Trump desata ola de críticas por ataque racista a un pastor

martes, 30 de julio de 2019 · 00:04

AFP / Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió ayer  contra el pastor negro activista por los derechos civiles Al Sharpton, lo que generó nuevas acusaciones de racismo contra el mandatario tras sus recientes ataques contra legisladores negros y de otras minorías étnicas.

Trump, que busca la reelección en 2020, hostigó a Sharpton después de un fin de semana marcado por sus ataques contra Elijah Cummings, un congresista demócrata negro muy crítico del Presidente cuyo distrito representa a gran parte de Baltimore, una ciudad de mayoría negra. “Al es un estafador, un agitador”, dijo Trump en Twitter, luego de que el religioso anunciara una visita a Baltimore. “¡Odia a los blancos y los policías!”, agregó el mandatario sobre Sharpton, quien fue candidato a la nominación presidencial del Partido Demócrata en 2004.

Sharpton replicó, acusando a Trump de jugar “la carta de la división racial”. “Tiene un veneno particular hacia los negros y las personas de color”, dijo, al ser consultado por periodistas.

“Puede decir lo que quiera, llamarme agitador. Sí, le causo problemas a los fanáticos”, agregó. “En cuanto a que soy un estafador, si realmente pensara que lo soy me nominaría para su gabinete”, complementó.

La polémica se desató el sábado, cuando Trump calificó el distrito de Cummings como un lugar “infestado de ratas” en el que nadie querría vivir.

“Baltimore, bajo el liderazgo de Elijah Cummings, tiene las peores estadísticas de delitos en la nación. ¡25 años de palabrerío, nada de acción!”, tuiteó  ayer  el mandatario. “Ahora, el reverendo Al se presentará para quejarse y protestar. No se hará nada para las personas necesitadas. ¡Triste!”, prosiguió.

Baltimore, una histórica ciudad portuaria de 600 mil  habitantes, con barrios ricos pero también distritos asolados por la pobreza, tiene una de las tasas de homicidios más altas del país.

Las acusaciones de Trump contra Sharpton y Cummings tienen lugar menos de dos semanas después de que la Cámara de Representantes condenara a Trump por comentarios “racistas” por atacar a cuatro congresistas demócratas, conocidas como el “Escuadrón”. 


Las diatribas de Trump provocaron una tormenta de críticas, no sólo de la líder demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, sino también de los demócratas. 

El exvicepresidente Joe Biden,  consideró “despreciable” el ataque de Trump. “Una vez más, ha demostrado ser incapaz de ocupar el cargo”, tuiteó el sábado.

El senador Bernie Sanders volvió a decir que Trump es racista: “Esto es una vergüenza”, dijo. 

Los dos senadores negros en liza, Cory Booker y Kamala Harris, también deploraron lo ocurrido. Harris, en particular, se dijo “orgullosa” de tener el cuartel general de su campaña en el distrito de Cummings.

Tácticaelectoral

  •  Análisis Los comentarios del Presidente de Estados Unidos (EEUU) son vistos como una jugada calculada pero arriesgada, dirigida tanto a la base de blancos de clase trabajadora descontentos que contribuyeron a llevarlo a la Casa Blanca en 2016, como a otros blancos que no han decidido a quién apoyar en las elecciones del próximo año.
1
5