Motín dejó grietas en Gobierno; la oposición quedó mal parada

Connectas analiza el porqué Guaidó no logró la salida de Maduro: primero se debió llamar a las masas y, segundo, lograr el apoyo de altos mandos militares.
lunes, 13 de mayo de 2019 · 00:08

Agencias / Caracas

En la madrugada del 30 de abril pasado, la imagen de Juan Guaidó -quien se proclamó presidente encargado de Venezuela-, rodeado de militares que lo respaldaban, y acompañado, además, del líder opositor Leopoldo López, que horas antes estaba bajo arresto, presagiaban que el tan mencionado “día final” de Nicolás Maduro en el Gobierno había llegado en Venezuela.

 La ausencia del habitual e incontenible discurso de Nicolás Maduro durante la jornada hizo pensar que en realidad se estaban moviendo los cimientos del chavismo. Pero al final el presagio de un fuerte evento telúrico  quedó reducido a un confuso sacudón que deja mal parada a la oposición y con grietas al oficialismo, señala un análisis de  Connectas.

La insurrección en las filas bolivarianas que permitió la liberación de Leolpoldo  López, y el respaldo de militares que acompañaron las primeras horas de la jornada impulsaron el llamado a que más militares se sumaran “a la orden de la Constitución y del presidente Guaidó”, como lo proclamaban los líderes opositores, no sucedió de la forma contundente que daban a entender ese día.

Sin embargo, algo clave falló en el libreto. El primero de mayo era el día previsto para una gran movilización en las calles, entonces ¿por qué adelantarse un día? La respuesta es un enigma.

 Diversos reportes señalan que circuló la versión que a López lo pensaban trasladar de sitio de reclusión y que Guaidó sería arrestado, ambos hechos hubieran dado al traste con el factor clave de contar con dos líderes importantes impulsando las masas en las calles.

Este cálculo no tuvo en cuenta que sin gente en las calles y sin respaldo de pesos pesados de las Fuerzas Armadas, nada sucedería. Como en efecto pasó.

Más allá de escaramuzas, la presión de que algo de fondo estaba sucediendo se fue diluyendo con las horas.

Al finalizar el día, la alocución de Maduro en tono victorioso, aplacó aún más los ánimos de los que esperaban su inminente salida.   La jornada incluso fue menos violenta de lo que ya han sido otras.

Un muerto, 100 heridos

 Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el día concluyó con un muerto ese día y más de cien heridos por enfrentamientos entre manifestantes y las autoridades.

Para esa hora varios miembros de la plana mayor del gobierno de Estados Unidos, aseguraban que hubo acuerdos previos con el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino; el comandante de la Guardia de Honor Presidencial, Iván Hernández; y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno para que respaldaran las acciones de Guaidó.

Pero era algo que no se dio.  Incluso se aseguró que Maduro ya tenía la decisión de salir hacia Cuba, y que fue la intervención del Gobierno de Rusia quien lo convenció de quedarse.

Oposición mal parada

El análisis de Connectas señala que la jornada dejó un sinsabor para la oposición, pues al final del día no hubo ningún desenlace concreto y Guaidó no logró el “cese de la usurpación” que había anunciado en la mañana.

 Al comenzar la mañana del uno de mayo, el respaldo a la oposición no le alcanzó para seguir con el tono victorioso del día anterior, y concluyó con un Guaidó convocando a paros escalonados hasta llegar a una “huelga general”.

Si el orden de la sublevación hubiera sido convocar primero a las masas, obtener el acompañamiento de un líder político de alto nivel, como López, y finalmente lograr el respaldo de los altos mandos militares, el resultado pudo haber sido diferente.

 Es precisamente en este último punto, según Connectas  donde la oposición dejó entrever una gran debilidad. De nada sirve obtener el apoyo de una facción de militares, si no sabe cómo organizar y gestionar esta ayuda.

Salidas posibles

 La encrucijada de Venezuela de acuerdo con el análisis de Connectas pasa por resolver varias conversaciones  que son muy difíciles de coordinar y que se dan en distintos niveles.

La primera de ellas es la que hay dentro de la oposición, que puede llegar a fragmentarse en cualquier momento, más ante la presión del tiempo.

La segunda es la regional donde el Grupo de Lima y el Grupo de Contacto buscan desde miradas diferentes convencer a Maduro que dimita.

 Y la tercera es la conversación de la geopolítica donde los intereses de países como Rusia y Estados Unidos cada vez son más evidentes.

 El escenario ideal de la oposición, el de lograr convocar unas elecciones a corto plazo es la fórmula que tiene menos elementos para prosperar. La intervención militar extranjera, es algo que toma vuelo en medio del desespero e incluso ya circulan versiones de cómo ésta se podría dar.

Otro escenario es que un nuevo intento de respaldo militar derive en una jornada violenta sin precedentes y sea la chispa que detone una guerra civil, pese al ánimo pacífico de Venezuela.

Padrimo, el militar detrás del poder

El ministro venezolano de la Defensa, Vladimir Padrino López, tiene a su mando una de las fuerzas militares más grandes de Latinoamérica y por ende es clave del poder de Nicolás Maduro en Venezuela. Su lealtad ha sido cuestionada por EEUU pero en la última encrucijada estuvo al frente de la represión de las manifestaciones, señala el análisis de Connectas.

El 5 de julio de 2012, ocho meses antes de la muerte Chávez (marzo 2013), fue nombrado segundo comandante del Ejército y jefe del Estado Mayor.

Muerto Chávez, Padrino y otros altos mandos militares vigilaron que el proceso de adoctrinamiento ideológico que comenzó con la Revolución Bolivariana en los cuarteles continuara. “Nunca más estaremos al servicio de la apátrida burguesía y sus amigos imperialistas”, repiten convencidos miles de uniformados, los mismos que Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) y quien se autoproclamó y juramentó como presidente de Venezuela esta semana, quiere convencer de cambiar de bando.

Pero los altos mandos están con el chavismo. “No aceptamos a un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la ley, solo reconocemos al presidente constitucional, Nicolás Maduro”, aseguró, Padrino  flanqueado por toda la cúpula militar.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

2
6