EEUU quiere rápidamente desplegar misiles en Asia

La medida está destinada a frenar el aumento del peso de China en la región, según el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, y será “en pocos meses”.
domingo, 04 de agosto de 2019 · 00:04

AFP  / Sídney, Australia

El nuevo secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, anunció ayer que Estados Unidos quiere desplegar rápidamente nuevos misiles en Asia, una medida destinada a frenar el aumento del peso de China en la región. El jefe del Pentágono declaró que Estados Unidos ahora era libre de competir con su arsenal militar en la región, después de que el viernes rompiera con Rusia el tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF).

 Esper declaró que había incluido a Asia como objetivo de su primer viaje desde su toma de posesión el 23 de julio para “reafirmar nuestro compromiso hacia la región, tranquilizar a nuestros aliados y a nuestros socios”. “Nos gustaría desplegar la capacidad lo antes posible”, precisó Esper en el avión que lo llevaba a Sídney, primera etapa de una gira de una semana que lo llevará también a Nueva Zelanda, Japón, Mongolia y Corea del Sur.

“Preferiría meses”, precisó a los periodistas que lo acompañan en este primer periplo. “Pero estas cosas tienden a tomar más tiempo de lo previsto”.

No detalló sin embargo dónde querría ubicar este armamento. “No querría especular, porque [...] son el tipo de cosas que discutimos siempre con los aliados”, señaló.

Estados Unidos y Rusia rompieron el viernes el tratado de desarme nuclear INF, acusándose mutuamente de no cumplir con el pacto. 

Acuerdo emblemático firmado al final de la Guerra Fría, el INF limitó el uso de misiles con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros.

“Medidas correctivas”

Washington ahora es libre de competir con China, cuyo arsenal está ampliamente formado por armas de tipo prohibido por el tratado INF, del que Pekín nunca fue signatario.

El aumento del peso de China en la región, donde el ejército chino se apoderó de islas disputadas en mar de China Meridional, preocupa a los aliados tradicionales de Estados Unidos en la zona, como Australia y Nueva Zelanda. También condujo a otros países como Indonesia, Vietnam o Filipinas a pedir protección a Estados Unidos ante Pekín.

Esper señaló que los proyectos estadounidenses no deberían ser una sorpresa para China.

“Esto no debería ser una sorpresa, porque hace tiempo que lo estamos discutiendo”, dijo. “Me gustaría subrayar que el 80% de su arsenal está compuesto por armas de tipo INF. Por lo que no debería sorprender que queramos capacidades similares”, agregó. “China no debería sorprenderse”, insistió.

Esper aseguró que Estados Unidos no entrará en una nueva carrera armamentística: “El sentido tradicional de una carrera armamentística está comprendido en un contexto nuclear”. 

“En este momento, no prevemos fabricar armas de tipo INF con ojiva nuclear. Son los rusos los que desarrollaron armas que violaban el tratado y que probablemente cuentan con ojiva nuclear”, añadió.

“Lo que veo es que estamos tomando medidas correctivas para desarrollar una capacidad que necesitamos en la escena europea y aquí, en la escena indo-pacífico”, precisó.

Esper y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, también en Sídney, participarán el domingo en una reunión con sus homólogos australianos de Defensa y d..e Relaciones Exteriores.

¿Nueva carrera armamentista?

“Estados Unidos ha expresado sus preocupaciones sobre Rusia desde 2013”, dijo el secretario Pompeo, quien se enorgulleció del “pleno apoyo” de los países miembros de la OTAN.

Pero Moscú  “rechazó sistemáticamente durante seis años los esfuerzos de Estados Unidos para que Rusia respete nuevamente” el texto, agregó. En cuestión están los misiles rusos 9M729, que representan en su opinión una “amenaza directa” para los estadounidenses y sus aliados, aunque Rusia asegura que tienen un alcance máximo de 480 km.

Desde febrero, las  potencias rivales han tenido conversaciones sin resultados. El Pentágono quiere tener mayor libertad para contrarrestar el ascenso de China, que busca afirmar su supremacía militar en Asia. Y del lado ruso, el Kremlin no parece estar disgustado por deshacerse de una herramienta que se considera ventajosa para Washington.

“El mundo perderá una herramienta valiosa contra la guerra nuclear”, lamentó el jueves el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Sin embargo, Pompeo aseguró que el gobierno de Trump quiere anunciar una “nueva era de control de armas”, que va más allá del marco bilateral entre Estados Unidos y Rusia y que también concierne a China, una propuesta que no parece interesar a Pekín en esta etapa.

13
5

Otras Noticias