Chile enfrenta incendios en el sur e inundaciones en el norte

Las llamas avanzan destruyendo terrenos de gran riqueza para el ecosistema, pero todavía están lejos de los grandes poblados.
sábado, 09 de febrero de 2019 · 00:04

  AFP  / La Araucanía, Chile

 Chile combate desde ayer incendios forestales que desde hace días consumen miles de hectáreas en el sur, pero en simultáneo debe trabajar para capear los daños provocados por inundaciones que amenazan la producción de los mayores yacimientos de cobre ubicados en el norte del país. 

Con las regiones sureñas del Biobío, La Araucanía y Los Ríos bajo Estado de Excepción Constitucional por Catástrofe –mecanismo que permite destinar recursos económicos y desplegar efectivos militares en la zona–, la tarea de los brigadistas forestales se centró este viernes en generar caminos que impidan el avance de las llamas.

 “El antecedente numérico que tenemos es que durante la última semana se vieron afectadas 13.000 hectáreas. En términos generales ha ido mejorando (la situación), sin embargo, no podemos perder el ímpetu en la lucha contra el fuego”, dijo a la AFP Rodrigo Pino Riquelme, jefe del operativo desplegado en la zona de catástrofe. 

El funcionario destacó la ayuda que reciben los brigadistas de la Corporación Forestal Nacional (CONAF) a través de aeronaves, las cuales descargan grandes cantidades de agua en medio de los focos ígneos, facilitando la tarea de los equipos de emergencia desplegados en zonas extensas y con tupida forestación. 

En Galvarino, ubicado a unos 670 kilómetros de Santiago, región de La Araucanía, el combate al fuego cuenta desde ayer viernes con la ayuda de un potente avión estadounidense con capacidad para lanzar 36.000 litros de agua y con alta tecnología que permite definir con exactitud cuáles son los puntos de descarga más eficaces. 

Las llamas avanzan por zonas rurales destruyendo a su paso terrenos de gran riqueza para el ecosistema, pero aún lejos de los grandes poblados. Entre enero y febrero de 2017, Chile vivió un megaincendio forestal que afectó el centro-sur del país dejando 11 fallecidos, unas 1.500 viviendas y casi 500 mil hectáreas destruidas. 

Pino Riquelme descartó que los actuales incendios sean comparables a la situación de dos años atrás, pero remarcó que “lo complicado ahora es que la simultaneidad” de focos hace necesario un amplio despliegue en terreno. 

Mientras extensiones verdes de la Patagonia se transforman en cenizas, regiones norteñas atravesadas por el desierto de Atacama –el más árido del mundo– soportan fuertes lluvias altiplánicas. 

Torrentes de agua cobriza deslizándose por las  quebradas de Calama obligaron a la minera estatal Codelco, la mayor productora global de cobre, a detener de forma preventiva a última hora del jueves las operaciones en la gigante mina Chuquicamata y Ministro Hales, yacimiento menor de la cuprífera.

 

 

10
5