Tiroteos en EEUU reavivan el debate sobre discriminación

Políticos denunciaron la debilidad de las políticas reguladoras del mercado de armas y el aumento del terrorismo interno inspirado por el nacionalismo blanco.
lunes, 05 de agosto de 2019 · 00:04

AFP  / Washington

Dos jóvenes blancos de estilo paramilitar mataron a 29 personas durante el fin de semana en Estados Unidos, confirmando los temores de aquellos para quienes el “terrorismo blanco” es ahora la principal amenaza para el país.

Se alzaron voces a ambos lados del espectro político para llamar a las autoridades a medir el auténtico peligro, eclipsado largo tiempo por la lucha contra los ataques yihadistas.

“Las vidas perdidas en Charleston, San Diego, Pittsburgh y, seguramente ahora también en El Paso, son las consecuencias del terrorismo nacionalista blanco”, dijo  Pete Buttigieg, candidato a las primarias demócratas, al aludir a los ataques contra un iglesia negra, dos sinagogas y el del sábado en un centro comercial de Texas.

Un hombre blanco de 21 años, armado con un rifle de asalto, mató a 20 personas, incluidos seis mexicanos, cerca de un supermercado en El Paso, una ciudad con 85% de su población de origen hispano ubicada en la frontera con México.

Un manifiesto, atribuido al tirador y que circulaba en Internet, denuncia “una invasión hispana de Texas” y evoca los tiroteos que llevó a cabo un supremacista blanco en mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, el 15 de marzo, con saldo de 51 muertos. 

El tiroteo de El Paso es abordado como un caso de “terrorismo doméstico”, anunciaron las autoridades federales.

Trece horas después del ataque de El Paso, un hombre blanco de 24 años sembró terror en Dayton, Ohio, matando a nueve personas en menos de un minuto. Su hermana está entre las víctimas y sus motivos no estaban claros en lo inmediato.

“Diabólico”

“Aquí hay dos factores que se combinan”, continuó Pete Buttigieg: “Por un lado, la debilidad de las políticas reguladoras del mercado de armas y, por otro, el aumento del terrorismo interno inspirado por el nacionalismo blanco”. “No podemos proteger a Estados Unidos de esta amenaza si no estamos listos para nombrarla”, afirmó el joven alcalde de South Bend, Indiana. “El gobierno debe dejar de fingir que es solo una casualidad y que no se puede hacer nada”, acotó.

El presidente Donald Trump calificó el tiroteo como un “acto de cobardía”. Y el alcalde republicano de El Paso, Dee Margo, redujo la tragedia al acto de un “hombre trastornado y puramente diabólico”. Pero incluso para algunos republicanos, esta explicación ya no es suficiente. 

“La lucha contra el terrorismo ya es una prioridad, creo que debería incluirse una firme oposición al terrorismo blanco”, escribió en su cuenta de Twitter el político George P. Bush, sobrino del expresidente George W. Bush y Comisionado de la Oficina General de Tierras de Texas. “Esta es una amenaza real y presente”, agregó. “El supremacismo blanco, como cualquier otra forma de terrorismo, es un flagelo que debe ser destruido”, tuiteó la hija del presidente, Ivanka Trump.

“Identidad blanca”

En 2017 y 2018, según el New America Analysis Center, la violencia de extrema derecha se ha cobrado más vidas en Estados Unidos que los propios ataques yihadistas. “El presidente en persona promueve el racismo y la supremacía blanca”, dijo la senadora Elizabeth Warren, que aspira a la candidatura presidencial demócrata para las elecciones de 2020.

El excongresista Beto O'Rourke, que también corre en esa interna, fue aún más lejos al afirmar que Trump “es un racista y azuza el racismo en este país. Y no solo ofende nuestras sensibilidades, sino que fundamentalmente cambia el carácter de este país y lo lleva a la violencia”.

“No hay lugar para el odio”, dice Trump

El presidente Donald Trump aseguró que no hay lugar para el odio en Estados Unidos, tras los dos tiroteos masivos, pero atribuyó los hechos violentos a “problemas mentales”. 

“No hay lugar para el odio en nuestro país”, dijo desde Nueva Jersey en su primera aparición televisiva desde que ocurrieron ambas tragedias. “Tenemos que hacer que se detenga. Esto ha estado ocurriendo durante años... y años en nuestro país”, continuó. “Ya hemos hecho mucho, pero quizás tengamos que hacer más”.

El magnate republicano no ha hablado de supremacía blanca, atribuyendo la tragedia a un argumento frecuentemente esbozado en las filas republicanas.  “También hay un problema de enfermedad mental en ambos casos”, dijo Trump. “Estas personas sufren de una enfermedad mental muy grave”.

México planea demandar por “terrorismo” al autor del tiroteo

El Gobierno de México planea presentar una demanda por terrorismo y estudiará solicitar la extradición del autor del tiroteo masivo ocurrido en El Paso (Texas, EEUU).

“Hemos estado en comunicación con la Fiscalía General de la República para proporcionarles toda la información necesaria para que, si lo deciden, iniciar la denuncia por terrorismo”, dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, que además apuntó que para México será “la primera demanda en la historia de esta naturaleza”.

“Esta demanda permitirá que México tenga acceso a toda la información correspondiente para valorar si hay otros individuos potenciales involucrados que pongan en riesgo la vida de mexicanos en Estados Unidos”, expresó en una conferencia.

Asimismo, el canciller informó que “se hará una valoración” para conocer si existen elementos suficientes para que la Fiscalía mexicana solicite la “extradición del autor o los autores de estos hechos”. “Es una decisión que se tomará en su momento pero que a nadie le extrañe porque para México este individuo es un terrorista”, apuntó.

El Gobierno de México emprenderá también “acciones legales” contra el responsable de la venta del arma usada durante el asalto “para ver cómo se vendió” y conocer si el vendedor conocía las intenciones del autor del ataque. “Nosotros consideramos que el tema de las armas es un tema crucial y ahora desgraciadamente lo ha sido en territorio norteamericano”, dijo Ebrard, quien urgió a tomar “las acciones legales correspondientes en materia de armas”.

México entregará una nota diplomática al Gobierno estadounidense para que “asuma una posición clara y contundente en contra de los crímenes de odio”.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó la muerte de los seis mexicanos. Tras conocerse  el ataque, ensalzó la “convivencia fraterna” que existe entre El Paso y la mexicana Ciudad Juárez, pues ambas comparten frontera. EFE

1
5