Moreno consolida ruptura con expresidente Correa

viernes, 24 de mayo de 2019 · 00:00

EFE / Quito

 El presidente Lenín Moreno inicia su tercer año de mandato  en medio de una cruzada contra el correísmo y la corrupción, con una economía resentida y la necesidad de reformas que pueden abrir nuevos frentes y protestas  sociales.

Dos años después de asumir el cargo, el mandatario ecuatoriano de 66 años asegura no aspirar a la reelección en 2021, y tiene por delante la aplicación de reformas tras varios acuerdos con organismos internacionales que destinarán más de 10.000 millones de dólares en cómodos préstamos. “El FMI pide terminar en cero de déficit este año, y en 2020 tener un crecimiento del 3% y eso requiere reducir el tamaño del Estado”, explicó el analista Santiago Basabe, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Para llegar a esos objetivos, advierte que es inevitable despedir a funcionarios y que “no se puede esperar que el sector privado asuma esa masa en corto plazo. ¡Es una situación difícil!”.

Defiende, no obstante, que el Gobierno haya acudido a esos organismos porque no había otra salida ante “la situación complicada” heredada por Moreno de su predecesor, Rafael Correa.

El mandatario, quien  en estos dos años ha visto el rompimiento del movimiento Alianza País entre “morenistas” y “correístas”, acusa a su predecesor de haberle dejado un país endeudado, aislado de  organismos internacionales y  corrupción rampante.

Unas acusaciones que el expresidente Correa desmiente categóricamente al preguntarse con sorna: “¿Cómo puede acusar a un Gobierno de corrupción del cual  él mismo formaba parte?, ¿No se dio cuenta de que había corrupción generalizada?, ¡eso es porque es mentira!”.