Un petrolero retenido desata tensión entre Londres e Irán

El desacuerdo diplomático entre ambos países se agravó a raíz de la detención del buque, hecho calificado de “preocupante, ilegal y desestabilizador”.
domingo, 21 de julio de 2019 · 00:04

AFP  / Londres

Londres instó ayer a Irán a reducir la tensión en el Golfo liberando un barco de bandera británica que, según dijo, había sido confiscado ilegalmente en aguas omaníes en un gesto “totalmente inaceptable”. Sin embargo, Irán hizo caso omiso de este llamamiento y de otros similares de Estados Unidos y sus aliados a dejar marcharse al petrolero de bandera británica incautado el día antes en el estrecho de Ormuz. 

Los Guardianes de la Revolución iraníes dijeron haber abordado el Stena Impero el viernes por “no respetar el código marítimo internacional” en ese paso por el cual circula un tercio del petróleo mundial. 

El buque, de propiedad sueca, fue trasladado al puerto iraní de Bandar Abbas, según las autoridades portuarias de la provincia de Hormozgán. Se trata de la segunda incautación de un buque en pocos días por parte de Irán.  

El ministro británico de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt dijo al término de una reunión interministerial de urgencia que “el deseo del Reino Unido de distender”. Al mismo tiempo, insistió en que el petrolero Stena Impero fue confiscado en aguas omaníes, “en una clara violación del derecho internacional”. “Es total y completamente inaceptable”, sentenció Hunt. 

La captura del barco se produjo horas después de que la justicia del enclave británico de Gibraltar decidiese prolongar 30 días la retención de un petrolero iraní, interceptado el 4 de julio bajo sospecha de querer entregar crudo a Siria en violación de las sanciones europeas contra Damasco.  

Hunt dijo que no era lo mismo: “el Grace 1 fue detenido legalmente en aguas gibraltareñas porque llevaba crudo a Siria, contraviniendo las sanciones de la Unión Europea”. 

El presidente estadounidense Donald Trump dijo el viernes que lo ocurrido muestra lo que él dice sobre Irán: “Problemas, nada más que problemas”, aseguró. Tanto Francia como Alemania exhortaron a Irán a que libere de inmediato al petrolero británico. 

“Una nueva escalada sería muy peligrosa para la región”, advirtió Berlín. “Una acción de este tipo perjudica la necesaria desescalada de las tensiones en la región del Golfo”, advirtió París. 

Por su parte, la Unión Europea lamentó que “en esta situación ya tensa, esta noticia entraña el riesgo de incrementar la escalada y mina el trabajo para resolver la crisis. 

 

Según Allah Morad Afifipoor, director general de la autoridad portuaria y marítima de la provincia de Hormozgán, el Stena Impero chocó con un pesquero. Las personas a bordo del pesquero contactaron al petrolero pero no tuvieron respuesta, y entonces informaron a la autoridad portuaria de Hormozgán. 

“Conforme a la ley, tras un accidente es necesario investigar las causas” y por ello la autoridad portuaria abrió ayer una investigación, agregó el responsable iraní. Los 23 miembros de la tripulación se encuentran a bordo, precisó Afifipoor, citado por la agencia Fars. Dieciocho, incluido el capitán, son de nacionalidad india y los otros son un filipino, un letón y tres rusos.

 El jueves, los Guardianes de la Revolución ya habían anunciado retener otro petrolero “extranjero” y su tripulación sospechosa de entregar carburante de contrabando en el Golfo. Desde entonces no se brindó ninguna información sobre ese barco. La región del Golfo y el estrecho de Ormuz son el escenario de fuertes tensiones entre EEUU e Irán.

 

 Irán abre investigación por petrolero británico  

Irán abrió   una investigación al petrolero de bandera británica incautado que asegura chocó con un pesquero en el estrecho de Ormuz, mientras continúa aumentando la tensión en ese estratégico paso. 

Reino Unido advirtió ayer a Irán que estaba eligiendo un “camino peligroso de comportamiento ilegal y desestabilizador”, en palabras de su canciller Jeremy Hunt, y aconsejó a sus barcos evitar la zona del estrecho. Los Guardianes de la Revolución iraníes dijeron haber confiscado al Stena Impero el viernes por “no respetar el código marítimo internacional” en ese paso obligado al Golfo para cerca de un tercio del transporte petrolero mundial.

Estas últimas 24 horas estuvieron marcadas por una polémica sobre un dron iraní que los estadounidenses dicen haber derribado en el estrecho, algo que Teherán rechaza. Washington ha reforzado su presencia militar en el Golfo, tras acusar a Irán de estar detrás de actos de sabotaje contra cuatro buques-cisterna cerca del estrecho de Ormuz en mayo pasado, y de dos ataques de origen desconocido a mediados de junio contra dos petroleros, “uno japonés y otro noruego”.

 

16

Otras Noticias