18 muertos y 16 heridos en riña en una cárcel de Honduras

Se decomisaron cinco armas de fuego, calibre 9 milímetros, las cuales supuestamente fueron utilizadas por los presos en el penal.
domingo, 22 de diciembre de 2019 · 00:03

EFE  / Tegucigalpa

La muerte de 18 presos en un tiroteo evidencia que en las cárceles de Honduras están al descubierto el tráfico de armas y la infiltración del crimen en los presidios, considerados una “bomba de tiempo”, por el hacinamiento y otras condiciones precarias en las  que viven los reclusos.

El hecho violento se produjo en la tarde  del viernes en la cárcel de Tela, departamento caribeño de Atlántida, donde se dio un tiroteo entre reclusos que se saldó con 18 muertos y 16 heridos. Las autoridades han decomisado en las últimas horas cinco armas de fuego, calibre nueve milímetros, las que supuestamente fueron utilizadas por los presos en el penal.

La matanza se registra dos días después de que una junta interventora de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional (Fusina) tomara el control del sistema penitenciario por orden del Poder Ejecutivo para garantizar el correcto funcionamiento de los presidios.

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, lamentó la matanza en el penal y se preguntó “cómo introdujeron armas y tantas municiones” a la cárcel.

Señaló que este hecho debe “llamar poderosamente la atención” de las autoridades,  pues el decreto ejecutivo ordena que la junta debe tomar el control total del sistema penitenciario a partir de su publicación en el diario oficial La Gaceta, pero lo están haciendo de manera paulatina.

“Es realmente una catástrofe para las familias que creen que en las cárceles  sus familiares va a estar seguros”, subrayó Ayestas.

Los responsables de los hechos violentos en las cárceles son “las Fuerzas Armadas, la Policía, gente de alta cúpula que se vinculó con el crimen organizado y las drogas”, dijo Carlos del Cid, del Observatorio Ecuménico Internacional de Derechos Humanos.

Después de la reyerta varias decenas de familiares aguardaban frente al penal en espera de información, una situación que se tornó dramática por los gritos y llanto desgarrador de muchas personas.

Hasta el momento se desconoce el motivo de la revuelta y las autoridades de la Fusina han indicado que están a la espera de “un informe más específico” al respecto.

El portavoz de la Fusina, José Coello, indicó que las autoridades penitenciarias continuaban ayer  con las “operaciones de requisa” en los diferentes módulos de la cárcel de Tela para confirmar si hay más armas de fuego.

La junta interventora informó ayer  de la suspensión temporal del director de la cárcel de Tela, cuya identidad no fue revelada “por razones de seguridad”.

La portavoz del Instituto Penitenciario, Digna Aguilar, dijo que la junta interventora decidió además enviar un “continente de agentes penitenciario para reforzar la seguridad” del presidio.

Valorar noticia