Suben a 290 los muertos en Sri Lanka y ayer estalló otra bomba

Los heridos de las explosiones suman 500. Una bomba estalló cuando se la desactivaba, no hubo víctimas. La Policía halló 87 detonadores en una estación.
martes, 23 de abril de 2019 · 00:04

EFE / Colombo

El número de personas fallecidas por  la serie de atentados que golpearon tres iglesias durante las celebraciones de la festividad cristiana, cuatro hoteles y un complejo residencial, se elevaron a 290, mientras que los heridos suman 500. 

 Además ayer una  nueva explosión se registró  en Colombo cuando los artificieros intentaban desactivar una bomba hallada cerca de una de las iglesias en las que el domingo se produjo uno de los atentados, aunque esta vez no hubo víctimas.

La bomba fue hallada por la Policía cerca de la iglesia de Saint Anthony, situada en el norte capitalino, y explotó cuando los artificieros intentaban desactivarla, confirmó a EFE el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara.

 Gunasekara confirmó la última cifra oficial de víctimas mortales en una intervención pública en la que también anunció que 24 personas han sido detenidas y permanecen en custodia policial en relación con los atentados.

El Gobierno  informó que varios atacantes suicidas se inmolaron en los atentados en serie el domingo. “La mayoría fueron ataques suicidas. En base a eso estamos llevando a cabo redadas y arrestos y también se han identificado y realizado redadas en sus lugares de entrenamiento”, dijo en una rueda de prensa en Colombo el ministro de Salud, Rajtha Senraratne.

Adelantó que las investigaciones apuntan a que los devastadores ataques pudieron ser planificados con la ayuda de una red internacional, teniendo en cuenta el entrenamiento de los atacantes, y el uso de explosivos de tal magnitud.

La Policía de Sri Lanka descubrió ayer  87 detonadores en una estación de autobuses de la capital, Colombo.  “Se hallaron 87 detonadores en la estación de autobuses privada Bastian Mawatha de Pettah”, un barrio de la capital esrilanquesa situado a medio camino entre los hoteles y la iglesia donde el domingo se registraron explosiones, anunció la Policía en un comunicado. 

Doce detonadores estaban desperdigados por el suelo y los otros 75 en un vertedero de basura cercano, precisó. “No se ha detenido a ningún sospechoso. La Policía de Pettah continúa su investigación”, prosigue el texto. 

Sri Lanka decretó ayer  la entrada en vigor del estado de emergencia a partir de medianoche  en aras de la seguridad pública y una jornada de luto nacional para hoy.

Los familiares de las 290 víctimas mortales de Sri Lanka siguen llegando a Colombo para identificar a sus seres queridos. 

En la estrecha calle que da a la morgue del Hospital Nacional, donde han sido trasladados la mayor parte de los fallecidos y de los 500 heridos, el goteo de madres, padres, hermanos y otros familiares de las víctimas es continuo y muchos contienen a duras penas las lágrimas al confirmar sus peores sospechas.

Sara llegó ayer a la capital después de perder el contacto con su hermana mayor. Pero tras una infructuosa visita a la iglesia de San Antonio de Colombo, ella y  su hermana se dirigieron a la morgue y se encontraron finalmente con el cuerpo sin vida de su familiar.

Nuwan, un joven  de 24 años, afirma “no saber qué hacer” luego de  haber descubierto el fallecimiento de su hermana mayor, Rakhila, de 27 años.

 

Fallecen 3 hijos de multimillonario danés 

Tres de los cuatro hijos del multimillonario danés Anders Holch Povlsen, dueño del grupo de moda Bestseller y principal accionista de la marca de venta en internet ASOS, murieron en los atentados del domingo en Sri Lanka, anunció un portavoz de la empresa. 

“Pedimos que se respete la vida privada de la familia y no haremos otros comentarios”, declaró a la AFP Jesper Stubkier, responsable de la comunicación de Bestseller. La identidad y la edad de las víctimas no fue comunicada.

 Según los medios de prensa daneses, Anders Holch Povlsen, su esposa Anne Holch Povlsen y sus cuatro hijos se encontraban de vacaciones en Sri Lanka. 

Considerado como la persona más rica de Dinamarca, Anders Holch Povlsen, 46 años, heredó el grupo de moda Bestseller, creado en 1975 por sus padres, Merete y Troels Holch Povlsen.

Su fortuna está calculada en   7.900 millones de dólares.

  El grupo, que reivindica cerca de 3.000 puntos de venta en 70 países, es dueño de marcas como Vero Moda, Only y Jack & Jones.  Holch Povlsen es también el accionista mayoritario de la marca británica de moda en línea ASOS y tiene parte del capital de Zalando, especialista alemán de la venta en internet. (AFP)

 

Culpan a grupo terrorista local y advierten otros vínculos

El Gobierno de Sri Lanka culpó ayer  al poco conocido grupo terrorista local de tintes islamistas National Thowheeth Jamath (NTJ) por los atentados del domingo en varias iglesias y hoteles de lujo con cerca de 300 muertos y 500 heridos, aunque advirtió sobre posibles vínculos extranjeros.

El ministro de Salud, Rajtha Senraratne,  se tomó su tiempo cuando, al ser preguntado en una rueda de prensa en Colombo sobre qué grupo estaba detrás de los atentados, chequeó un documento, y dijo: National Thowheeth Jamath. “¿Es una organización local?”, le preguntaron.

“Es una organización local, pero no sabemos si tiene vínculos con el exterior”, añadió, sin dar más detalles sobre este grupo islamista que perpetró el domingo los “ataques suicidas”.

Insistió sin embargo en que las investigaciones apuntan a que los devastadores ataques pudieron ser planificados con la ayuda de una red internacional, teniendo en cuenta el entrenamiento de los atacantes y el uso de explosivos. “No creemos que una organización pequeña de este país pueda hacer todo esto. Estamos investigando el apoyo internacional y otros vínculos”, dijo  al tiempo que se preguntó: “¿Cómo se formaron los atacantes suicidas?,  ¿cómo se produjeron bombas como ésas?”.

El  Ministro reconoció también que el pasado 4 de abril Sri Lanka había recibido información de agencias de inteligencia internacionales avisando de estos ataques, en los que se decía que los objetivos podrían ser “iglesias y destinos turísticos”. “Se informó al inspector general de la Policía el 9 de abril, incluyendo los nombres de supuestos terroristas”, reconoció, subrayando la responsabilidad del Gobierno en lo sucedido por no haber evitado la tragedia. (EFE)

 

 

Otras Noticias