Argentina: destinan $us 1.000 MM para lucha contra el hambre

sábado, 21 de diciembre de 2019 · 00:04

 EFE / Buenos Aires

El Gobierno argentino, encabezado por el peronista Alberto Fernández, anunció  que asignará un presupuesto de 60.000 millones de pesos, unos 1.000 millones de dólares, para la lucha contra el hambre, un problema acuciante debido a la severa  crisis económica del país.

Así lo anunció el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, posterior a la primera reunión del Consejo Federal Argentina contra el Hambre desde que se constituyó el nuevo Ejecutivo argentino el   10 de diciembre.

El encuentro, que congregó a productores de alimentos, asociaciones de supermercados, empresarios, dirigentes sociales y sindicales, constituye el primer paso para que en marzo del año próximo “prácticamente el conjunto del país” esté cubierto con este plan. Para llevarlo a cabo, el ministro señaló que el Gobierno empleará 60.000 millones de pesos, encaminados a cubrir las necesidades de cuatro millones de personas.

Según detalló Arroyo, el plan estaba previsto que arrancara el próximo febrero, pero debido a la situación de necesidad del municipio de Concordia, situado en la provincia de Entre Ríos (noreste), el Gobierno decidió adelantar allí la distribución de las tarjetas de alimentos.

El ministro informó que desde ahora los habitantes de este municipio, “en especial las madres”, podrán acceder a una tarjeta del estatal Banco Nación, que no permite extraer dinero del cajero pero sí comprar alimentos, “los que quieran y de la forma que quieran”. En ese sentido, habrá dos montos: uno de 4.000 pesos mensuales (66 dólares) para las madres con un hijo menor de 6 años y otro de 6.000 pesos (100 dólares) para las que tengan dos o más hijos.

“Claramente es una política que apunta a resolver el problema del hambre y la malnutrición en Argentina”, aseveró Arroyo, antes de agregar que cada tarjeta codifica las compras, de forma que un grupo de nutricionistas podrá orientar a su propietario sobre qué alimentos consumir.

Según el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de Argentina, Concordia es la localidad más pobre del país suramericano, con un 52,9 % de personas viviendo bajo la línea de la pobreza y el 15,4 % está en situación de indigencia.

Asimismo, Arroyo anunció que a principios de enero el Gobierno realizará un cronograma “para todo el país”, al tratarse de un plan “con varias etapas”, con el objetivo de que en marzo las tarjetas alimentarias ya hayan cubierto un 80% del territorio.

El Gobierno concede prioridad a las familias con niños menores de seis años por dos razones: la primera, porque “mes a mes baja el consumo de leche en Argentina”, con un 14% de los menores en una situación de inseguridad alimentaria severa; y la segunda por controlar la nutrición de una generación de “chicos petisos (de baja estatura) y obesos”. En marzo se pondrá en marcha un observatorio para realizar un seguimiento del plan, con universidades y otras instituciones sociales, lo que supone “la primera vez en Argentina que una política pública se va a seguir en tiempo real”.

En el primer semestre de 2019 la pobreza afectaba en Argentina al 35,4% de la población urbana -dentro del cual el 7,7 % es indigente-, lo que supone 2,4 puntos más que en el semestre anterior y 8,1 por encima de la del primer semestre de 2018.

La primera reunión en la Casa Rosada fue encabezada por el presidente Alberto Fernández, que en su intervención afirmó que “este no es un plan del Gobierno, es el plan de Argentina”.

“Por una vez olvidémonos de nosotros, de quiénes somos, de cómo pensamos, de qué representamos, y admitamos lo indigno que es ser parte de una sociedad que no se preocupa por el que tiene hambre”, aseguró el nuevo  mandatario argentino durante su intervención.

Concretan  la primera emisión de deuda

El nuevo Gobierno argentino, del peronista Alberto Fernández, concretó ayer  su primera colocación de deuda por 18.846 millones de pesos (299,1 millones de dólares) a una tasa de interés del 44,76%, informó el Ministerio de Economía.

La deuda se emitió en Letras del Tesoro en pesos y con vencimiento el 22 de junio de 2020.

El Palacio de Hacienda recibió ofertas por 21.501 millones de pesos (358,3 millones de dólares), de los que se adjudicó un total de 18.846 millones. Es la primera colocación de deuda en cuatro meses, luego de que el anterior Gobierno del conservador Mauricio Macri (2015-2019) tuviera que declarar desierta una licitación por falta de oferta.

La crisis económica que atraviesa Argentina llevó a Macri a iniciar un proceso de renegociación de los plazos de vencimiento de la deuda soberana. (EFE).

Agilizan  ley que busca incrementar los ingresos}

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley de emergencia económica y social que preparó el Gobierno y ayer el Senado se aprestaba a dar su respaldo al programa. 

La sesión estuvo conducida por la titular de la cámara alta, la vicepresidenta del país,  Cristina Kirchner.

El proyecto propone un impuesto de 30% sobre operaciones que van desde la compra de moneda extranjera hasta el pago con tarjetas de crédito en el exterior, extracciones de efectivo en el exterior o el pago en Argentina de plataformas como Netflix o Spotify. 

Otras medidas de impacto en la sociedad son el aumento en la tasa del impuesto a los bienes personales (la riqueza) y una fuerte alza a los tributos a importaciones de autos de alta gama, para rescatar de la crisis a las fábricas locales, cuyas ventas cayeron casi 50%.

Entre las decisiones que impactan en los sectores de menores ingresos está el congelamiento de las tarifas (que crecieron entre 2.000% y 3.000% durante el macrismo) y una moratoria y plan de pago a 10 años de las deudas de las PyMes, castigadas estos años por el derrumbe del consumo.

Para incrementar los débiles ingresos fiscales, la ley aumenta a 33% el impuesto a la soja y derivados, el mayor producto exportable, lo que despertó tensión con las patronales agropecuarias. El nuevo presidente Alberto   Fernández está negociando con el FMI y acreedores privados un plazo de gracia de dos o tres años para pagos de la deuda con las arcas exhaustas.

 

1
6