Descartan intervención militar y piden a la CPI analizar crímenes

La grave situación en el país petrolero y la denegación de la asistencia humanitaria constituye “un crimen de lesa humanidad”, dice la declaración.
martes, 26 de febrero de 2019 · 00:04

AFP y EFE  / Bogotá

El Grupo de Lima descartó ayer una intervención militar en Venezuela, y más bien pidió a la Corte Penal Internacional (CPI) considerar la “violencia criminal” del régimen de  Nicolás Maduro y la grave situación humanitaria que está generando en Venezuela. 

Los países “deciden solicitar a la CPI que tome en consideración la grave situación humanitaria en Venezuela, la violencia criminal del régimen de Nicolás Maduro en contra de la población civil, y la denegación del acceso a la asistencia internacional, que constituyen un crimen de lesa humanidad, en el curso de los procedimientos que adelanta en virtud de la solicitud presentada por Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú el 27 de septiembre de 2018, y posteriormente refrendada por Costa Rica y Francia, y bienvenida por Alemania”, dice la declaración leída en Bogotá por el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

Además, el Grupo de Lima decidió “impulsar la designación por parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de un experto independiente o de una comisión de investigación sobre la situación en Venezuela, en seguimiento a la profunda preocupación por las graves violaciones de los derechos humanos en el contexto de una crisis política, económica, social y humanitaria” en ese país.

  En su declaración final tras una reunión en Bogotá, el Grupo reiteró “su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”. 

De acuerdo con el vicecanciller de Perú, Hugo de Zela, lo que buscan es el “retorno de la democracia en Venezuela (...) por medio de medidas diplomáticas, sin recurrir al uso de la fuerza”. 

“Ha quedado demostrado con los hechos del día 23 (de febrero)”, durante el intento frustrado de ingresar ayuda humanitaria a Venezuela, “que el uso de la fuerza lo único que produce son muertos y heridos los cuales causan un daño enorme a la familia venezolana y eso es precisamente lo que queremos evitar”.

En el encuentro de ayer participaron 10 de los 14 miembros del grupo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, que resolvieron incorporar a Juan Guaidó, presente en la cita.

 A la cita acudieron los presidentes de Colombia, Iván Duque; Panamá, Juan Carlos Varela; y Guatemala, Jimmy Morales, además de los vicepresidentes de Estados Unidos, Mike Pence; y Brasil, Hamilton Mourao.

En la víspera, Guaidó había pedido a la comunidad internacional mantener “todas las cartas sobre la mesa”, una posición que fue reiterada   por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, invitado a la cita en Bogotá.

Un  Pence ambiguo  mostró su confianza de que en Venezuela haya una “transición pacífica a la democracia”, pero reiteró las palabras del presidente Donald Trump, quien ha advertido que “todas las opciones están encima de la mesa”.

“Para todos aquellos miembros de las Fuerzas Armadas hoy, si toman la bandera de la democracia, el presidente Guaidó y su gobierno, así como el Gobierno de Estados Unidos acogerán su respaldo y les darán alivio de las sanciones que han sido adoptadas”, puntualizó.

  El Grupo de Lima también denunció   al régimen  de  Maduro “por estar sometiendo intencionalmente a los venezolanos, y en particular a la población más vulnerable, a una sistemática privación de alimentos y medicinas”.

 

 

 El Grupo de Lima exige una transición democrática  pacífica
      

En la declaración final, el Grupo de Lima  enfatizó de nuevo que la transición democrática en Venezuela tiene que ser llevada a cabo por los ciudadanos de ese país de forma pacífica y siempre bajo “el amparo de la Constitución”.

“(El grupo) reitera su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”, reza la declaración final, que fue leída por el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo.

En esa declaración, expresaron también “el derecho de todos los venezolanos a vivir en democracia y libertad” y, por consiguiente, reiteraron su respaldo a la celebración de elecciones libres y justas, abiertas a la participación de todas las fuerzas políticas.

Para esos comicios, reclamaron “acompañamiento y observación internacional y que sean organizadas por una autoridad electoral neutral y legítimamente constituida”.

Más temprano, Brasil, miembro del bloque, ya había descartado el recurso de la fuerza. “Para nosotros la opción militar nunca fue una opción”, dijo el vicepresidente Hamilton Mourao.  

Al término de la declaración, el canciller colombiano. Carlos Holmes Trujillo, denunció “serias y creíbles amenazas” contra Juan Guaidó y responsabilizó al gobierno “usurpador” de Maduro de lo que pueda ocurrirle. 

“Cualquier acción violenta contra Guaidó, su señora o familiares (...) obligaría a actuar colectivamente al Grupo de Lima, acudiendo a todos los mecanismos legales y políticos”, afirmó Holmes al término de una reunión en Bogotá.

 

Maduro dice que   resolverá la crisis

El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que los problemas de su país serán resueltos en “unión nacional” con su gobierno, en un mensaje que dirigió a Estados Unidos y sus países aliados en América Latina a propósito de la reunión del Grupo de Lima que se celebró hoy en Bogotá.

“Deben entender el imperio y sus lacayos que en Venezuela reina la autodeterminación de nuestro pueblo. Los problemas los resolveremos en unión nacional, con el Gobierno Bolivariano que presido. ¡Juntos por Venezuela!”, dijo el mandatario en Twitter antes del desarrollo de la reunión del foro regional.

 El líder opositor Juan Guaidó, reconocido por medio centenar de países, ofreció amnistía a los miembros de la Fuerza Armada que rompan con el gobierno de Nicolás Maduro, cada vez más aferrado a los militares para mantenerse en el poder. Antes del fin de semana, un pequeño número de oficiales de alto rango habían reconocido a Guaidó, también jefe del Parlamento. 

La línea limítrofe entre Brasil y Venezuela, tradicionalmente tranquila, vivió horas de tensión el fin de semana con el cierre decretado por Maduro para impedir el ingreso de los alimentos y medicinas donados por Estados Unidos y Brasil.  Dos camiones con ocho toneladas de suministros estuvieron parados todo el sábado en el lugar sin poder ingresar a territorio venezolano y finalmente, regresaron a una unidad militar en Pacaraima.

 Los militares brasileños, para bajar la tensión en el lugar, establecieron un cordón de seguridad.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Más de
7
70