Mujeres indígenas protagonizan mayor protesta contra Bolsonaro

Decenas de miles de mujeres, vestidas con trajes típicos y con flores, calificaron en sus arengas al Presidente de Brasil de “misógino, racista y homofóbico”.
jueves, 15 de agosto de 2019 · 00:04

EFE y AFP / Brasilia

 Decenas de miles de mujeres, sobre todo indígenas y campesinas, resucitaron ayer  a la oposición en Brasilia con una multitudinaria manifestación contra las políticas del gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Según las organizadoras, fueron 100 mil personas, una cifra que las autoridades policiales redujeron a cerca de 20.000 pero que, en cualquiera de los casos, constituye la mayor protesta realizada en Brasilia desde que Bolsonaro asumió el poder.

Conformada sobre todo por mujeres, la manifestación protestó por las conservadoras políticas impulsadas por el Gobierno en el campo, que favorecen a los grandes productores y relegan a la agricultura familiar, y los planes de promover la explotación de minerales en la Amazonia, donde se asienta la mayoría de las reservas indígenas.

Las mujeres también condenaron el “machismo” que le atribuyen a Bolsonaro, quien tiene un largo historial de declaraciones de corte racista u homofóbico y que es un franco adversario del feminismo. La protesta fue convocada en momentos en que la popularidad del líder  de ultraderecha está en mengua, según diversas encuestas que le adjudican un apoyo de cerca del 30% de los brasileños, tras apenas siete meses en un cargo que asumió con un respaldo de 55%.

La oposición del campo progresista, hasta ahora adormecida frente a la mayoritaria base parlamentaria de Bolsonaro, pareció renacer en esta manifestación y esa percepción la reforzó el diputado Paulo Pimenta, del Partido de los Trabajadores (PT). “Estamos de vuelta”, manifestó  el parlamentario, en medio de una manifestación que también congregó a representantes de todos los partidos de la muchas veces dividida oposición de izquierdas.

Símbolo del campo progresista, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en la cárcel desde abril del año pasado por corrupción, se sumó a la manifestación a través de una carta que envió desde su celda y fue leída por el excandidato presidencial Fernando Haddad, derrotado en las urnas en octubre de 2018. “Las mujeres de nuestra tierra volverán a ser respetadas y el odio no vencerá al amor, el miedo no vencerá a la esperanza y la grosería no vencerá a la solidaridad”, escribió Lula en la carta, leída frente a las mujeres concentradas en ese momento a las puertas de la sede del Parlamento.

La mayoría de las participantes cargaban flores y vestían sombreros de paja y ropas moradas, color símbolo de la manifestación. En sus arengas, calificaron a Bolsonaro de “misógino, racista y homofóbico”. 

 

“Vivimos tiempos difíciles con un Gobierno que nos ataca de forma continua (...). Estamos perdiendo derechos conquistados con mucha lucha”, dijo a la AFP Juliana Joucoski, una profesora de 43 años de Curitiba (sur).

“Las mujeres están en el foco de toda la violencia en Brasil”, afirmó por su lado Fabiana Nascimento, quien acudió a la concentración con margaritas de papel en las manos.

 Mariana Lima, de 46 años, funcionaria pública en Sao Luis de Maranhao (noreste), dijo que las políticas en el área de salud del presidente Bolsonaro desamparan a las comunidades más pobres, rurales e indígenas. “Tenemos que protestar para garantizar nuestros derechos no sólo como mujeres, sino como ciudadanos”, agregó. La marcha recorrió la explanada de los ministerios hasta cercanías de Palacio.

 

Otras Noticias