Exjefes de las FARC dejan pacto de paz y anuncian nueva guerrilla

El presidente Iván Duque ordenó una ofensiva contra quienes llamó “banda de narcoterroristas”. El expresidente Santos pidió reprimir a los desertores.
viernes, 30 de agosto de 2019 · 00:04

AFP / Bogota

Vestido de militar, Iván Márquez, ex número dos de la disuelta guerrilla FARC, reapareció para proclamar, en un video grabado en la selva, que retomó las armas junto con otros jefes rebeldes que se apartaron del pacto paz en Colombia. El llamado desata temor e incertidumbre por un nuevo clima de violencia.

 “Ha comenzado la segunda Marquetalia (cuna histórica de la rebelión armada) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión”, señala Márquez acompañado de Jesús Santrich y Hernán Darío Velásquez (El Paisa), prófugos.

El presidente Iván Duque ordenó una ofensiva contra quienes llamó “una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro” en Venezuela. ”Debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla”, declaró    al tiempo que ratificó su “compromiso” con los excombatientes que siguen en  legalidad.

En el video puede verse a los tres comandantes flanqueados por 17 hombres y mujeres con fusiles y una pancarta al fondo en la que se lee “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-EP”. Duque ofreció recompensas de 880 mil  dólares por cada uno de los guerrilleros.

El anuncio supone el mayor revés a los acuerdos negociados en Cuba y suscritos en 2016 bajo el gobierno del exmandatario y nobel de Paz, Juan Manuel Santos, que condujeron al desarme de unos 7.000 combatientes y que pretendían acabar con la mayor rebelión de América, la cual dejó cientos de miles de víctimas. 

Y a su vez lanza un enorme desafío a Duque, metido de lleno en la campaña de Estados Unidos para sacar del poder a Maduro. 

A finales de julio, éste  aseguró que Márquez y Santrich eran “bienvenidos a Venezuela”.

Después de un año sin noticias sobre su paradero, Márquez justificó su rearme frente a “la traición del Estado a los acuerdos de paz de La Habana”, y anunció una “nueva modalidad operativa” que excluye, según él, los secuestros. El video de 32 minutos fue realizado en las selvas del sureste de Colombia, limítrofes con Venezuela, según Márquez.  

Aunque, en efecto, el grueso de las FARC se desmovilizó, unos 2.300 combatientes distribuidos en varios grupos conforman las llamadas disidencias y se dedican mayoritariamente al narcotráfico y la minería ilegal, según inteligencia militar.

Rodrigo Londoño (Timochenko), presidente del partido, consideró como un “golpe bajo” y una “desafortunada noticia” lo anunciado por sus excamaradas. “La gran mayoría de la gente que se ha mantenido dentro del proceso se sigue manteniendo porque cree en él, está convencida, tiene preocupaciones, pero ese mensaje sí puede calar en algunos compañeros que están indecisos”, agregó.

El expresidente Santos tuiteó: “El 90% de las FARC sigue en el proceso de paz. Hay que seguirles cumpliendo. A los desertores hay que reprimirlos con toda contundencia. ¡La batalla por la paz no se detiene!”.

 

Coordinación con el ELN es la amenaza

Aunque el exnúmero dos de la disuelta guerrilla reapareció vestido de militar con una reducida tropa, la amenaza está en su anuncio de “coordinar esfuerzos” con el resto de disidentes y los rebeldes del ELN.

Su mensaje podría calar en los 4.600 combatientes que según inteligencia militar componen por separado ambos frentes, el de los grupos que sin un mando unificado se apartaron del acuerdo de paz con las antiguas FARC y el del Ejército de Liberación Nacional (ELN), una organización en expansión y con retaguardia en Venezuela, según el Gobierno. El ELN saludó el regreso a las armas de los ex-FARC y ofreció “una trinchera de combate”. 

León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, cree que con Márquez se da paso a la unificación de los disidentes “bajo una nueva guerrilla” que, en coordinación con la del ELN, configuraría un “nuevo fenómeno de violencia”.

 Aunque el Estado colombiano es muy superior en recursos y fuerza militar (265.050 efectivos), nunca ha podido ejercer un control efectivo del territorio ni acabar con el narcotráfico.

Aun así este es un problema naciente “que todavía se puede controlar” con una respuesta contundente y operativa de la Fuerza Armada, dice el  experto Ariel Ávila.

 Los expertos coinciden en que los grupos colombianos encuentran en Venezuela una retaguardia ante la ofensiva. “Venezuela va a estar ahí, albergando a los jefes cuando estén envainados, sin decirlo, a escondidas, porque el gobierno Maduro no tiene ningún incentivo para decir que colabora con el gobierno de Colombia”, dijo el analista del conflicto Carlos Alfonso Velásquez.

El mundo condena

  • Acusación EEUU acusó al presidente  de Venezuela, Nicolas Maduro, de “fomentar” acciones como el regreso a las armas de varios exlíderes disidentes de las FARC.
  • Crítica  “Repudiamos el anuncio de grupos disidentes de las FARC de retomar las armas y abandonar los acuerdos de paz. La justicia debe caer sobre ellos con todo su peso”, dijo el secretario general de la OEA, Luis Almagro. 
  • Apoyo El portavoz de Exteriores de la Unión Europea, Maja Kocijancic, afirmó en un comunicado que “el compromiso de la UE con el proceso de paz es y sigue siendo inquebrantable”. El Gobierno español precisó que el rearme es una  “flagrante violación” del Acuerdo de Paz de 2016.

ONU condena enfáticamente   el rearme, pide fe por  la paz

 La Misión de Verificación de la ONU en Colombia condenó “enfáticamente”  el regreso a las armas de un grupo de líderes de las FARC encabezado por el que fuera el número dos de la antigua guerrilla, Luciano Marín, alias Iván Márquez, y pidió mantener la fe en la paz.

La misión, encargada de verificar la reinserción política, económica y social de los excombatientes que se acogieron al acuerdo de paz que se firmó en noviembre de 2016, destacó “el firme compromiso de la inmensa mayoría de hombres y mujeres en el proceso de reincorporación que sigue cumpliendo con el acuerdo”.

A quienes entregaron las armas, la ONU les alentó “a persistir en su voluntad de paz” ya que recordó que la firma del acuerdo “puso fin a cinco decenios de confrontación”.

El expresidente de Uruguay José Mujica (2010-2015) afirmó  que la vuelta a las armas de varios líderes disidentes de las FARC es “un nuevo fracaso para la historia de Colombia”. Mujica, quien integró en condición de “notable” junto al expresidente del Gobierno español Felipe González (1982-1996) la comisión que impulsó el acuerdo de paz de Colombia, subrayó que lamenta “profundamente” que este proceso se haya frustrado.

El expresidente colombiano Álvaro Uribe propuso que se elimine la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y quitar el rango constitucional al acuerdo firmado entre el Gobierno y la antigua guerrilla de las FARC en noviembre de 2016, tras la decisión de alias Iván Márquez de volver a las armas. (EFE)

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

3
19