EEUU impone duras sanciones contra el líder supremo de Irán

El Tesoro estadounidense anunció el bloqueo de millones de activos iraníes e incorporó a su lista negra al ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif.
martes, 25 de junio de 2019 · 00:04

AFP / Washington

Estados Unidos (EEUU) impuso  sanciones “contundentes” contra el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, y la cúpula militar de la República Islámica, aumentando la presión contra el país al que amenazó con la “destrucción” si busca la guerra. 

 El presidente Donald Trump firmó las sanciones económicas en el Despacho Oval, una medida que tildó de “fuerte y proporcionada respuesta a las acciones provocadoras de Irán”.

  Añadió que la respuesta de Irán determinará si la sanciones terminan mañana o se prolongan durante “años”. “Irán no puede tener jamás el arma nuclear”, repitió el mandatario. 

El Tesoro estadounidense anunció por su lado el bloqueo de “miles de millones” más de activos iraníes, así como la incorporación esta semana a su lista negra del ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif.

 Un lista a la que Washington también añadió a ocho comandantes de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen iraní.

  La tensión entre Washington y Teherán, sin relaciones diplomáticas desde 1980, se intensificó el jueves pasado con la destrucción de un avión no tripulado estadounidense por un misil iraní en el Golfo. “¿Realmente hay alguna sanción que Estados Unidos no haya impuesto a nuestro país recientemente o en los últimos 40 años?”, inquirió el portavoz de la Cancillería iraní, Abbas Mousavi. “Creemos que no tendrán ningún impacto”, agregó.

  En medio de este clima de tensión, Estados Unidos, Reino Unido, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos exhortaron a “soluciones diplomáticas” para reducir la espiral con Irán.

 Aliado de Teherán, Rusia calificó de “ilegales” las sanciones prometidas por Trump. 

El mandatario  ha sido criticado en EEUU por sus mensajes ambiguos a Irán. 

Trump, sin embargo, sostiene que tiene una estrategia clara que rompe con la política estadounidense del pasado en Oriente Medio.  En un par de tuits insistió en sus condiciones a Irán: “¡No armas nucleares, no más apoyo al terrorismo!”.

 Un día antes, en una entrevista con la cadena NBC, amenazó con la “destrucción” de Irán si busca la guerra.

  Pacto y dependencia

Teherán firmó en 2015 un pacto con las potencias en el que se comprometía a usar la energía nuclear para aplicaciones civiles. Pero Trump se retiró unilateralmente  del acuerdo en 2018, al que calificó de “pésimo”. 

Irán dice que no tiene en marcha ningún programa de armas nucleares. A pesar de la escalada, Trump insiste en que no busca una guerra y regularmente envía mensajes para entablar negociaciones con Teherán. 

Asimismo, asegura que Washington es más libre que en el pasado porque su producción de energía lo libera de la dependencia del petróleo de Oriente Medio.   Esto significa que EEUU ya no debe ser visto como el garante de las rutas marítimas del Golfo, donde en el último mes y medio varios barcos cisterna, ninguno de ellos estadounidense, han sufrido ataques de los que Washington culpa a Teherán.

  Trump apeló a los países importadores de petróleo a proteger sus intereses en el estrecho de Ormuz y les lanzó un dardo al afirmar no entender por  qué EEUU tiene que velar por la seguridad de ese punto “por cero compensación”

La ONU pide a ambos países bajar la tensión 

 Los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pidieron  a Irán y a Estados Unidos (EEUU) que se contengan y que reduzcan la escalada de tensión que estalló entre ambos tras el derribo de un dron estadounidense el 20 de junio e incidentes con petroleros en el estrecho de Ormuz.

“Los miembros del Consejo de Seguridad urgen a las partes implicadas y a todos los países de la región (del Golfo Pérsico) que ejerciten la máxima contención y que tomen medidas y acciones para reducir la tensión”, asegura un comunicado leído tras una reunión a puerta cerrada  celebrada a petición de EEUU.

Asimismo, los 15 miembros del máximo órgano de la ONU condenaron los ataques contra petroleros registrados en el estrecho de Ormuz, en aguas del Golfo Pérsico el pasado junio, y aseguraron que “representa una seria amenaza” tanto contra el tránsito marítimo y el abastecimiento de petróleo, como contra la “paz y la seguridad internacional”.

En el comunicado se insistió en que “las diferencias deben resolverse de manera pacífica y a través del diálogo”. Por su parte, Francia, Alemania y el Reino Unido difundieron un comunicado conjunto  en el que mostraron su “gran preocupación por el aumento de las tensiones en el Golfo” e insistieron en la necesidad   de que haya diálogo.
 

 

 

17