El papa Francisco visita Rumania y convierte a su capital en una fiesta del cristianismo

sábado, 01 de junio de 2019 · 00:04


Bucarest, la capital de Rumania, se convirtió ayer, con la visita del papa Francisco, en una gran fiesta de la unidad cristiana entre ortodoxos y católicos.

Miles de rumanos de estas dos confesiones y peregrinos llegados de diversas partes del mundo agasajaron a Francisco en las calles, en un ambiente alegre y de fraternidad entre personas de diferentes razas, orígenes y religiones.

“Estamos muy contentos y llenos de energía esperando la visita del Papa, porque estamos seguros de que trae muchas cosas para el país y para la sociedad rumana”, dijo a Efe María José Escobar, una colombiana que estudia Derecho en Bucarest y se implicó en la organización de la jornada junto a miles de jóvenes más. El pontífice apostó por la unidad y por colaborar con la Iglesia Ortodoxa de Rumania ante una “globalización uniformadora” y una “cultura del odio”, caracterizada por el individualismo y el desarraigo moral. En su primer día en Rumania, el Papa  se reunió en privado con el patriarca Daniel y después hablaron ante el Sínodo Permanente de la Iglesia Ortodoxa y los representantes del Vaticano.  Ante ellos,  defendió el acercamiento de posturas entre ambas iglesias tras “estos últimos años en que los caminos del mundo nos han conducido a rápidos cambios sociales y culturales”. (EFE)

 

 

Otras Noticias