Militar venezolano murió por aplastamiento y electrocución

El representante de Guaidó solicitó a la CIDH crear un mecanismo especial para investigar la muerte del capitán Rafael Acosta, quien -se sospecha- fue torturado.
jueves, 04 de julio de 2019 · 00:04

Agencias / Caracas

Una autopsia realizada al cuerpo del  capitán venezolano Rafael Acosta Arévalo  revela que murió  debido a “rabdomiólisis por politraumatismo generalizado”, que se refiere  a que fue víctima de aplastamiento, tortura, traumatismo y electroestimulación, según el examen filtrado ayer.

Según el diario El Nacional de Venezuela, el periodista Eligio Rojas publicó  parte del informe de la autopsia que se le hizo al cuerpo  del militar. 

En la información que  éste  compartió en Twitter se determina que la causa de la muerte fue un edema cerebral fuerte por una insuficiencia respiratoria aguda, debido a rabdomiólisis por politraumatismo generalizado. Luego de conocerse el informe, periodistas e integrantes de distintas ONG reafirmaron que Acosta Arévalo fue asesinado debido a las torturas.

“Rabdomiólisis: síndrome de necrosis muscular que presentan las víctimas de terremotos, bombardeos, derrumbes de edificios. Es decir, que el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo fue literalmente aplastado”, escribió por su lado la periodista Lisseth Boon en la red social.

La presidenta de Control Ciudadano, Rocío San Miguel, indicó que con el informe publicado, el delito de los presuntos autores debe cambiar. “Ya es oficial. El capitán Rafael Acosta Arévalo fue brutalmente torturado hasta ocasionarle la muerte. La rabdomiólisis tiene entre sus causas el aplastamiento, la tortura, traumatismos y electroestimulación. Con este informe debe cambiar el delito imputado a presuntos autores”, señaló San Miguel por Twitter. 

A su vez, la abogada Tamara Suju recalcó que la tortura tiene “cadena de mando”.

Acosta Arévalo fue detenido el pasado 21 de junio por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim)y fue trasladado a la sede de los tribunales militares, en Fuerte Tiuna, el 28 de junio. 

El capitán llegó en silla de ruedas sin poder mover las manos ni las piernas, con los ojos desorbitados y pidiendo auxilio, denunciaron los familiares y el abogado Alonso Medina Roa. El capitán fue trasladado al Hospital Militar Vicente Salias, en Fuerte Tiuna, donde murió el sábado 29 de junio en la madrugada.

Los militares y civiles venezolanos presos en la sede de la Dgcim  protestaron exigiendo el respeto de los derechos humanos, tras la muerte del capitán  Acosta Arévalo en ese centro, confirmaron  familiares de detenidos y diputados, según EFE.

La diputada opositora Delsa Solórzano aclaró que no se trató de un motín, sino que los “presos políticos están levantados en voz de protesta exigiendo respeto a sus derechos humanos”.

Insistió en que los detenidos levantaron “su voz contra la opresión” y describió las condiciones sanitarias precarias en las que “60 personas comparten un solo baño” y hay varios presos que “tienen presuntamente enfermedades contagiosas”.

Gustavo Tarre, representante del líder opositor venezolano Juan Guaidó ante la Organización de Estados Americanos (OEA), solicitó a la CIDH que cree un mecanismo especial para investigar la muerte de Acosta.

En el documento entregado pidió al organismo que realice una visita sobre el terreno a Venezuela “para evaluar la grave situación de derechos humanos”.

  Piden investigación

  • Sugerencia El delegado de Juan Guaidó propuso a la  CIDH que, en el marco de una  visita, “establezca un Mecanismo Especial de Investigación sobre los graves hechos relacionados con las denuncias de desaparición forzosa, tortura y ejecución arbitraria del capitán Rafael Acosta Arévalo y otros presos políticos por el régimen de Nicolás Maduro”.
  •  Pedido Sara de La Sotta, madre del capitán de la Naval, Luis Humberto de La Sotta, quien tiene un año detenido y está acusado de rebelión militar, dijo que teme “por la vida de él”, por cuanto padece “condiciones infrahumanas”.
  • Prisión Denunció que lo tuvieron en un cuarto oscuro 33 días, sin baño y  donde le tiraban la comida al suelo.  
     
4
126