Cae en EEUU el expresidente de Perú por el caso Odebrecht

Heriberto Benítez, el abogado del exmandatario, declaró que su defendido es víctima de una “persecución política”; ya declaró ante algunas autoridades.
miércoles, 17 de julio de 2019 · 00:06

EFE  y AFP  / Lima

El expresidente peruano Alejandro Toledo (2001-2006) fue arrestado este martes en Estados Unidos como parte del pedido de extradición, hecho por las autoridades de Perú para procesarlo por presuntos actos de corrupción vinculados con la empresa Odebrecht, informó el Ministerio Público peruano.

“Según se informó, el exmandatario se encuentra en su primera comparecencia ante las autoridades judiciales norteamericanas, como parte del proceso orientado a lograr su retorno al país”, señaló este martes la Fiscalía en un mensaje en su cuenta de Twitter.

La fuente oficial, el Ministerio Público, señaló que la información fue recibida a través de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional que indicó, sin ofrecer  otros detalles, que el exgobernante “fue arrestado esta mañana por mandato de extradición, en Estados Unidos”.

La detención de Toledo está relacionada con el proceso de extradición que se sigue en su contra desde mayo de 2018, luego de que testigos de la empresa Odebrecht confesaron haber pagado 20 millones de dólares al exmandatario para obtener licitaciones en obras públicas.

En febrero pasado, la Fiscalía de Perú anunció que llegó a un acuerdo de colaboración eficaz (delación premiada) con el empresario peruano-israelí Josef Maiman, quien reconoció haber ayudado a Toledo a recibir esos pagos y blanquear el dinero en paraísos fiscales.

Este lunes se conoció que el fiscal José Domingo Pérez ya entregó al Poder Judicial peruano el acuerdo de colaboración firmado con Maiman, quien el pasado 27 de junio señaló ante los fiscales peruanos que Odebrecht depositó en sus cuentas, en realidad, casi 35 millones de dólares en sobornos para el expresidente Toledo.

El exmandatario peruano siempre ha negado vínculos con la corrupción y afirmó en diversas ocasiones que todo es un ataque de sus enemigos y es víctima de una persecución política.

Tras conocer su detención, uno de sus abogados, Heriberto Benítez, declaró al Canal N de televisión que este lunes conversó por última vez con el exgobernante sobre “aspectos legales” del proceso de extradición y detalles de las declaraciones de Maiman. Benítez reiteró que Toledo es víctima de una “persecución política “y dijo que Maiman ha cambiado sus declaraciones tras haber “negociado con la Fiscalía”.

“Toda la carpeta que se formó para solicitar la extradición está hecha con documentos que demuestran que ha habido una persecución política”, reiteró antes de señalar que las autoridades peruanas han interferido en este proceso.

“Esa persecución contra Toledo está comprobada y será valorada en su momento por las autoridades judiciales de Estados Unidos”, concluyó.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, informó en marzo pasado que el estudio de abogados que logró la extradición de Estados Unidos del exmandatario panameño Ricardo Martinelli había sido contratado para tramitar un pedido similar contra Toledo.

De acuerdo con una resolución suprema publicada en febrero pasado, el estudio de abogados contratado por el Ministerio de Justicia de Perú es Foley Hoag LLP con sede en EEUU.

Toledo es investigado desde que el exdirectivo de Odebrecht en Perú Jorge Barata declaró que se le entregó sobornos para obtener la licitación de la construcción de dos tramos de la carretera Interoceánica sur durante su gestión.

Según dijo Barata a fiscales peruanos, el dinero fue entregado por partes, entre 2004 y 2010, en cuentas de Maiman, quien en sus declaraciones a la Fiscalía peruana también señaló que los fondos procedentes de Odebrecht eran derivados a Ecoteva, una firma creada junto a la suegra del exmandatario, Eva Fernenbug.
 

Alejandro Toledo, el “cholo sano y sagrado”, fue capturado

Nacido el 28 de marzo de 1946 en la localidad norandina de Cabana, región Ancash, una zona de extrema pobreza a casi 4.000 metros de altitud, el líder peruano fue pastor de ovejas y ayudó a su madre en el alumbramiento de por lo menos tres de sus 15 hermanos.

Aún niño, bajó de los Andes a la costa y se asentó en el puerto norteño de Chimbote, donde trabajó como vendedor de caramelos, diarios y lustrador de botas.

Desde la escuela pública peruana dio el salto a la Universidad de San Francisco, en Estados Unidos, donde se graduó en 1970, para luego obtener un doctorado en Economía en Stanford y trabajar en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

Toledo se jactó siempre de su rostro cetrino de “cholo” o “serrano”, el del hombre común en Perú, con el que miles de peruanos se identificaron y sobre el que centraron sus esperanzas desvanecidas con el transcurso de los años.

Pese a que durante su gestión (2001-2006) la economía peruana creció en forma sostenida, otros aspectos empañaron su legado.

Para justificar el dinero recibido a través de empresas off shore para la compra de inmuebles en Perú -presumiblemente con dinero de Odebrecht, según Fiscalía- Toledo aseguró que eran ingresos de una indemnización a su suegra, una judío-belga, por el holocausto nazi.

En junio del 2019 la Fiscalía informó haber presentado ante un juez una acusación contra Toledo por lavado de activos que se vincula al escándalo de corrupción de Odebrecht.

Sostiene que el pedido se relaciona con el caso Ecoteva, nombre de una firma  offshore  abierta en Costa Rica para presuntamente lavar el dinero de dicho soborno, y con el que el exgobernante habría comprado propiedades. 

Toledo se decía orgulloso de sus humildes orígenes. “Tengo el doctorado en Economía en Stanford, pero lo más importante es que tengo el doctorado de la pobreza extrema”, suele recordar cada vez que se le presenta la ocasión.

A su esposa, la antropóloga franco-belga Eliane Karp, la conoció en San Francisco y con con ella tiene una hija, Chantal.
 

 

48
2

Otras Noticias