Brasil trasladará a nueve presos a cárceles federales tras masacre penitenciaria

Brasil suma la tercera mayor población carcelaria del mundo con 726.712 presos (en 2016).
martes, 28 de mayo de 2019 · 17:18

AFP / Brasil

Nueve reclusos sospechosos de haber ordenado matanzas en cuatro cárceles del estado de Amazonas, norte de Brasil, con saldo de medio centenar de muertos, serán trasladados a prisiones federales esta semana, informó el martes la gobernación del estado.

Los nombres de los reclusos no fueron divulgados, y la lista de transferencias podría aumentar conforme avancen las investigaciones de los enfrentamientos que, entre domingo y lunes, dejaron 55 muertos en cuatro penitenciarías, la mayoría por asfixia.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, afirmó al margen de una conferencia sobre corrupción en Lisboa, que la tragedia se debió a "un conflicto entre facciones criminales dentro de las cárceles".

El ministro del gobierno de Jair Bolsonaro descartó la posibilidad de reducir el hacinamiento en las penitenciarías.

"La mejor política de reducción de población carcelaria es la reducción de crímenes. Brasil sigue teniendo una criminalidad muy elevada y en ese contexto es muy complicado reducir la población penitenciaria. No podemos simplemente abrir las puertas de las prisiones", declaró.

Brasil suma la tercera mayor población carcelaria del mundo con 726.712 presos (en 2016), que generalmente viven en condiciones de hacinamiento y bajo el mando de facciones que se disputan el control del tráfico de drogas y se enfrentan en sangrientos ajustes de cuentas.

El ministerio de Justicia ordenó el envío de efectivos de la Fuerza de Tareas de Intervención Penitenciaria para reforzar la seguridad en los presidios del estado de Amazonas, que ya se encuentran bajo vigilancia redoblada desde el domingo y con las visitas suspendidas, en principio, por un mes. 

Este cuerpo fue creado en enero de 2017 por el ministerio de Justicia para funcionar como tropa de refuerzo, a pedido de los estados con problemas en el sistema penitenciario y tras masacres en cárceles en los primeros quince días del año en los estados de Amazonas, Roraima y Rio Grande del Norte, que dejaron al menos 123 muertos. 

El gobernador de Amazonas, Wilson Lima, dijo este martes a la prensa local que espera la llegada de 20 efectivos en el transcurso del día, en tanto que otros 80 deben aterrizar en el estado hasta el fin de semana.

El domingo, 15 muertos fueron identificados en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim (Compaj), en tanto que el lunes otros cuatro reclusos fallecieron en el mismo centro; 25 en el Instituto Penal Antonio Trinidade (IPAT), seis en la Unidad de Prisiones de Puraquequara (UPP) y cinco en el Centro de Detención Provisoria Masculino (CDPM 1).

La Secretaría de Administración Penitenciaria de Amazonas (Seap) informó en un comunicado que las muertes "estarían motivadas por una ruptura entre presos que integraban un mismo grupo criminal y que actúa en el tráfico de drogas en el Estado". También aseguró que la intervención de los agentes evitó la muerte de al menos otros 200 reclusos "jurados de muerte".