Macron no cede y la reforma de pensiones será progresiva

El ajuste pretende unificar los 42 regímenes especiales y el Gobierno promete un incremento salarial a los maestros para compensar la rebaja de sus rentas.
sábado, 07 de diciembre de 2019 · 00:04

EFE y AFP / París

Ante las protestas masivas en la calle y una huelga en el transporte que amenaza con durar, el Gobierno francés prometió  una aplicación progresiva de su proyecto de reforma de las pensiones con la esperanza de fracturar la oposición, pero está decido a llevar adelante el ajuste.

El primer ministro, Édouard Philippe, se esforzó en presentarse abierto al diálogo en la segunda jornada de paros casi totales en la compañía de ferrocarriles (SNCF) y en la entidad del transporte metropolitano de la región de París (RATP).

Dejó claros dos mensajes. El primero, que no va a renunciar a una reforma que unificará los 42 regímenes de pensiones actuales en un “sistema universal” por puntos y con el que los ciudadanos tendrán que trabajar “un poco más”, como ya ocurre en otros países. El segundo, que esos cambios no hay que hacerlos “brutalmente, con urgencia”, sino que su voluntad es que se apliquen “razonablemente, de forma progresiva”.

Hizo una mención particular para los beneficiarios de los regímenes especiales de la SNCF y la RATP que pueden jubilarse a partir de los 52 años, en lugar de los 62 años, que es la edad de jubilación voluntaria en el régimen general. Reiteró la promesa de un alza salarial a los profesores para compensar la rebaja de las pensiones que resultaría de su paso a un sistema por puntos.

Philippe no quiso dar cifras ni precisiones sobre sus concesiones con el argumento de que todavía habrá una última jornada de concertación con los sindicatos y con la patronal el lunes.


 El 90% de los trenes de larga distancia fueron cancelados, así como el 70% de los trenes regionales, la mayoría de las líneas del metro de París permanecían cerradas y los autobuses circulaban a cuentagotas.

En los aeropuertos, la situación era también caótica. La compañía aérea nacional Air France canceló por segundo día consecutivo el 30% de sus vuelos domésticos y el 10% de sus vuelos de media distancia debido a una huelga entre los controladores aéreos. 

Pero pese al temor de que el país quede bloqueado durante varias semanas, como ocurrió en 1995, cuando la ciudadanía torció el brazo del Gobierno de ese entonces que quería ya reformar el sagrado sistema de pensiones francés, la actual administración no tiene intenciones de ceder.

“Estoy convencido de que, con las organizaciones sindicales, encontraremos un buen equilibrio (...) sin renunciar a nuestra voluntad firme (...) de crear un sistema universal”, afirmó . El Gobierno no busca “la confrontación”, insistió la autoridad.

El primer ministro “sigue sordo a las exigencias del mundo del trabajo” reaccionó el sindicato CGT, principal organizador de las protestas.


La reforma de las pensiones, que es una promesa de campaña del presidente Emmanuel Macron, tiene como objetivo eliminar los 42 regímenes especiales que existen actualmente y que permiten jubilaciones anticipadas y otros beneficios a ciertas categorías profesionales.

Algunos de estos regímenes, como los que gozan los empleados de las empresas de ferrocarriles o los marinos, entre otros, fueron creados para compensar la naturaleza riesgosa o desgastante en ciertas profesiones.

En su lugar se instaurará un sistema único, por puntos, en el que todos los trabajadores tendrán de los mismos derechos.

Para el Gobierno, se trata de un sistema “más justo y simple”. Pero los sindicatos temen en cambio que el nuevo sistema atrase la jubilación, actualmente en 62 años, y disminuya el monto de las pensiones.

El transporte público  continuará el fin de semana en paro, sobre todo en París, donde nueve de las 16 líneas del metro se mantendrán cerradas, cinco funcionarán a una capacidad reducida y sólo dos, completamente automatizadas, operarán de forma normal.