Fernández arrasa en primarias de Argentina, Macri se resigna

El presidente Mauricio Macri reconoció que su frente tuvo una mala elección. “Duele que no hayamos tenido todo el apoyo que esperábamos”, se lamentó.
lunes, 12 de agosto de 2019 · 01:06

AFP y EFE  / Buenos Aires

Alberto Fernández, del peronismo de centro-izquierda, se impuso con 47,10% de los votos al presidente liberal Mauricio Macri, quien obtuvo 32,48% (al 80,3% de mesas escrutadas), en las primarias de ayer  en Argentina, claves en la carrera a las presidenciales del 27 de octubre.

“Hemos tenido una mala elección y eso nos obliga a partir de mañana (lunes) a redoblar los esfuerzos. Duele que no hayamos tenido todo el apoyo que esperábamos”, dijo el mandatario en su búnker de campaña, acompañado por los principales candidatos de su coalición de centro-derecha Juntos por el Cambio.

La participación electoral fue de 75% de los 34 millones de electores, un porcentaje considerado alto para unas primarias, informó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Fernández,  a quien acompaña la exmandataria Cristina Kirchner como candidata a la Vicepresidencia, destacó el triunfo.  “A partir de hoy se terminó el concepto de grieta y de venganza y de cualquier cosa que nos divida. Hoy la Argentina dio un veredicto que dice cambiemos, pero ‘cambiemos’ en el mejor sentido”, resaltó, según Clarín.  

Dado que los principales partidos ya habían elegido por consenso a sus respectivos candidatos, estas primarias se convirtieron en una suerte de gran encuesta previa a la elección de octubre. La gran diferencia entre Macri y Fernández y la extrema polarización, que reparte entre los dos casi 80% de los votos, hace parecer difícil que el mandatario pueda remontar el resultado en los dos meses y medio que faltan para la primera vuelta.

En la primera vuelta se puede ganar con 45% de los votos o también si se obtiene 40% y una diferencia de 10 puntos con el segundo candidato.

Las primarias “siempre dan un resultado preliminar. En octubre crece con una mayor participación”, había dicho antes de conocerse el resultado Marcos Peña, jefe de gabinete.

La primera vuelta está fijada para el 27 de octubre y el eventual balotaje, para  el 24 de noviembre. Como tercera opción se presentó la fórmula del exministro de Economía Roberto Lavagna con el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, del peronismo de centro, el cual  consiguió sólo 8,7%.

En total, hay 10 fórmulas presidenciales para la contienda.


Macri había dicho temprano que esta elección “define los próximos 30 años de Argentina. Los mercados obviamente esperan que los argentinos sigamos en el mismo camino”.

En el contexto de crisis económica, la campaña se ha desarrollado poniendo el acento en las debilidades del contrario. 

Sobre Macri pesa su dificultad para abatir la inflación; y sobre Fernández, la percepción de que depende de Cristina Kirchner, una figura controvertida que le lleva torrente electoral, pero que es a la vez es la de mayor rechazo. Macri resalta las obras públicas construidas durante su gobierno y ataca al anterior, de Cristina Kirchner, encausada ante la justicia en varios procesos por presunta corrupción pública.

Según reportó La Nación, el sistema de carga de votos presentó  problemas en la fiscalización del recuento provisorio, por una falla en el software provisto por la  empresa Smartmatic.

Cristina Kirchner destacó que los argentinos  deseen  un cambio
 
La senadora y precandidata a vicepresidenta nacional Cristina Kirchner a través de un  video desde Río Gallegos destacó el triunfo  y el deseo de los argentinos por un cambio, según reportó el diario La Nación en su portal digital.

“Felicitaciones para todos y todas, y también un agradecimiento muy grande a todos los hombres y mujeres jóvenes y mayores, y a todos los que han apoyado esta propuesta del Frente de Todos”, dijo la senadora  desde su casa de la capital de la provincia de Santa Cruz.

La expresidenta destacó que los resultados generan optimismo porque la gente quiere que cambien las cosas. 

“No sólo porque ganamos una elección, sino porque nos pone optimistas y alegres que muchas argentinas y argentinos decidan que las cosas deben cambiar en la Argentina. Porque así como estamos, no estamos viviendo bien. No estamos tranquilos”, agregó.

“Los argentinos y argentinas hemos dejado de ser felices, son demasiado grandes las tensiones. Por eso quiero agradecerles”, prosiguió.

Por último, se refirió a la transmisión de los datos: “Quiero dirigirme al Gobierno nacional, especialmente al Ministerio del Interior, quien es el responsable de las elecciones, al Presidente, al jefe de Gabinete, al jefe de Gobierno y la Gobernadora.  Quiero pedirles que no vuelva a ocurrir lo que ocurrió en 2017. Los números que tenemos son muy amplios”, sostuvo.

  La elección puede definirse en primera vuelta

El periodista y analista político Joaquín Morales Solá opinó   que en caso de obtener “más de un 40% de los votos” en las  elecciones primarias, Alberto Fernández, el precandidato a presidente por el Frente de Todos, quedaría “más cerca de un triunfo en primera vuelta”.
 
Aunque no se tienen números finales, en un análisis realizado para el diario La Nación, el periodista  planteó que se está hablando a nivel nacional de una diferencia que es “entre tres y tres puntos y medio, según hizo trascender el Gobierno”, a favor de la fórmula Alberto Fernández y Cristina Kirchner, por sobre la dupla del presidente Mauricio Macri y Miguel Ángel Piccheto.

 “Eso no sería un problema (para el Gobierno) porque sería fácil de revertir en octubre. El problema es de qué porcentajes estamos hablando. Si hablamos de un 42% contra 39 %, va a ser muy difícil porque Fernández se coloca a tres puntos de ganar en primera vuelta y, el Presidente, a seis puntos”, observó.

Según lo establecido por la Constitución Nacional, para ganar en primera vuelta, un candidato debe obtener por lo menos el 45% de los votos, o bien sacar más de 40% y  más de 10 puntos de diferencia sobre el segundo. “Con más del 40% de los votos, con un 41% o 42%, Fernández quedaría muy cerca de ganar en primera vuelta”, dijo.

Morales Solá explicó que las dos grandes alianzas que se enfrentaron ayer  apostaron por la polarización, y la misma se dio “de una manera tremenda”. “El 80% de los votos se los están llevando el Frente de Todos y Juntos por el Cambio”, subrayó.
 

 

 

33
191

Otras Noticias