La justicia italiana levanta veto a barco humanitario de migrantes

El navío espera atracar, mientras que sus 147 ocupantes deben compartir dos lavabos, en 180 metros, y discuten por la comida.
jueves, 15 de agosto de 2019 · 00:04

AFP / Roma

El barco humanitario español  Open Arms  se dirigía ayer  por la tarde hacia Lampedusa con 147 migrantes a bordo, después de que la justicia suspendiera un decreto del ministro italiano Matteo Salvini que le prohibía entrar en aguas territoriales italianas.

La ONG española Proactiva Open Arms aseguró en cambio que no contemplaba atracar por la fuerza. Por ahora pretende refugiarse del mal tiempo. 

El  Open Arms  y el  Ocean Viking  (barco de las ONG,  SOS Mediterráneo y Médicos Sin Fronteras que busca igualmente un puerto para más de 350 migrantes) publicaron ayer  videos que mostraban olas de hasta 2,5 metros que sacuden a los barcos y a sus pasajeros.

Pese a todo, Salvini anunció un recurso “urgente” contra la decisión  y firmó un nuevo decreto con el argumento de que el comportamiento del  Open Arms  desde el primer decreto demostraba su “objetivo político de llevar (a los migrantes) a Italia”.

“Hemos ganado el recurso que interpusimos ante un tribunal administrativo de Italia”, declaró poco antes Oscar Camps, fundador de Proactiva Open Arms, en  una rueda de prensa en Madrid. “Lo único que falta es que se nos asigne un puerto”, añadió. 

Después de tres operaciones de rescate en los últimos 12 días y una serie de evacuaciones médicas, el  Open Arms tiene a bordo a 147 migrantes, incluidos unos treinta menores.

Malta solo aceptó a una parte los rescatados en su zona de competencia- y la ONG rechazó el traspaso por miedo a la reacción de los que se quedarían a bordo. En una entrevista  con la radio española Cadena Ser, Camps resaltó el riesgo de que estallaran peleas entre los migrantes, cansados y estresados.

Según él, los 19 miembros de la tripulación tienen cada vez más problemas para gestionar las tensiones provocadas por el hacinamiento, la incertidumbre y el estado de “estrés post-traumático muy alto” de los migrantes que están a bordo.

“Imagínate que hay dos lavabos, 180 metros cuadrados cubiertos. Hay discusiones por un trozo de sombra, discusiones por un trozo de sol, discusiones por la comida, discusiones por la cola de lavabo”, explicó.

Francia aseguró que estaba “en contacto con la Comisión Europea” para encontrar una solución para los cerca de 500 migrantes de los dos barcos.

Justo antes de la primera operación de salvamento del  Open Arms  a principios de agosto, el ultraderechista Salvini firmó un decreto prohibiendo al barco humanitario entrar en aguas territoriales italianas.

Según el ministro, se trata de una cuestión de orden público. En caso de infracción, la ONG  se arriesgaba a ser multada con hasta un millón de euros y a la confiscación del barco. Hasta la decisión judicial del miércoles.

“Es un éxito: no se puede ir en contra del derecho marítimo internacional”, se congratuló Camps. Según la prensa italiana, el tribunal reconoció “un exceso de poder” y una violación del derecho internacional en materia de rescates en el mar.

Ayer  por la mañana, el Partido Demócrata pidió al jefe del gobierno, Giuseppe Conte, que hiciera desembarcar lo antes posible a los migrantes del  Open Arms. La postura choca con la del ministro Salvini que pidió elecciones anticipadas.
 

Sin destino fijo

  • Rescate   El Open Arms y el Ocean Viking navegan con unos 500 migrantes  en las aguas y no tienen  un puerto para atracar.
  • Ayuda El Ocean Viking ha rescatado en los últimos días a 356 personas frente a las costas libias y busca un puerto seguro para desembarcar, según pudo constatar una periodista de la AFP que está a bordo del buque.

Valorar noticia

Otras Noticias