Cánticos racistas en un mitin de Trump elevan tensión en EEUU

“Envíenla de vuelta”, gritaron seguidores de Trump en referencia a la legisladora Ilhan Omar, nacida en Somalia. Ésta tildó de fascista ayer al mandatario.
viernes, 19 de julio de 2019 · 00:04

EFE y AFP / Washington

Los cánticos racistas del público en un  mitin de la noche del miércoles del presidente estadounidense, Donald Trump, contra una congresista musulmana nacida en Somalia, a la que los asistentes instaron a “enviar de vuelta”, elevaron ayer  aún más la tensión y las críticas de xenofobia al mandatario.

“¡Envíenla de vuelta! ¡Envíenla de vuelta!”,  entonaron los seguidores de Trump en el acto de campaña que el gobernante celebró en Greenville (Carolina del Norte), después de que el mandatario cargara contra la legisladora Ilhan Omar, que representa en el Congreso de EEUU, uno de los distritos de Minesota.

La controversia ha ido creciendo desde que el pasado domingo Trump atacara a un grupo formado por cuatro jóvenes congresistas demócratas, conocido como “La brigada” (“The squad”) y que integran la latina Alexandria Ocasio-Cortez, la afroamericana Ayanna Pressley y las musulmanas Rashida Tlaib y la mencionada Omar. “No aman nuestro país. Están tan enfadadas. Si no les gusta, dejen que se vayan, dejen que se vayan”, apuntó el Presidente en el acto electoral.

Todas ellas son ciudadanas estadounidenses y tres de ellas nacieron en el país: Ocasio-Cortez en Nueva York, Tlaib en Detroit (Michigan) y Pressley en Chicago. Omar, por su parte, nació en Mogadiscio (Somalia), pero obtuvo la ciudadanía estadounidense cuando era adolescente, después de llegar como refugiada al país junto a su familia.

La congresista reaccionó desde su cuenta de Twitter, en la que citó un poema de la escritora aforamericana Maya Angelou.

“Puedes dispararme con tus palabras / Puedes cortarme con tus ojos / Puedes matarme con tu odio / Pero aún así, como el aire, me levantaré”, escribió a  madrugada de ayer a  modo de réplica.

Omar tildó de “fascista” al presidente de EEUU.

Por su parte, el mandatario elogió al público del acto electoral, sin mencionar los cánticos, al volar de regreso a Washington. “Qué multitud y qué gran gente. El entusiasmo va a acabar con nuestros rivales de la izquierda radical”, afirmó Trump.

Sin embargo, ayer trató el jueves de distanciarse del incendiario clamor “¡Devuélvanla!”, proferido por sus partidarios contra una legisladora demócrata. “No estaba contento con eso, no estoy de acuerdo”, dijo Trump. 

Cuando se le preguntó por qué no hizo nada para acallarlos, en lugar de hacer una pausa mientras la multitud coreaba una y otra vez “¡Devuélvanla!, Trump respondió: Yo creo que sí lo hice, empecé a hablar muy rápido”.

Las palabras del mandatario han generado contundentes reacciones entre la oposición demócrata. Kamala Harris, la senadora por California, calificó las declaraciones de “viles, cobardes y xenófobas”. “Es racista. Ensucia la oficina del presidente (...) Es hora de sacar a Trump del cargo y unir al país”, remarcó.

El martes, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, catalogó de “desgraciados, asquerosos y racistas” los comentarios de Trump sobre cuatro de sus colegas  en una resolución de condena a las palabras del presidente.
 

  “Ideólogas de izquierda, que ven a EEUU como fuerza del mal”

Donald Trump fue reprendido el martes por la Cámara de Representantes, dominada por los demócratas, por sus “comentarios racistas”, pero   en el mitin dejó en claro que planea poner sus incendiarios ataques contra Omar y otras tres congresistas demócratas de tendencia izquierdista en el centro de su estrategia para la reelección en 2020. 

Las integrantes del llamado “Escuadrón”, todas recién llegadas al Congreso en enero y con Omar como la única nacida fuera del país, se identifican como “mujeres de color” por su ascendencia hispana, árabe, somalí y afroestadounidense. 

Tras la resolución condenatoria de la Cámara, Trump volvió a la ofensiva en Greenville.

 Para deleite de sus miles de partidarios, describió a Omar y a las otras demócratas como “ideólogas de izquierda” que ven a Estados Unidos (EEUU) “como una fuerza del mal”. 

“Un voto para cualquier demócrata en 2020 es un voto para el avance del socialismo radical y la destrucción del sueño americano, francamente la destrucción de nuestro país”, precisó Trump. 

Los gritos de “¡Devuélvanla!” recuerdan a los cánticos de “¡Enciérrenla!” que los seguidores de Trump dirigían contra  Hillary Clinton. Algunos republicanos han instado a Trump a atenuar la retórica, pero el Presidente está convencido de que su estrategia es ganadora, a pesar del riesgo de inflamar las tensiones raciales y ampliar la división. (AFP)

 

 

9
17