Las claves de la cumbre entre Trump y Kim, que fue un fiasco

Un profundo desacuerdo en la negociación para desnuclearizar Corea del Norte marcó el fracaso, que llena de incertidumbre el futuro del proceso de distensión.
viernes, 01 de marzo de 2019 · 00:04

EFE y AFP  / Hanói

La cumbre entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, centrada en la desnuclearización, terminó abruptamente ayer  en Hanói sin un acuerdo porque según el presidente estadounidense Pyongyang quería el levantamiento de todas las sanciones. Estas son las cinco claves de esta cumbre fallida:

 Las sanciones

Las sanciones impuestas sobre el régimen de Corea del Norte y las áreas para desmantelar en el centro de investigación nuclear de Yongbyon, epicentro de su programa atómico,   constituyen el muro con el que ambas partes se han topado en Hanói y que finalmente ha impedido la firma de una declaración conjunta.

Pyongyang dejó hoy claro que de momento sólo está abierto a desmantelar una parte de Yongbyon  -que no incluye activos considerados clave por Washington- y que además sólo lo hará a cambio de que se levante toda la pila de sanciones estadounidenses.

Relajados

Una de las mayores diferencias entre la cumbre de Hanói y la de Singapur hace ocho meses ha sido la relajación de ambos líderes y las muestras de afinidad personal entre ambos, patentes en sus breves encuentros con la prensa y en su paseo por los jardines del hotel Metropole de la capital vietnamita.

Trump, habitualmente espontáneo, mostró en su primera foto con Kim una rigidez de la que no ha habido rastro en la cumbre de Hanói. La metamorfosis del líder norcoreano ha sido aún más notoria, muy lejos de su apariencia nerviosa de hace ocho meses o del carácter solemne que suele exhibir en las apariciones públicas en su país.

¿Tercera cumbre?

Trump no dio ninguna garantía de que vaya a reunirse de nuevo con Kim, aunque insistió en que la despedida fue amistosa.

El mandatario estadounidense insinuó que no volverá a programar una cumbre si no hay avances más claros en las conversaciones entre sus equipos.

La paz espera

La firma de la paz definitiva entre las dos Coreas era uno de los objetivos más esperados de esta segunda cumbre.

Esta histórica reivindicación de Pyonyang se antojaba complicada,  ya que debía ser una iniciativa multilateral que incluyera también a Seúl y a China.

También se quedó en el tintero una iniciativa que tanto Trump y como Kim alabaron públicamente durante la cumbre: establecer oficinas “de enlace” en sus respectivas capitales, un primer paso en el camino para iniciar relaciones diplomáticas entre los dos históricos enemigos.

120 horas en vano

El fiasco de Hanói le va a suponer a Kim un viaje de unas 120 horas de tren en vano, ya que seguramente retornará tal como vino, a bordo de un tren blindado que, como poco, tardaría en retornar desde Vietnam a Pyongyang unas 47 horas, siempre que pueda mantener una velocidad constante de unos 90 kilómetros por hora.

 Trump: “A veces hay que irse, y esta es una de esas veces”

“A veces hay que irse, y esta es una de esas veces”, declaró a la prensa un Donald Trump inusualmente pesimista al término de la reunión. “Básicamente ellos querían el levantamiento de todas las sanciones y nosotros no podíamos hacerlo”. 

Insistió sin embargo en que era “optimista de que los avances” logrados antes y durante la cumbre les dejaban en posición de obtener un muy buen resultado en el futuro. “Prefiero hacerlo bien que hacerlo rápido”. 

Trump dijo que Kim prometió no reanudar las pruebas de misiles balísticos o nucleares, pero precisó que por ahora no está prevista una tercera cumbre con el líder norcoreano, a pesar de la “cordialidad” que, según él, existe entre ambos. 

“Simplemente nos caemos bien. Existe una cordialidad entre nosotros y espero que dure”, afirmó el republicano.

El resultado de Hanói se quedó muy lejos de las expectativas previas a la reunión, tras una primera cumbre que según sus críticos fue formal y vaga en contenido.

“Es un fracaso importante”, tuiteó Joe Cirincione, presidente de Ploughshares Fund, una fundación por la paz. Mostró el límite de las cumbres, agregó, sin tiempo o personal suficiente para trabajar en un acuerdo.  Los dos líderes abandonaron el hotel de Hanói donde se celebró la cumbre tras suspenderse la ceremonia pública de firma prevista y Trump adelantó dos horas su rueda de prensa. 

  Donald Trump había pasado más de 20 horas en el avión para viajar a Hanói y Kim Jong-un emprendió una odisea ferroviaria de dos días y medio para esta segunda cita. El dirigente norcoreano ha previsto permanecer aún en Vietnam para una visita de Estado antes de irse el sábado. La primera cumbre Trump-Kim en Singapur se realizó hace ocho meses.

 

Kim Jong-un es el vencedor para Nancy Pelosi

EFE  / Washington

La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, la demócrata Nancy Pelosi, sostuvo  que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha salido “vencedor” del encuentro en Hanói con el presidente estadounidense, Donald Trump, que acabó de forma abrupta y sin firma de una declaración final.

“Él, Kim Jong-un, ha sido el gran vencedor,  ya que logró sentarse cara a cara con la persona más poderosa del mundo, el Presidente de Estados Unidos”, dijo Pelosi durante una breve rueda de prensa en el Capitolio.

La congresista manifestó que “en realidad es bueno” que la Casa Blanca no haya realizado concesiones ante lo “poco que estaba ofreciendo” el dirigente norcoreano.

Por su parte, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, recurrió a las redes sociales para expresarse en sentido similar y mostrar su alivio por el hecho de que ambas partes no hayan cerrado un “mal acuerdo”.

“Quiero un acuerdo con Corea del Norte que implique el fin del conflicto. Pero siempre he estado preocupado por la posibilidad de un mal acuerdo”, escribió el senador en su cuenta de Twitter.

Schumer aseguró que cualquier acuerdo que no hubiera tenido un compromiso de “completa” desnuclearización por parte de Pyongyang hubiera servido para “fortalecer a Corea del Norte y hacer del mundo un lugar menos seguro”.

No está claro cuál fue el motivo del desacuerdo entre ambos líderes, aunque se consideran “positivas” las dos cumbres.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

5
1