Huracán: aún hay 2.500 desaparecidos

jueves, 12 de septiembre de 2019 · 00:04

AFP / Nassau, Bahamas

Unas 2.500 personas siguen desaparecidas en Bahamas más de una semana después del paso devastador del huracán Dorian, que mató al menos a 50 personas, dijeron ayer los servicios de emergencia habilitados del archipiélago. 

“A esta hora, unas 2.500 personas están inscritas en el registro gubernamental de personas desaparecidas”, dijo Carl Smith, representante de la agencia de manejo de emergencias de Bahamas (NEMA), precisando que la lista todavía no había sido comparada con los registros gubernamentales de personas en refugios o evacuadas. Al menos 50 personas murieron por causa del huracán categoría cinco que azotó Bahamas el 1 y 2 de septiembre y las autoridades han dicho que esperan que el número aumente significativamente.

El norte del archipiélago permanece en el caos y la fase de emergencia aún no ha terminado. La prioridad es evacuar a las víctimas de las islas más devastadas. El vocero de NEMA dijo que más de 5.000 personas ya habían sido evacuadas desde las islas Gran Bahama y Ábaco, que fueron devastadas por Dorian. 

Sin embargo, detalló que durante el último día hubo una “reducción significativa” en el número de personas que buscan salir. Smith dijo que se autorizó la reanudación de vuelos comerciales a la isla de Ábaco de forma “limitada”, pero que se daría prioridad a los vuelos de socorro y evacuación.

  Derrame el golpe final

El aire huele a combustible, los pastos están anegados de una pasta negra y los pobladores del este de la isla de Gran Bahama tienen miedo. El huracán Dorian dio  un macabro golpe final: un derrame petrolero de la noruega Equinor que no ha sido contenido. Entre los escombros de lo que fueron sus casas, una decena de residentes del pequeño pueblo de High Rock consiguieron montar una tienda de campaña donde acogen y reparten las -pocas- donaciones que reciben.

Con ellas van sobreviviendo. Pero al cataclismo que padecen, se suma otra preocupación: no pueden confiar en el aire que respiran y los filtros de agua que les regalan son agradecidos, pero no les sirven. “Eso es un petróleo mortal, mortal”, dijo Marco Roberts, de 38 años. Lleva una máscara en la mano y dice que la “mesa de agua”, está contaminada. El petróleo se está filtrando al agua y no nos podemos bañar,  La única agua con la que podemos bañarnos es la que nos traen ustedes”, añadió.

 

 

Valorar noticia