Fiscalía investigará mensajes de exjuez que envió a Lula a la cárcel

Se sospecha que Sergio Moro coordinó con los fiscales del caso Lava Jato deliberadamente para condenar al expresidente. Piden su renuncia como ministro.
miércoles, 12 de junio de 2019 · 00:04

EFE / Sao Paulo

El Consejo Nacional del Ministerio Público (CNMP) de Brasil anunció  que investigará el intercambio de mensajes entre fiscales del caso  Lava Jato y el exjuez Sergio Moro sobre el caso del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien el actual Ministro de la Justicia condenó a la cárcel en 2017.

El contralor nacional del Ministerio Público, Orlando Rochadel, instauró una queja disciplinaria para apurar los hechos presentados por el reportaje de la web The Intercept Brasil, que cuestiona la imparcialidad de la operación  Lava Jato  y la investigación que condujo a Lula a la cárcel por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

El medio, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, a quien el exanalista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en 2013, publicó conversaciones privadas entre el fiscal Deltan Dallagnol, quien dirigía la Lava Jato en Curitiba, y el exmagistrado Sergio Moro.

Según las mismas, Moro orientó a través de mensajes de Telegram a Dallagnol durante la investigación que condujo a Lula a prisión, algo que, según especialistas, está prohibido en el Código Penal brasileño.

El entonces magistrado sugirió a Dallagnol cambiar el orden de las fases de la operación Lava Jato y dio consejos y pistas a los fiscales encargados del caso, según señala The Intercept a base  de los documentos divulgados.

La queja disciplinaria fue instaurada basada en  una solicitud presentada por cuatro consejeros del CNMP y Rochadel  dio un plazo de 10 días a Dallagnol para que se manifieste a respecto. “Cabe apurar si hubo una eventual falta funcional, particularmente en lo que dice respeto a la violación de los principios del juez y del fiscal natural, de la equidistancia de las partes y del impedimento de una actuación político-partidaria”, destaca la solicitud.

Además, se determinó que la Contraloría General del Ministerio Público entregue en hasta 10 días los antecedentes disciplinarios de los integrantes de la Lava Jato en Curitiba para que sean analizados por el órgano público.

Por su parte, el Consejo Federal del Orden de Abogados de Brasil expresó su perplejidad ante el caso y pidió que los involucrados renuncien a los cargos públicos que ocupan para que no haya sospechas sobre la conducción de las investigaciones, aunque no citó nombres.

José Eduardo Cardozo, el ex fiscal general de Brasil y exministro de Justicia de Dilma Rousseff  pidió  la renuncia de Moro, luego de  las conversaciones filtradas. “Es insostenible la posición del ministro Moro y por eso la única salida correcta es la renuncia”, indicó   en declaraciones a la radio argentina FM La Patriada, donde también consideró que el proceso contra Lula da Silva forma parte de un “proceso de desestabilización democrática” que está en marcha en más países de la región, como Argentina.

“Moro ha conducido el proceso del presidente Lula con parcialidad, con un objetivo político y la intención clara e indiscutible de apartarlo de ser el gerente de la Administración”, dijo.

Añadió  que la prueba revelada en el artículo de The Intercept puede ser utilizada por la defensa de Lula pero “no puede ser utilizada como un proceso de acusación” contra Moro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio  un claro respaldo al ministro  Moro, frente a las sospechas surgidas sobre su actuación como juez en el proceso que llevó a la cárcel a Luiz Inácio Lula da Silva.

El mandatario recibió a Moro para una reunión privada en su residencia y luego juntos se  embarcaron en una lancha para atravesar el lago Paranoá de Brasilia y asistir a una ceremonia en la que el Ministro fue condecorado.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo que la filtración de las conversaciones entre fiscales y el exjuez Sergio Moro parece “algo ingeniado para desgastar al Gobierno”.

 

 Glenn Greenwald, tras las revelaciones

El periodista que estuvo detrás de la revelación que pone en duda el caso Lava Jato es el exabogado Glenn Greenwald, uno de los editores en jefe de The Intercept desde su creación en 2014, reportó el diario Clarín.

Su reputación y  nombre  se forjaron a mediados de 2013, cuando viajó a Hong Kong para encontrarse con una fuente anónima con la que venía hablando desde hacía un año y que afirmaba tener pruebas de una extensa red de espionaje mundial patrocinada y conducida por el Gobierno de Estados Unidos (EEUU).

La fuente era el exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden, quien   entregó a Greenwald y a otros periodistas con los que se encontró,  miles de documentos.

 Greenwald vive en Brasil desde hace 14 años junto a su marido David Miranda y sus dos hijos. Es un crítico de las instituciones de  EEUU,

La defensa del expresidente pedirá anular el proceso

Cristiano Zanin Martins, uno  de los abogados del expresidente Luis Inacio Lula Da Silva  subrayó que la defensa utilizará las conversaciones reveladas  del exjuez Sergio Moro para “reforzar la nulidad del proceso y la inocencia” del exmandatario.

Zanin aseguró que existe la expectativa de que el Tribunal Supremo, la máxima corte del país, juzgue los hábeas corpus ya presentados en los que ya se cuestionaba la imparcialidad del juicio.

“El material que ya fue divulgado refuerza lo que siempre fue dicho: el juez actuó como coordinador de acusación y profirió veredicto encima de la acusación que él mismo ayudó a construir”, agregó Zanin.

Lula cumple una condena desde abril de 2018 después de que la justicia diera por comprobado que el antiguo líder sindical recibió un apartamento en la ciudad costera de Guarujá a cambio de favorecer a la constructora OAS en contratos en la petrolera estatal Petrobras.

Lula, según sus abogados dijo estar “sorprendido” con la rapidez con la que la “verdad” salió a la luz, después de que se filtraran unas comprometedoras conversaciones entre fiscales y el exjuez Sergio Moro.

 Sus abogados lo  visitaron  en la sede de la Policía Federal de Curitiba (sur), donde Lula se encuentra preso por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco de la operación Lava Jato. La imparcialidad de dicha investigación fue cuestionada por especialistas después de que el medio The Intercept Brasil publicara un extenso reportaje que contiene fragmentos de diálogos de Moro y fiscales.

 

Otras Noticias