Para 2020 Argentina prevé 34% de inflación y 1% de crecimiento

El Ministro de Economía reconoció que los resultados en cuanto a empleo y control de precios han sido inferiores a los esperados y pidió consenso político.
martes, 17 de septiembre de 2019 · 00:04

AFP y EFE / Buenos Aires

El gobierno de Mauricio Macri presentó  ante el Congreso argentino un proyecto de Presupuesto que prevé para 2020 una inflación de 34% y un crecimiento de 1% después de  más de un año de recesión.

El presupuesto será ejecutado por quien asuma el 10 de diciembre como resultado de las elecciones presidenciales del 27 de octubre, para las que es favorito el peronista de centroizquierda Alberto Fernández, quien golpeó las aspiraciones de reelección del liberal Macri al aventajarlo por más de 15 puntos en las primarias de agosto.

Para “trazar una reflexión sobre estos cuatro años, en primer lugar, si medimos por las variables convencionales empleo e inflación, los resultados han sido inferiores a los esperados”, admitió el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, al presentar el texto en la Cámara de Diputados. El proyecto contempla un crecimiento de 1% del producto interno bruto (PIB) para 2020, “por un efecto de arrastre negativo” de la contracción de 2,6% prevista para este año. 

El ciclo recesivo comenzó en abril de 2018, cuando en medio de una corrida cambiaria con depreciación del peso, Macri acudió por auxilio financiero al Fondo Monetario Internacional (FMI) que otorgó un crédito por unos 57.100 millones de dólares.

El Presupuesto prevé además que 2019 cierre con una inflación de 53%, tras 47,6% de 2018, y que se desacelere a 34% anual en 2020.

En tanto, establece un tipo de cambio promedio de 67 pesos por dólar para el año próximo. Ayer  la moneda argentina cotizó a 58,78 pesos por dólar.

Según el proyecto, el resultado fiscal primario alcanzará 0,5% del PIB en 2019, medio punto por arriba del equilibrio fiscal previsto en el acuerdo con el FMI.

Para 2020, el Presupuesto estipula que Argentina tendrá un superávit fiscal primario (antes del pago de los intereses de la deuda) equivalente al 1% del PIB, mediante el recorte de subsidios de energía, gastos de capital (-0,2% del PIB) y transferencias a las provincias(-0,1% del PIB).

Argentina deberá afrontar vencimientos por 15.443 millones de dólares en 2020, luego de que en agosto Lacunza anunciara la reprogramación a entre tres y seis meses de títulos de corto plazo emitidos por el Tesoro en manos de inversores institucionales. Así, los vencimientos de 2019 se redujeron de 15.283 millones de dólares a 9.306 millones pero los de 2020 aumentaron de 4.665 millones de dólares a 15.443 millones de dólares, por títulos en manos privadas, según un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

 Lacunza, pidió un “consenso” político sobre la “trayectoria” que tendrán las cuentas públicas del país de manera de dar mayor “certidumbre” a los acreedores privados de deuda del país.

Deuda, una carga

  • Perspectiva Lacunza sostuvo que “a partir de que se consiga el equilibrio fiscal, ya va a dejar de crecer la deuda y eso es lo que le va a dar sustentabilidad en la trayectoria de mediano plazo”.
  • Expansión El ministro señaló que la deuda pública argentina creció desde un 50% en relación al PIB en 2016 hasta el actual 85% del PIB “por la suma de los déficit de varios años”.
  • Plazo En agosto, en medio de severas turbulencias financieras tras las elecciones primarias, Argentina resolvió  extender entre tres y seis meses los vencimientos de letras del Tesoro en manos de inversores institucionales, cuya tasa de renovación cayó en forma drástica por la incertidumbre política de cara a las elecciones.

Candidato peronista pide calma a  manifestantes que toman las calles

El candidato presidencial por el peronista Frente de Todos y gran vencedor de las primarias argentinas, Alberto Fernández, pidió  serenidad a los manifestantes que en las últimas semanas han llevado a las calles el reclamo de una ley de emergencia alimentaria que alivie el mal momento del país.

“La historia argentina muestra si en algún momento hay un cortocircuito y un policía reacciona contra un manifestante y un manifestante le contesta, esa chispa puede generar lo peor. (...) No salgamos a la calle porque ese riesgo existe”, aseguró en declaraciones a la radio AM 990.

Varias organizaciones sociales organizaron en las últimas semanas dos acampes frente al Ministerio de Desarrollo Social, en pleno centro de Buenos Aires, reclamando una audiencia con la ministra Carolina Stanley, para abordar medidas de emergencia alimentaria para un país en el que un tercio de la población vive por debajo del umbral de pobreza producto de la crisis.

Ante la negativa de Stanley de concretar una reunión, los manifestantes afirmaron que seguirán con sus protestas y para esta semana advirtieron de un posible acampe de 72 horas en la misma ubicación, mientras el Senado votará una ley de emergencia alimentaria que ya fue aprobada en la Cámara de Diputados, lo que para Fernández muestra el compromiso de la esfera política con la situación del país.

“Serenémonos, sabemos lo que está pasando, la prueba de que todos lo sabemos es que el Congreso vota unánimemente mejorar la asistencia para la emergencia alimentaria”, dijo.

A pesar de su llamado a la calma afirmó que comprende los motivos de las protestas, ya que “mucha gente está en una situación muy delicada en términos de poder vivir y mucha gente sale a la calle desesperada para que le presten atención porque de otro modo no les escuchan”.

Fernández se encuentra en la provincia de Córdoba (centro) donde se reunió con el Gobernador Juan Schiaretti, también peronista, para conversar sobre el “modelo de país” que cada uno pretende construir después de las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre.

“Necesito gobernadores comprometidos con un modelo de país que tenemos que construir entre todos. (...) Me preocupaba la posición de Schairetti, que parecía darle lo mismo el país de Macri que el país que uno propone”, puntualizó. 
 

 

Otras Noticias