Condenan a Lula a 12 años por un nuevo caso de corrupción

El expresidente fue sentenciado por cargos similares en otra causa; se habría beneficiado de reformas en una hacienda en Atibaia ofrecidas por constructoras.
jueves, 07 de febrero de 2019 · 00:04

EFE y AFP  / Sao Paulo

La justicia brasileña condenó ayer al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a 12 años y 11 meses de cárcel en un segundo proceso penal por los delitos de corrupción y lavado de dinero, informaron fuentes judiciales.

Lula (2003-2010) ya cumple condena desde el pasado abril por otro caso de corrupción, después de que la justicia diera por comprobado que recibió un apartamento en una playa de Sao Paulo a cambio de sobornos.

En la nueva causa, la jueza federal Gabriela Hardt consideró que Lula se benefició de las obras por cerca de un millón de reales (unos 271 mil dólares) que tres empresas -Odebrecht, OAS y Schain- hicieron en una casa de campo en Atibaia, municipio en el interior del estado de Sao Paulo.

 Hardt estimó en su sentencia que “la culpabilidad (de Lula) es elevada”, pues “recibió ventajas indebidas en función de su cargo de presidente de la República, de quien se exige un comportamiento ejemplar”. 

La casa está a nombre del empresario Fernando Bittar, un viejo amigo de la familia de Lula, que la cedió temporalmente al expresidente en 2010 para que pudiera disfrutarla con su familia.

No obstante, según la justicia, pese a no ser el propietario de la casa de campo, Lula se benefició ilegalmente de las reformas en la misma por parte de empresas que fueron favorecidas en su Gobierno con contratos amañados con la petrolera estatal Petrobras.

La condena se dio en el marco de la Operación Lava Jato (lavadero de autos), que desde 2014 inculpó o enjuició a decenas de empresarios y políticos de primer plano, relacionados con una red de sobornos centrada en la petrolera estatal. 

Lula enfrenta varias otras causas penales, pero se declara inocente en todas y denuncia una conspiración político-judicial para impedir que el Partido de los Trabajadores (PT), del cual fue cofundador en 1980, vuelva al poder.

Además de Lula, la jueza Hardt condenó a algunos empresarios, entre ellos al expresidente de OAS José Adelmario Pinheiro Neto (un año y siete meses de prisión); a Emilio Odebrecht, patriarca del grupo Odebrecht (tres años y tres meses de cárcel), y a su hijo Marcelo Odebrecht (cinco años y cuatro meses de detención).

Se trata de la segunda sentencia en menos de dos años contra Lula, de 73 años, quien se encuentra detenido desde el pasado 7 de abril en la sede de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, por orden del entonces magistrado Sergio Moro.

Moro comandó en primera instancia la operación que destapó las corruptelas en Petrobras, si bien dejó el cargo a finales del año pasado para poder asumir en enero el Ministerio de Justicia en el gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

El juez fue sustituido entonces por Hardt, quien interrogó a Lula el pasado noviembre sobre el caso por el que ha sido condenado.

Las penas de prisión en Brasil son acumulables, pero en total no pueden exceder los 30 años. 

La noticia, con un retrato de Lula, fue tuiteada por el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, quien durante la campaña prometió que, de ser electo, el exlíder sindical iba a “pudrirse en prisión”. La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, denunció la sentencia. “La persecución de Lula no para”, afirmó.

Las ocho  causas abiertas contra el expresidente brasileño

Estos son los ocho procesos en los que Lula está imputado, en dos de los cuales ya ha sido condenado:

1. Caso de Tríplex: corrupción pasiva y lavado de dinero. Condenado el 12 de julio de 2017 a nueve años y seis meses por el entonces juez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia y Seguridad en el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

2. Casa en Atibaia: corrupción pasiva y lavado de dinero. Condenado ayer a 12 años y 11 meses por la jueza de primera instancia Gabriela Hardt, sustituta temporal de Moro.

3. Trama en el PT: asociación ilícita. Un juez de Brasilia aceptó en noviembre pasado una denuncia contra Lula y la expresidente Dilma Rousseff (2011-2016), acusados de integrar una supuesta red corrupta dentro del PT.

4. Caso Guinea Ecuatorial: lavado de dinero. En el primer proceso que responde en Sao Paulo, Lula es acusado de haberse valido de su influencia para influir en decisiones del Gobierno de Guinea Ecuatorial con el objetivo de favorecer los negocios del grupo brasileño ARG en el país africano.

5. Instituto Lula: corrupción pasiva y lavado de dinero en la investigación del Lava Jato. Según la acusación, recibió sobornos de Odebrecht a través del exministro Antonio Palocci, también implicado por el caso Petrobras y quien decidió cooperar con la justicia. 

6. Contratos en Angola: corrupción pasiva, tráfico de influencia, lavado de dinero y asociación ilícita

7. Incentivo fiscal para empresas de vehículos y aviones de caza: tráfico de influencias, lavado de dinero y asociación ilícita. La Fiscalía lo acusa de interceder ante   Dilma Rousseff,

8. Operación Zelotes: corrupción pasiva. Acusado de firmar un decreto, a cambio de supuestos sobornos  en favor de empresas del sector automotriz mediante una prórroga de los beneficios tributarios.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

38
3

Otras Noticias