Vaticano se abre a la ordenación sacerdotal de hombres casados

El tema será debatido en el Sínodo sobre la Amazonia en Roma del 6 al 27 de octubre. La escasez de sacerdotes es visible en varias regiones de Latinoamérica.
martes, 18 de junio de 2019 · 00:04

EFE / Ciudad del Vaticano

 En el próximo Sínodo de los obispos que se celebrará en octubre sobre los problemas de la región de la Amazonia se propondrá la ordenación sacerdotal de hombres casados para poder garantizar los sacramentos en las zonas más aisladas.

Así se lee en el  Instrumentos laboris, el documento  con el que los obispos de los países involucrados debatirán en el Sínodo sobre la Amazonia que se celebrará en Roma del 6 al 27 de octubre, bajo el lema: “La Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.

La escasez de sacerdotes y misioneros se hace aún más patente en las grandes extensiones de Latinoamérica y sobre todo en la Amazonia, que comprende parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guayana, Suriname y Guayana Francesa, y donde la Iglesia Católica experimenta muchas dificultades y   cerca del 70% de las comunidades de la región no tienen acceso a la misa semanal.

Por ello, en el documento se propone recuperar “aspectos de la Iglesia primitiva” como los llamados viri probati, hombres casados con fe demostrada, lo que el papa Francisco podría autorizar después de  la conclusión de este Sínodo. Entre las sugerencias en el documento del trabajo se lee que aunque “afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana”.

Se sugiere también además “promover vocaciones autóctonas de varones y mujeres” y sobre todo de “indígenas que prediquen a indígenas desde un profundo conocimiento de su cultura y de su lengua”.

Asimismo, también se insta a los obispos a “identificar el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer, tomando en cuenta el papel central que hoy desempeñan en la Iglesia amazónica”.

Se hace notar que “en el campo eclesial la presencia femenina en las comunidades no es siempre valorada” y “se reclama el reconocimiento de las mujeres desde sus carismas y talentos”.

También se pide en el documento que “se escuche la voz de las mujeres, que sean consultadas y participen en las tomas de decisiones, y puedan así contribuir con su sensibilidad a la sinodalidad eclesial”.

Los alcances

  • Debate El jesuita argentino Humberto Miguel Yáñez, profesor titular de Teología Moral de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, que participó ayer  en la presentación de este documento en el Vaticano confirmó a EFE que, aunque el tema se debatió ya incluso en el Concilio Vaticano II, “es la primera vez que se habla de manera tan explicita y aparece como forma de propuesta” en un documento oficial.
  • Apertura “El papa Francisco ha abierto los canales de escucha donde aparecen cuestiones que ya estaban, pero no se escuchaban” añadió Yáñez, quien destacó que no se trata de abolir el celibato porque “la excepción a la regla no quiere decir abolir”. Es sólo una cuestión de lenguaje, complementó el jesuita 
7
3

Otras Noticias