del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, Argentina inició la cuenta atrás para la envestidura de Alberto Fernández como jefe de Estado hoy. 


La asunción del peronista en medio de una severa crisis económica culmina así la transición iniciada el 27 de octubre pasado, día en que Fernández y su compañera de fórmula para la Vicepresidencia, la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) ganaron las elecciones con el 48,24% de los votos frente el 40,28% obtenido por el actual mandatario, el conservador Mauricio Macri.

El 10 de diciembre de cada cuatro años es la fecha elegida para la asunción presidencial -si no hay elecciones anticipadas- desde que ese día de 1983 tomó posesión Raúl Alfonsín, primer mandatario democrático tras la última y más cruenta dictadura militar argentina (1976-1983).

Para la ceremonia  de este año se ha confirmado la asistencia del presidente de Chile, Sebastián Piñera; el de Paraguay, Mario Abdo Benítez y el de Uruguay, Tabaré Vázquez, que llegará con el mandatario electo Luis Lacalle Pou, a quien cederá el cargo el 1 de marzo próximo.

Bolsonaro, quien había anunciado que no enviaría a ningún representante a la investidura de Fernández como presidente argentino, cambió de opinión y designó para ello al vicepresidente Hamilton Mourao.

La decisión de Bolsonaro fue confirmada por fuentes de Presidencia luego de varias idas y vueltas en relación a la representación brasileña en la toma de posesión del nuevo mandatario de un país que es considerado como uno de los más estratégicos socios de Brasil.

El ultraderechista Bolsonaro, quien tiene profundas diferencias ideológicas con el peronista Fernández, ya había avisado de que no pretendía acudir a la investidura y había encargado representar a Brasil a su ministro de Ciudadanía, Osmar Terra.

Sin embargo, por razones que no fueron aclaradas, el propio jefe de Estado decidió este fin de semana que Terra ya no iría y que su Gobierno sería representado en Buenos Aires por el embajador del país en Argentina, Sérgio Danese. Ayer, sin embargo, en unas breves declaraciones, Bolsonaro dio a entender que esa decisión no era definitiva y hasta deslizó que todo dependería de qué autoridades estarían presentes  en los actos.

“Primero estoy analizando su lista de invitados (de Fernández). Cuando yo asumí aquí no invité a algunas autoridades”, declaró, para añadir que las relaciones comerciales con el país vecino no serán alteradas por sus diferencias políticas con el nuevo mandatario.


El cubano Miguel Díaz-Canel, que fue el primero en llegar en la tarde del domingo  ya desarrolla una intensa agenda de actividades que comenzó  con un encuentro con empresarios  argentinos y siguió con una ofrenda floral en el monumento al libertador  José de San Martín.

De otros países llegarán altos representantes de Gobierno, como es el caso de China, de donde ya arribó el vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional  Arken Imirbaki, enviado especial del presidente Xi Jinping y que invitó a Fernández a visitar su país.

De España llegará la nueva presidenta del Senado, Pilar Llop.

El viernes pasado expresidente boliviano  Evo Morales, asilado en México, llegó a Cuba en “un viaje temporal”, informó la cancillería mexicana. Se especula que desde allí podría seguir camino a Argentina, donde además vive la mayor colectividad boliviana fuera de su país y se instalaron hace pocos días sus dos hijos.

Fernández calificó la crisis de Bolivia como un golpe de Estado. La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, no estará presente en su asunción.

Por México, asistirá la secretaria de la Gobernación, Olga Sánchez, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras que los cancilleres Gustavo Meza Cuadra representarán a Perú y Denis Moncada a Nicaragua.

 La guitarra en la Casa Rosada

 Hoy, Alberto Fernández  cuando se convierta en presidente del país su guitarra entrará con él en la Casa Rosada.

Entre quienes han estado al frente del Gobierno argentino, el peronista será el jefe de Estado más cercano al rock nacional, dentro del cual destaca su pasión por  Litto Nebbia, en una afición que incluso se refleja en otras como su amor por los animales: su perro se llama Dylan por Bob.

“Es un gusto que viene inclusive antes de sus intereses políticos (...). El año en que empezó a comprar sus primeros discos fue también el año en que empezaba a militar, que por otro lado fue un año muy importante para ambos aspectos en Argentina, 1973”, dice el profesor de cultura rock y periodista Juan Ignacio Provéndola. (EFE)

“El riesgo de default es muy alto”, dice nuevo  mandatario  

A pocas horas del traspaso de mando, el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández aseguró  que “el riesgo de default es muy alto” y culpó a Mauricio Macri de la situación económica del país.

 En declaraciones a radio Nacional, informó que anunciará en breve medidas orientadas a reactivar la golpeada economía del país suramericano.  

Afirmó que la de Macri “es una gestión que no ha dejado en pie a nadie” y culpó al mandatario saliente por el alto nivel de endeudamiento del país.

En su criterio si los mercados reaccionaron adversamente en los últimos meses, la “culpa” es del presidente saliente.”Si eso ocurrió porque los mercados pensaban que si ganábamos nosotros venía ese populismo chavista del que hablaba Macri, la culpa es de Macri por haber mentido. Nosotros no somos eso”, puntualizó.

“La verdad es que lo único que vieron los mercados es lo que es evidente: que el Estado nacional argentino está impedido de poder pagar en tiempo y forma, y el riesgo de caer en el default (cese de pagos) es muy alto”, añadió.

Según Fernández se debe poner a funcionar la economía, porque se lleva 19 meses de caída de la actividad industrial y más de dos años de caída de consumo.

 Añadió que se estudiará una mejora de salarios y las medidas a adoptar tienen que ver  con  “poner  recursos en los bolsillos de la gente que menos tiene” y “revisando algunos precios que en los últimos meses han crecido de modo incomprensible en algunos productos” como alimentos y medicamentos. (EFE)

 

 

 


   

115
33