WikiLeaks: los puntos clave de la mayor filtración de datos

WikiLeaks permitió conocer material clasificado del Ejército de EEUU en las guerras de Agfanistán e Irak, además de 700 mil documentos diplomáticos.
viernes, 12 de abril de 2019 · 00:04

AFP y EFE / París

WikiLeaks se hizo conocer en 2009 cuando publicó cientos de miles de mensajes enviados por buscapersonas el 11 de septiembre de 2001, el día de los atentados en Estados Unidos (EEUU) contra las Torres Gemelas y el Pentágono. 

El sitio, fundado en 2006 por Julian Assange, permite publicar en línea documentos comprometedores sin poder identificar a quienes los filtraron.

 Poco a poco, sus revelaciones se volvieron más explosivas, como cuando filtró un video en el que se ve a tropas del ejército estadounidense cometiendo abusos en Irak o como cuando divulgó miles de documentos militares sobre Afganistán. 

En noviembre 2010, WikiLeaks publicó, con la ayuda de cinco grandes medios internacionales (The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde, El País), más de 250 mil documentos secretos que revelaban los entresijos de la diplomacia estadounidense. 

Después del bautizado como “cablegate”, Julian Assange se convirtió en el enemigo público número uno en Estados Unidos.

 En total, WikiLeaks reivindica haber publicado “más de 10 millones de documentos” sobre varios temas, incluyendo el mundo de las finanzas, del entretenimiento o de la política. 

A sus inicios, WikiLeaks, que nació de una colaboración entre matemáticos, sobre todo disidentes chinos, se atacaba a regímenes represivos en Asia, en el exbloque soviético, en África subsahariana y en Próximo Oriente. Pero finalmente la mayoría de revelaciones fueron en contra de Estados Unidos y a menudo a favor de Rusia.

 Se sospecha que Rusia estuvo detrás de la filtración de correos electrónicos internos del Partido Demócrata en Estados Unidos, publicados por WikiLeaks en 2016. 

El sitio ha revelado también casos de espionaje de Estados Unidos a aliados, como presidentes franceses o la canciller alemana. Con el tiempo, varios medios y personalidades públicas han tomado distancias con WikiLeaks, aunque Assange asegura trabajar con “más de 110 organizaciones mediáticas” en todo el mundo.

Snowden y Manning 

El “cablegate” no habría sido posible sin la militar estadounidense transgénero Chelsea Manning, que transmitió a WikiLeaks más de 700 mil documentos confidenciales. 

En agosto 2013, fue condenada a 35 años de cárcel por una corte marcial. Después de pasar siete años en la cárcel fue liberada después de que el expresidente de Estados Unidos  Barack Obama  conmutara su sentencia. 

Pero volvió a la cárcel en marzo 2019 después de que se negara a testificar en una investigación sobre WikiLeaks.  

Otro filtrador, Edward Snowden, un exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense que reveló la existencia de un programa de espionaje, contó con el apoyo de WikiLeaks, pero Snowden no le confió al sitio de Assange los documentos.

Principales revelaciones

Según BBC Mundo, la etapa de mayor popularidad para WikiLeaks llegó a partir 2010, con la filtración masiva de material clasificado del Ejército estadounidense sobre las guerras de Afganistán e Irak.

Ese año, por ejemplo, reveló un video de 2007 en el que se ve a soldados estadounidenses disparando desde un helicóptero en Bagdad y causando la muerte de más de diez civiles, entre ellos un periodista de la agencia de noticias  Reuters.

A finales de ese año llegó el conocido como Cablegate: la filtración de más de 700 mil documentos diplomáticos de EEUU y cables de sus embajadas en distintos países que el Departamento de Justicia calificó como “una de las mayores filtraciones de información clasificada en la historia de EEUU”.

Los documentos, que afectaban a gran número de países, fueron difundidos de manera simultánea por algunos de los principales periódicos de EEUU, Reino Unido, España, Francia o Alemania, entre otros.

Washington acusó a la exsoldado y analista de inteligencia del Ejército Chelsea Manning de estar detrás de estas filtraciones que provocaron un gran escándalo en todo el mundo.

Washington sostiene que Assange ayudó a Manning a descifrar la contraseña necesaria para entrar en computadoras del Departamento de Defensa conectadas a SIPRNet, una red del Gobierno de EEUU  utilizada para documentos y comunicaciones clasificadas.

La página web

Fundada en 2006, esta página web publica documentos e imágenes generalmente filtrados por fuentes no identificadas públicamente con el fin de develar escándalos y casos de corrupción que consideraban de interés público.

“WikiLeaks es un servicio público internacional (…) nos especializamos en permitir a periodistas o informantes que han sido censurados en presentar sus materiales al público”, le dijo Assange a la BBC en 2010.

En esa ocasión también explicó el origen del nombre: “Wiki significa rápido en hawaiano”, así que WikiLeaks significa “filtraciones rápidas”, un nombre inspirado en Wikipedia, la famosa enciclopedia online.

Muchos de los documentos que terminan siendo base de los artículos de WikiLeaks son cargados en la web a través de un sistema que permite a los usuarios enviar información de manera anónima.

Es un equipo de revisores (periodistas, personal de WikiLeaks y voluntarios) el que decide qué se publica.

“Utilizamos técnicas criptográficas avanzadas y técnicas legales para proteger las fuentes”, dijo entonces Assange a la BBC.

Para muchos, el sitio  se convirtió en símbolo de la libertad de prensa y del periodismo de investigación.

Pero para otros, como el Gobierno de EEUU, Assange su fundador  cruzó líneas rojas al publicar datos sensibles que podrían suponer “una amenaza a la seguridad nacional”.

Por eso es que ahora ese gobierno busca la extradición del activista, que de concretarse se anticipa sería condenado a cinco años de prisión.

Assange, un informático carismático e inteligente, pero imprevisible

Nacido  en Townsville (Australia) el 3 de julio de 1971, su figura, de tez pálida y característico pelo blanco, es un misterio incluso para sus colaboradores, que le describen como carismático e inteligente pero imprevisible.

Julian Assange, de quien se dice que dedica horas a su trabajo sin asearse, comer o dormir, tuvo una infancia nómada en Australia, donde su madre, la artista Christine Ann, cambiaba constantemente de residencia escapando del padre de su hermano menor, de quien reclamaba la custodia.

En su juventud, fue procesado en ese país por delitos informáticos al acceder, con su grupo International Subversives, a sistemas protegidos de organismos oficiales, pero salió airoso con una mera multa al valorar el juez que sus actividades respondían a la curiosidad y no a fines delictivos.

Aún adolescente, se casó con una chica de la que se separó  pero  que en 1989 tuvo un hijo, Daniel Assange, ahora diseñador de software.

A mediados de los años 90, Assange trabajó como programador de software libre, en programas de encriptado para Linux, y colaboró en el libro  Underground: Tales of Hacking, Madness and Obsession on the Electronic Frontier, de Suelette Dreyfuss (1997), donde expuso su filosofía de no dañar los sistemas informáticos a los que se accedía.

Tras estudiar matemáticas y física en la Universidad de Melbourne, en 2006 cofundó WikiLeaks con la misión de exponer información gubernamental que, en su opinión, debería estar al alcance de los ciudadanos.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

3
6