Suprema frena traslado de Lula a una cárcel común de Sao Paulo

Una juez había pedido la transferencia del expresidente debido a que su presencia en la celda de la Policía de Curitiba causa pugnas entre grupos rivales.
jueves, 08 de agosto de 2019 · 00:04

AFP y EFE / Sao Paulo

La corte suprema de Brasil suspendió  una orden de traslado del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva de su celda en la Policía Federal en Curitiba (sur) a una cárcel común de Sao Paulo, en una jornada que reavivó los pedidos de revisión de su caso.

Por 10 votos contra uno, el Supremo Tribunal Federal (STF) decidió mantener al líder histórico de la izquierda en la sala de la sede policial de Curitiba hasta analizar si el exjuez y actual ministro de Justicia, Sergio Moro, fue parcial al condenarlo por corrupción. Una magistrada regional había ordenado por la mañana el traslado, atendiendo un pedido de la Policía que alega diversos trastornos ocasionados por la custodia de Lula debido a la aglomeración de sus partidarios y adversarios en los alrededores de su lugar de reclusión y a las numerosas visitas de personalidades brasileñas y extranjeras que recibe. 

El expresidente (2003-2010) se encuentra detenido desde el 7 de abril de 2018 en la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde purga una condena de ocho años y 10 meses de cárcel por su implicación en la trama de corrupción de la Lava Jato.

En el auto, la magistrada Carolina Lebbos subrayó “la plena pertinencia de la transferencia” para Sao Paulo y recordó que “no hay razones” para mantener el cumplimiento de la pena “en un lugar distante del núcleo familiar y social”.

La transferencia del exmandatario fue solicitada por la Superintendencia Regional de la Policía Federal del estado de Paraná, cuya capital es Curitiba, tras alegar que, debido al encarcelamiento de Lula da Silva, los cuerpos de seguridad deben de actuar de forma “permanente” para evitar enfrentamientos entre “grupos antagónicos”.

El exmandatario fue condenado a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sergio Moro, actual ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro, después de dar por comprobado que Lula da Silva recibió un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores políticos a la constructora OAS. La pena fue ampliada en segunda instancia a 12 años y 1 mes y rebajada posteriormente en tercera instancia a ocho años y 10 meses.

Tras la decisión de la juez Lebbos, los abogados de Lula enviaron un pedido urgente para que el Supremo  suspendiera la operación, alegando que si las autoridades no pueden custodiarlo donde se encuentra, deberían concederle la “libertad plena” y no “colocarlo en una situación de mayor vulnerabilidad jurídica y personal”. El expresidente recibió el fallo de ese tribunal con serenidad, dijeron.

 Cárcel desde  2018

  • Prisión Desde que fue encarcelado, Lula da Silva permanece en una celda especial, de 15 metros cuadrados y adaptada a su condición de expresidente, en el edificio de la Policía Federal en Curitiba, ciudad del sur del país en la que tiene sede el tribunal a cargo de la operación anticorrupción conocida como Lava Jato.
  • Denuncia  Acorralado por diversas causas, se dice víctima de una persecución judicial que tiene como objetivo apartarle de arena política.