EEUU y Rusia eliminan tratado nuclear; hay temor en el mundo

Gorbachov, exlíder soviético, afirmó que el fin del tratado dinamitará la seguridad del mundo. “Rusia es la única responsable de la muerte del tratado”, dijo EEUU.
sábado, 03 de agosto de 2019 · 00:04

EFE  / Washington

Estados Unidos (EEUU) y Rusia le dieron muerte al tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance (INF) en medio de acusaciones mutuas. Con la ruptura se teme por la seguridad en Europa y una nueva carrera armamentista en el mundo.


El secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció en un comunicado la retirada oficial de EEUU  después de que, hace seis meses, denunciara el acuerdo ante la negativa de Moscú de destruir un misil de crucero que viola las condiciones del pacto, según la versión de Washington. “Rusia es la única responsable de la muerte del tratado. Durante los últimos seis meses, EEUU dio a Rusia una última oportunidad para que corrigiera sus incumplimientos. Pero, como ya ha hecho durante muchos años, Rusia decidió quedarse con los misiles que violan el acuerdo, en vez de volver a adherirse a las obligaciones de este tratado”, subrayó.

En el centro del recrudecimiento de las tensiones entre Moscú y Washington se encuentra un misil de crucero que pesa 1.700 kilos y mide ocho metros de largo: el Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN) y que, de acuerdo con EEUU, infringe el tratado al superar los 500 kilómetros de alcance. No obstante, las tensiones vienen de lejos. Durante años los dos países  han estado acusándose de violar el tratado, firmado en 1987 y que prohíbe a los dos países fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros).

 Pompeo afirmó que el presidente Donald Trump  desea iniciar “un nuevo capítulo en busca de una nueva era del control de armas” que vaya más allá de los tratados bilaterales, como el suscrito con Moscú, y favorezca la participación de otras potencias, como Pekín.

Rusia rebatió las críticas de Occidente de que es el único culpable del fin del primer tratado de desarme de la Guerra Fría, el INF, y acusó a EEUU de poner en peligro la seguridad de Europa y el sistema mundial de control de armamento. “En EEUU han cometido un grave error”, manifestó el Ministerio ruso de Exteriores en un comunicado.


En un intento de dejar en evidencia la decisión “unilateral” de EEUU, el presidente ruso, Vladímir Putin, firmó hace menos de un mes el correspondiente decreto, aunque hace seis meses que ambas potencias habían puesto la puntilla al acuerdo.

“La denuncia del INF confirma que EEUU ha tomado el rumbo de destrucción de todos los acuerdos internacionales que, por uno u otro motivo, ya no le convienen. Esto conducirá prácticamente al desmontaje del actual sistema de control de armamento”, señala la nota oficial.

Moscú acusó a Washington de orquestar una campaña de propaganda cimentada en la “desinformación” para acusarle de violar el tratado a ojos de la comunidad internacional, lo que hizo imposible salvar el INF, táctica que EEUU ya aplicó para renunciar en 2002 al tratado de defensa antimisiles.

 El último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, advirtió de que la renuncia al tratado  hará que la política mundial sea “impredecible” y “caótica”. “Con este paso, EEUU hará que la política mundial sea impredecible y caótica”, dijo a la agencia Interfax Gorbachov, quien firmó el tratado con el entonces presidente de EEUU, Ronald Reagan, el 8 de diciembre de 1987.

Subrayó que la expiración del primer tratado de desarme de la Guerra Fría “dinamitará no sólo la seguridad de Europa, sino de todo el mundo”.

 La OTAN responsabilizó  a Rusia del fracaso del tratado. “M  oscú es el único responsable de la desaparición del INF porque no hay nuevos misiles de Estados Unidos en Europa, pero hay nuevos misiles rusos en Europa”, precisó el secretario general aliado, Jens Stoltenberg. 

El tratado fue suscrito por Reagan y Gorbachov

El tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) fue uno de los grandes tratados de desarme precursores del final de la Guerra Fría.

Cuando el presidente estadounidense Ronald Reagan y el líder soviético Mijaíl Gorbachov lo firmaron en Washington el 8 de diciembre de 1987 se consideró “histórico”. Ya había entonces otros acuerdos nucleares, entre ellos el SALT I en 1972 y el SALT II en 1979, que limitaban la cantidad de misiles balísticos en poder de cada país. Pero con el INF ambos se comprometían por primera vez a destruir toda una clase de misiles nucleares.

El tratado obligaba a desmantelar en los tres años siguientes a su entrada en vigor los misiles con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros. Antes de 1991 se habían destruido 2.692 misiles, casi todos los de alcance intermedio, que representaban poco más del 4% del arsenal nuclear de ambos países en 1987.

Activistas en Berlín protestan por el fin del tratado. 
Foto:   EFE

Una de las innovaciones del tratado INF fueron los procedimientos de verificación de las destrucciones por parte de inspectores del otro país concernido. Entre los misiles estadounidenses destinados a desaparecer figuraban los Pershing IA y Pershing II, que estuvieron en el centro de la crisis de los euromisiles durante la década de 1980.

Esta crisis, consecutiva al despliegue soviético de misiles nucleares SS-20 apuntando hacia las capitales europeas, provocó una réplica de la OTAN que desplegó Pershing en Europa, dirigidos hacia la URSS.

Para lograr la firma del tratado INF hicieron falta tres cumbres entre Gorbachov y Reagan entre 1985 y 1987.


 

5
30