G20: compromiso por el clima atraviesa un momento crítico

El consenso para luchar contra el cambio climático ha sido calificado como “poco ambicioso” y es el resultado de negociaciones difíciles y posiciones duras.
domingo, 30 de junio de 2019 · 00:04

AFP  / Japón

Los mandatarios del G20 lograron adoptar, in extremis, un consenso de mínimos sobre el clima, pero las negociaciones fueron difíciles, pues algunos países parecen dispuestos a alinearse con la posición de Estados Unidos.

El comunicado final de su cumbre en Osaka (Japón), firmado por 19 jefes de Estado y de gobierno, se refiere a la “irreversibilidad” del gran acuerdo de lucha contra el cambio climático firmado en París en 2015.

Estados Unidos se mantuvo al margen, como en las anteriores citas del G20, tras haber intentado bloquear la declaración, según la presidencia francesa. 

Un compromiso poco ambicioso, pero que supone un respiro para los defensores del medioambiente.

 “Habida cuenta de la situación actual, el formato 19+1 (Estados Unidos contra el resto del G20)  es el mejor escenario posible, pero por supuesto que, en vista de los grandes riesgos climáticos, esto no es un acuerdo ideal”, declaró a la AFP Yukari Tkamura, profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Tokio. 

“La noche de las negociaciones fue difícil”, dijo   una fuente diplomática, que mencionó “una posición muy dura” de los negociadores estadounidenses. 

“Estados Unidos trató de empujar a varios gobiernos, incluidos Arabia Saudita, Brasil y Turquía, a edulcorar el texto”, indicó Yuki Tanabe, de la ONG Japan Center for a Suitanaible Environment and Society (Jacses). 

Por su parte, la Unión Europea hizo todo lo posible por “mantener, al menos, los compromisos existentes en los últimos G20”. 

Japón, que acogió la cumbre, no facilitó la tarea, al parecer. Pues, “desde el principio, no querían una configuración 19+1, sino una declaración única” que no aislara a su aliado estadounidense, lamenta el activista ecologista. 

“Esto muestra dos cosas: que es un tema extremadamente difícil y que se puede lograr, pero que cada vez hay que mostrar más determinación y unidad europea”, prosiguió la presidencia francesa.

Ante los medios, el presidente francés, Emmanuel Macron, amenazó con no firmar el texto si la declaración no apoyaba el Acuerdo de París. 

La presidencia francesa temía también una eventual defección de los grandes emergentes. “Esto ya no sería un 19+1, sino 18+2 o 17+3, etc.,  lo que nos resultaría inaceptable”, señaló.

 En este ballet diplomático, China también se situó en primera línea, difundiendo junto a Francia y Naciones Unidas una declaración común, previa a la COP25 que se celebrará en Chile en diciembre. 

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, subrayó en esta ocasión la “urgencia” de la cuestión climática. “Es un desafío mundial y la respuesta debe ser multilateral”, insistió.

De momento, los defensores de la causa climática albergan pocas esperanzas de cara a la próxima cumbre, en 2020.

“Estoy muy preocupado, pues el año que viene, el G7 tendrá lugar en Estados Unidos y el G20 en Arabia Saudita”, primer exportador mundial de petróleo y gran aliado estratégico de Estados Unidos, afirmó Tanake.

 

 

Otras Noticias